publicidad
Los republicanos de la Cámara de Representantes buscan darle una estocada a las ciudades santuario.

El Congreso busca con dos leyes castigar a las ciudades santuario y el regreso de indocumentados deportados

El Congreso busca con dos leyes castigar a las ciudades santuario y el regreso de indocumentados deportados

Ambos proyectos que se someten a votación este jueves van dirigidos a combatir la inmigración indocumentada y fortalecer la maquinaria de deportaciones del presidente Donald Trump, quien durante la campaña advirtió que expulsaría a los 11 millones de sin papeles.

La administración Trump se prepara para tomar acciones que frenen la inmigración ilegal en EEUU Univision

Los republicanos de la Cámara de Representantes cuentan con los votos necesarios para someter a voto este jueves dos iniciativas de ley, una para sancionar a las ciudades santuario por no colaborar con el gobierno federal y otra que aumentaría las penas a los indocumentados deportados que regresen sin autorización al país.

La primera iniciativa, conocida como 'No Santuario para Criminales' (HR 3003), tiene como objetivo no entregar fondos de los departamentos de Justicia y Seguridad Nacional (DHS) a las jurisdicciones santuario que no cumplan órdenes de detención federales.

La segunda propuesta, conocida como 'Ley Kate', busca aumentar las penas de cárcel para aquellos indocumentados que ingresan sin autorización al país luego de ser deportados.

Relacionado
Protesta contra el veto migratorio de Trump en Nueva York.
Un nuevo macroestudio demuestra que no hay relación entre inmigración y crimen

La 'Ley Kate' (HR 3004) lleva el nombre por la ciudadana estadounidense Kate Steinle (32), quien murió el año pasado en San Francisco a causa de los disparos hechos por el inmigrante indocumentado de origen mexicano Francisco Sánchez, quien había sido deportado varias veces y volvió a Estados Unidos de manera ilegal.

El Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) había solicitado a las autoridades en San Francisco la detención de Sánchez, pero la Policía de San Francisco lo puso en libertad argumentando que las personas que se encuentran en el país sin autorización no son entregadas a los agentes de inmigración a menos que haya una orden de arresto.

El caso Steinle ha sido utilizado por el presidente Donald Trump como “ejemplo” de los inmigrantes violentos que llegan al país, un discurso antiinmigrante que blandió durante toda su campaña y ha continuado desde que llegó a la Casa Blanca el pasado 20 de enero.

publicidad

El lunes el vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer, señaló que ambos proyectos de ley son “prioridades para el presidente”, en su lucha contra la inmigración indocumentada.

Visto bueno del Comité Judicial

El miércoles al mediodía Univision Noticias conoció que el Comité Judicial de la Cámara de Representantes había dado el visto bueno para votar ambas iniciativas el jueves, asegurando que tenía los 18 votos necesarios en el pleno.

Relacionado
Los Angeles es una ciudad que se ha declarado abiertamente como ciudad s...
Alcaldes reiteran desafío a la política migratoria de Trump y apoyo a los inmigrantes indocumentados

“No habrá problemas con ninguna de las dos propuestas de ley”, aseguró una fuente conocedora de las decisiones del comité. “Pero no sabemos lo que sucederá en el Senado”.

En la Cámara Alta los republicanos cuentan con 54 asientos y requieren de 60 votos para aprobar leyes.

Los demócratas, que son minoría en ambas cámaras, votarían en bloque contra la propuesta sobre las leyes santuario, pero la presidencia de la bancada habría dejado en libertad de decidir respecto a la 'Ley de Kate', reportó The Hill el miércoles. “Tendrán menos presión”, dijo el sitio.

La 'Ley de Kate' es patrocinada por el presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, el republicano Bob Goodlatte (Virginia), quien en la víspera dio el visto bueno para someterla a votación en el pleno.

publicidad

El congresista Luis Gutiérrez (demócrata por Illinois), dijo sobre la votación que los proyectos de ley para encarcelar a inmigrantes por periodos de tiempo más largos y sacarle dinero a las ciudades y condados que no colaboren con el gobierno, es la forma en que los republicanos quieren implementar la ley de inmigración.

La ACLU reacciona


Relacionado
Una madre guatemalteca y su hijo tras ser deportados de Estados Unidos.
Desde octubre ICE ha deportado un promedio de 631 indocumentados al día (284 de ellos sin ningún crimen)

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) dijo el miércoles que ambos proyectos de ley “están plagados de violaciones constitucionales que ignoran completamente los derechos civiles y humanos de los inmigrantes”.

Tanto la 'Ley de Kate' como la ley que castiga a las ciudades santuario “harán a nuestras comunidades menos seguras porque socavarán la confianza de la comunidad en la aplicación de la ley”, dijo a Univision Noticias Lorella Praeli, directora de inmigración y campañas de la ACLU.

“La intención verdadera de estas medidas es autorizar la fuerza de deportaciones y la agenda antiinmigrante del presidente Trump”, agregó.

Praeli dijo además que la ley contra las jurisdicciones santuario “obligaría a las agencias estatales y locales de policía a violar la Cuarta Enmienda al requerirles que encarcelen a personas sin el debido proceso o causa probable a petición de los agentes federales”. Agregó que la 'Ley de Kate' “aumentaría las sanciones a inmigrantes indocumentados ignorando cualquier consideración humanitaria, entre ellas asilo o refugio, y cierra el paso para que estas personas puedan presentarse ante un juez de inmigración”.

Viajamos a un condado con 287(g), el programa que atemoriza a los indocumentados y Trump lo revivió Univision

Activistas preocupados

Organizaciones que defienden los derechos de los indocumentados manifestaron “preocupaciones” y “rechazo” por la votación de este jueves. “Estas medidas son solo una continuación de los ataques en contra de nuestra comunidad orquestados por los republicanos”, dice Cristina Jiménez, directora ejecutiva de United We Dream.

La activista agregó que el propósito de estas medidas es “aterrorizar a los latinos y personas de color como partes de una misma familia”, y pidió a la comunidad “levantar las voces para exigirle a los funcionarios electos la creación de políticas que nos protejan y nos permitan progresar”.

“Las policías no son agentes de inmigración, están para ayudar a la comunidad no para perseguirla”, dice Juan José Gutiérrez, director ejecutivo del Movimiento Latino USA de Los Angeles, California.

publicidad

Jorge Mario Cabrera, director de comunicaciones de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA), comentó que ambas medidas “son innecesarias y huelen a discriminación hacia los indocumentados, y castigo a los municipios que le dan la bienvenida a los inmigrantes”.

“Esperamos que los demócratas resistan la presión de votar por legislaciones que criminalizan y demonizan a toda una comunidad que, en su mayoría, representa beneficios y contribuciones para la sociedad estadounidense”, agregó.

Detalles de la HR 3003


Relacionado
Unos 6.1 millones de niños ciudadanos aguardaban en el 2016 que la Corte...
Trump mata definitivamente el programa DAPA que iba a proteger a padres indocumentados con hijos estadounidenses, pero mantiene DACA

La iniciativa de ley “No Santuario para Criminales” estipula que ningún estado ningún estado, condado o ciudad puede impedir que sus funcionarios ayuden a las autoridades federales a hacer cumplir las leyes de inmigración.

Además, establece que no se puede limitar su habilidad de preguntar sobre el estatus migratorio de cualquier individuo o de notificarle al gobierno federal sobre la presencia de indocumentados en ese lugar.

El gobierno publicaría cada año una lista de las jurisdicciones santuario que perderían estos fondos.

El proyecto además daría inmunidad a las cárceles locales que cumplan solicitudes de ICE de mantener a inmigrantes detenidos mientras la agencia llega a buscarlos. De hecho, la ley establecería que cada agencia local que cumpla estos pedidos estaría “actuando bajo el color de la autoridad federal”. Esto haría que el alguacil o el jefe de la cárcel no sería legalmente responsable si el inmigrante presenta una demanda por esa detención.

publicidad

Según el texto de la medida, “el Gobierno de Estados Unidos deberá ser el demandado en cualquier litigación que se desprenda de la detención (de un inmigrante) basado en el cumplimiento de una solicitud de detención (de ICE)”.

Por último, la ley establecería que los familiares de víctimas de ciertos crímenes serios cometidos por indocumentados podrán demandar a la agencia local que le haya dejado salir de la cárcel, si ese indocumentado tenía una solicitud de detención de ICE en su contra que haya sido denegada por la cárcel local.

En fotos: Un día en la rutina de arrestos de ICE en la era de Donald Trump
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad