publicidad
manifestación anti Guantánamo en Washington

Congresistas republicanos consideran ilegal nuevo plan de Obama para cerrar Guantánamo

Congresistas republicanos consideran ilegal nuevo plan de Obama para cerrar Guantánamo

Miembros del Congreso rechazan por "peligrosa" la nueva propuesta de la Casa Blanca para cumplir con la vieja promesa de cerrar la prisión militar ubicada en Cuba

manifestación anti Guantánamo en Washington
manifestación anti Guantánamo en Washington

El anuncio hecho por el presidente Barack Obama la mañana del martes de que presentará un nuevo plan al Congreso de Estados Unidos para cerrar la cárcel de Guantánamo -como ordenó en la primera orden ejecutiva de su mandato- ha reactivado las viejas críticas de la oposición republicana.

El nuevo proyecto movería a la mayoría de los 91 detenidos sospechosos de terrorismo capturados desde la guerra en Afganistán en 2002 que permanecen en el recinto a otros países, mientras los considerados demasiado peligrosos serían trasladados a un centro de detención indeterminado en los Estados Unidos.

El cierre de la prisión localizada en la base militar estadounidense de la Bahía de Guantánamo, Cuba, ha sido una de las promesas centrales de Obama desde su primera campaña en 2008.

Pero el Congreso, de mayoría republicano, ha promulgado leyes que hacen imposible el desmantelamiento de la prisión, prohibiendo el uso de fondos para transferir a los detenidos de Guantánamo a los Estados Unidos bajo cualquier propósito, incluyendo el encarcelamiento y enjuiciamiento.

Los republicanos no confían en la evaluación de la Casa Blanca de que los últimos prisioneros de Guantánamo sean del todo inofensivos o que los que no serán liberados puedan ser alojados en centros de detención en territorio estadounidense.

Paul Ryan , presidente de la Cámara de Representantes

publicidad

"Después de siete años, el presidente Obama todavía quiere convencer al pueblo estadounidense de que transladar los terroristas de Guantánamo a nuestra patria es inteligente o seguro. Y él no parece interesado en continuar haciendo esfuerzos. Su propuesta no proporciona a los contribuyentes los detalles críticos requeridos por la ley, incluyendo el costo exacto y la ubicación de un centro de detención alternativo. El Congreso no ha dejado lugar a confusión. Es contra la ley y seguirá siendo contra la ley transferir presos terroristas a suelo estadounidense. No vamos a poner en peligro la seguridad nacional por una promesa de campaña".

Jason Chaffetz , presidente del Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes

"La propuesta del presidente de trasladar a los presos de Guantánamo es un error. La transferencia de los detenidos a los EE.UU. es contra la ley y seguirá siendo contra la ley. Después de haber visitado la prisión personalmente, creo que Guantánamo es el mejor lugar para mantener a aquellos que representan una grave amenaza para nuestra nación. La alternativa del presidente es peligrosa y hace que nuestro país sea menos seguro. Con este plan, el presidente Obama está dando prioridad a la política sobre la seguridad".

Cory Gardner , senador de Colorado

"Independientemente de la propuesta inútil de hoy, la transferencia de detenidos a los EE.UU. es ilegal, y la rechazan los residentes de Colorado, los mejores agentes de la ley de Colorado, y los estadounidenses en todo el país. La propuesta de hoy sólo indica que el presidente está dispuesto, una vez más, a eludir el Congreso y hacer caso omiso de la misma ley que el había aprobado, con el fin de cumplir con sus promesas de campaña. Esto representa una grave amenaza a Colorado y a nuestra seguridad nacional y como un senador de los Estados Unidos voy a tomar cualquier medida posible para garantizar que los presos de la Bahía de Guantánamo permanezcan detenidos en Cuba y fuera de Colorado".

publicidad

Tim Scott , senador de Carolina del Sur

"Trasladar a los terroristas islámicos más radicales a los EE.UU. es un peligroso curso de acciones, que además es ilegal si no se tiene autorización del Congreso. Hay una razón por qué las comunidades en estados como Kansas, Colorado y Carolina del Sur se oponen a llevar a los terroristas más peligrosos del mundo a sus patios traseros, y es que en los intentos anteriores se han encontrado con un abrumadora oposición bipartidista. Pese al creciente temor entre los estadounidenses sobre el terrorismo islámico radical, el último intento del presidente Obama para cumplir una promesa de campaña pone a la política por encima de la seguridad. Hillary Clinton, la principal defensora de este proyecto, tiene que explicar a los residentes de Carolina del Sur y de otros lugares potenciales, cómo el traslado de yihadistas a sus comunidades los mantendrá más seguros".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad