publicidad
El Desfile Nacional Puertorriqueño en Nueva York en junio de 2015.

Desfile puertorriqueño en Nueva York busca unir a quienes se fueron y quienes siguen en la isla

Desfile puertorriqueño en Nueva York busca unir a quienes se fueron y quienes siguen en la isla

"El rol del desfile es llevarnos a trascender las diferencias, porque la unidad es más importante que lo demás"

El Desfile Nacional Puertorriqueño en Nueva York en junio de 2015.
El Desfile Nacional Puertorriqueño en Nueva York en junio de 2015.

Andrea González Ramírez llevaba menos de un año en Nueva York cuando se vio perdida en un mar de banderas puertorriqueñas en medio de la Quinta Avenida el verano pasado.

Durante aquel domingo de junio, la legendaria actriz boricua Rita Moreno bailó en medio de la ciudad junto al arzobispo de Nueva York, y Lin-Manuel Miranda, el boricua de Washington Heights que luego ganaría un Pulitzer por su obra teatral ‘ Hamilton’, saludaba a la multitud desde un convertible, con una cinta en su pecho que leía “Orgullo Puertorriqueño”.

Para González Ramírez, quien vivía su primer Desfile Nacional Puertorriqueño, el derroche de emociones le hizo sentir aun más orgullosa de haberse criado en Puerto Rico.

"Fue hermoso", recuerda la boricua de 23 años, quien se mudó a Nueva York en 2014 para completar su maestría. "Es una de esas cosas que hace que se te paren los pelos y se te llene el pecho de orgullo".

El Desfile Nacional Puertorriqueño es una antigua tradición de la Gran Manzana, donde viven más puertorriqueños que en cualquier otra ciudad del mundo. Fundado en 1958, el desfile celebra este domingo su 59na. edición, en medio de la incertidumbre que vive Puerto Rico dada la crisis económica más grande que ha enfrentado en su historia.

Resuena en Nueva York el "Lamento Borincano"

“Este año, en medio de la situación y la crisis en Puerto Rico, no fue una decisión fácil (celebrar el desfile)”, dijo la organizadora del evento, Lorraine Cortes Vásquez, en una conferencia de prensa el mes pasado. “(Pero) decidimos que no hay mejor momento para estar en la Quinta Avenida con nuestros estudiantes y nuestros líderes representando lo mejor de nuestra comunidad”.

Los que se fueron

Al igual que González Ramírez, unas 166 personas en promedio se mudan de Puerto Rico cada día, según un estimado del Instituto de Estadísticas de Puerto Rico. Curiosa por saber sus razones para marcharse, la joven lleva cuatro meses recogiendo sus historias y publicándolas en el blog " Los Que Se Fueron".

publicidad

"Uno lee muchas historias de la diáspora, pero son bien superficiales y generalizan mucho", explica González Ramírez, que obtuvo en diciembre su título en periodismo de la escuela graduada del City University of New York (CUNY).

Los Que Se Fueron busca mostrar que quienes salen de Puerto Rico lo hacen por querer trabajar o estudiar, y no necesariamente porque tienen ganas de abandonar la isla. "Yo siento que en Puerto Rico la narrativa es súper problemática", explica González Ramírez. "Los que se quedaron y los que se fueron se tratan como fuerzas que se oponen, y si estás en la diáspora te piensan traidor, o que te quitaste".

Los que se quedan

Históricamente, ambos grupos han tenido sus tensiones, explica a Univision Noticias Edwin Meléndez, director del Centro de Estudios Puertorriqueños en Hunter College en Nueva York.

"No es de rivalidad, sino de dos culturas distintas que buscan la forma de entenderse", dijo el profesor, quien dejó la isla en 1978.

publicidad

Un ejemplo se dio en febrero, cuando el empresario Carlos López-Lay lanzó en Puerto Rico la campaña #YoNoMeQuito. Aunque fue creada como "un movimiento que pretende motivar, inspirar y hacer de Puerto Rico un mejor país", la campaña causó controversia entre algunos en Puerto Rico y en la diáspora, muchos furiosos al pensar que se insinuaba que los de la diáspora se habían rendido al irse de la isla.

Esa no era la intención de la campaña, según dijo López-Lay a Univision Noticias: "#YoNoMeQuito nunca se ha relacionado con el lugar de residencia de la persona, (sino con) qué hago con lo que tengo donde estoy".

Una promoción de la campaña Yo No Me Quito en el centro comercial Plaza...
Una promoción de la campaña Yo No Me Quito en el centro comercial Plaza Las Américas en San Juan.

Al contrario, dice el empresario, la campaña asigna una nueva misión a los millones de boricuas en Estados Unidos, que ahora son más numerosos que los que viven en la isla.

"Nuestros hermanos que no residen en Puerto Rico tienen que insertarse en la discusión de la situación social y económica que enfrenta nuestro país, y deben involucrarse o fomentar proyectos que incidan sobre el bienestar de los puertorriqueños y de nuestra isla", apuntó López-Lay.

El desfile de Nueva York este domingo sirve para unir a estos dos grupos de puertorriqueños, agregó Meléndez. "El rol del desfile es llevarnos a trascender las diferencias, porque la unidad es más importante que lo demás", dijo el profesor.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad