publicidad
Tamara Adrián

Tamara Adrián, la primera diputada transgénero de América Latina

Tamara Adrián, la primera diputada transgénero de América Latina

La abogada venezolana fue electa este domingo en las listas de la opositora Mesa de Unidad Democrática.

Tamara Adrián
Tamara Adrián

 Por Juan Pablo Arocha @JPArocha desde Caracas

Nunca un transexual había llegado a un cargo de elección popular en América Latina hasta este domingo, cuando la abogada Tamara Adrián, de 61 años, resultó electa diputada a la Asamblea Nacional de Venezuela en las listas de la oposición.

Adrián es doctora en Derecho Comercial de la Université Panthéon-Assas de Paris y profesora de derecho en la Universidad Católica “Andrés Bello” de Caracas, su alma mater, donde se graduó summa cum laude en 1976.

Mucho de lo que sabe de la elaboración de leyes en materia económica, lo aprendió trabajando como en el Banco Central de Venezuela (BCV), cuando aún se llamaba Tomás, estaba casado y vivía con sus tres hijos.

“Conozco cuáles son las deficiencias de la legislación económica. Gran parte de las leyes económicas de los años 90 fueron redactadas por mí, trabajaba como asesora del BCV en la reforma del sistema económico venezolano. No estás hablando con una persona improvisada", advierte la abogada a los incrédulos.

Adrián fue postulada por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la plataforma antichavista que reúne a una veintena de partidos -que van desde la izquierda hasta la centroderecha- y que este 6 de diciembre derrotó la hegemonía del gobierno de Nicolás Maduro en el Parlamento al obtener 112 de 167 escaños.

Tamara Adrián durante su campaña, en un barrio popular de Caracas.
Adrián es abogado, activista LGBT y pertenece al partido Voluntad Popular.

“Me veo como integrante de la Comisión de Finanzas, discutiendo con José Guerra (el economista también postulado por la MUD), trabajando juntos”, dice al hablar del futuro que le espera en la cámara, luego de que asuma su curul el próximo 5 de enero, al instalarse el Parlamento recién electo.

Ella milita en el movimiento Voluntad Popular, que lidera el dirigente Leopoldo López -encarcelado en desde febrero de 2014 y condenado a 13 años de prisión-y  conduce el grupo de defensa de la comunidad de Gays, Lesbianas, Bisexuales y Transexuales (GLBT).

“Nunca quise que mi candidatura se enfrascara exclusivamente en temas de los derechos de la comunidad GLBT. Yo defiendo esos temas, pero también soy especialistas en el área económica y financiera”, recuerda.

publicidad

Hito histórico

La abogada reconoce que hubo resistencia para que su candidatura fuese incluida en la lista de abanderados de la MUD para el Distrito Capital. En principio, la alianza propuso postularla por una región donde tenía pocas posibilidades de salir victoriosa.

Adrián, en recorrido de campaña por una barriada caraqueña.
Adrián, en recorrido de campaña por una barriada caraqueña.

Ella aprovechó una decisión de última hora que ordenó que hubiese paridad de género entre sus candidatos inscritos a las parlamentarias del domingo. Pidió que su postulación fuese considerada como la de una mujer, y logró que el Consejo Nacional Electoral -el mismo ente que regula el registro civil en Venezuela- la aceptara como candidata, aunque no se pronunciara directamente por el caso de su identidad.

Ya en 2010 presentó sus credenciales ante la Asamblea Nacional para optar al cargo de magistrada de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, pero su opción no fue contemplada por la comisión legislativa –de mayoría chavista– que seleccionó a las nuevas autoridades.

“Venezuela se ha quedado rezagada en temas de reconocimiento de los derechos GLBT. Han tenido una propaganda con eso desde el Gobierno, pero no se puede respetar cuando se irrespeta”, sostiene la abogada.

publicidad

Su postulación despertó la atención de la comunidad sexodiversa del chavismo, que a partir de entonces reclamó a su partido que ninguno de sus representantes hubiese sido escogidos como abanderados.

Matrimonio igualitario

Venezuela está rezagada en la discusión actual sobre la aprobación del matrimonio igualitario o la adopción en el ámbito América Latina. La mayoría chavista que hasta ahora controlaba el Parlamento ignoró una propuesta legislativa introducida hace varios meses por grupos defensores de los derechos de la comunidad GLBT para que estos asuntos fuesen discutidos en la cámara.

“Ha llegado el momento de que Venezuela supere una cantidad de prejuicios. A partir de este momento, podemos reconstruir esta Venezuela que queremos. Sin exclusión”, dijo Adrián minutos después de saberse ganadora de un escaño.

En esta legislatura, Adrián no será la única representante de la comunidad. La acompañará en ese rol Rosmit Mantilla, otro dirigente del partido Voluntad Popular, delegado de la comunidad sexodiversa, que ahora mismo está detenido y acusado de colaborar con el supuesto financiamiento de protestas callejeras contra el gobierno de Maduro. Su triunfo en la contienda le serviría como aval para salir de la prisión.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad