publicidad
Ted Cruz es recibido por la prensa al llegar a su oficina en el Senado este martes

Ted Cruz vuelve a verse la cara con sus enemigos del Senado

Ted Cruz vuelve a verse la cara con sus enemigos del Senado

El camino político del senador por Texas se enfrenta a una encrucijada. ¿Quedará más aislado que nunca o buscará un lugar diferente en el partido? ¿Reconstruirá puentes o a quemará los que le quedan?

Ted Cruz es recibido por la prensa al llegar a su oficina en el Senado e...
Ted Cruz es recibido por la prensa al llegar a su oficina en el Senado este martes

Ted Cruz volvió al Senado este martes, luego de una agotadora y fracasada campaña por la nominación republicana, donde Washington fue su primer enemigo. Ahora debe pasar el trago amargo y enfrentar a quienes desafió por ganar la presidencia.

Cuando figuras como John McCain o John Kerry, regresaron al Senado luego de perder la elección por la Casa Blanca, su retorno a Washington no fue difícil.

McCain estaba molesto por su fracaso y Kerry más bien apesadumbrado, pero ambos habían ganado la nominación de sus partidos y lo hicieron en sus zapatos de senadores.

Ambos habían servido por décadas en la Cámara Alta antes de pensar en la presidencia y enaltecieron su servicio como senadores en sus respectivas campañas. Ambos aprovecharon su estatus como parte del círculo político interno de Washington.

Cruz hizo todo lo contrario. Su carrera por la nominación republicana se enfocó en alejarse lo más posible de este círculo y presentarse como un candidato listo para criticarlo.

Eso le valió la molestia de varios colegas, que se reflejó en la falta de apoyo para su campaña durante las primarias.

"Cruz tenía una meta muy diferente a los otros senadores en competencia y era remecer el equilibrio en Washington", comentó Mark Jones analista político de la Universidad de Rice.

Ahora en su regreso a Washington lo espera una apretada agenda, centrada en la autorización de gastos de defensa y seguridad nacional.

publicidad

Pero Cruz ha vuelto a dar señales de que su intención es ir mucho más allá del Capitolio, a pesar de su reciente fracaso. “Esta lucha va mucho más allá de una campaña o un candidato. Esta lucha continúa porque el país lo vale”, dijo en una entrevista en Texas antes de tomar el avión rumbo a Washington.

El senador Ted Cruz, de Texas, sale del escenario tras retirarse de la c...
El senador Ted Cruz, de Texas, sale del escenario tras retirarse de la campaña por la nominación republicana a la presidencia, el martes 3 de mayo de 2016, en Indianápolis. (Foto AP/Darron Cummings)


Aislado en un pueblo pequeño

Quienes se mueven dentro del círculo político en Washington saben que es un “pueblo pequeño”. Todos se conocen y es poco lo que no queda expuesto.

Las amistades, los enemigos a muerte, los problemas cotidianos, todo se respira dentro de las paredes del Senado y Cruz no está exento de ese ambiente.

Ahora el senador debe enfrentar a sus colegas y tiene pocos hombros donde apoyarse.

“La posición que tomó en la campaña profundizó las diferencias existentes en el Senado. A eso se le suma que perdió y dejó sus debilidades expuestas”, explicó Cal Jillson profesor de ciencia política de Southern Methodist University en Dallas.

Después de su fallida campaña, la primera interrogante es cómo será recibido y si estará aún más aislado que antes.

publicidad

“Su postura anti Washington llegó hasta cierto punto en la carrera por la nominación. Él debe decidir ahora si estaría mejor si reconstruye los puentes que quemó. Si le iría mejor con más apoyo. Creo que aún no lo tiene claro”, dijo Jillson.

¿Cruz tratará de limar las asperezas con sus colegas o profundizar su posición como líder del movimiento Tea Party? Es la gran interrogante que lo espera en el Capitolio.

En el mismo estado en lados opuestos

Uno de los hombros donde Cruz debiera apoyarse son los del otro senador republicano que representa a Texas: John Cornyn.

En el pasado las alianzas entre dos senadores que representan a un estado tan grande y denso, han llegado muy lejos en Washington.

Cornyn debiera ser un aliado. Un compañero de luchas políticas, acostumbrado a armar equipo; un amigo para Cruz.

Pero Cornyn no sólo declinó darle su apoyo en la carrera por la primaria, sino que aprovechó ciertas oportunidades para atacar el desempeño de su colega en Washington.

John Cornyn (derecha) no tiene la buena relación con Cruz que se esperar...
John Cornyn (derecha) no tiene la buena relación con Cruz que se esperaría de un senador del mismo estado.


“Creo que tienen una relación tensa. Cornyn no cree que Cruz le esté dando un buen servicio al estado y también piensa que ha transgredido las reglas del Senado”, explicó el profesor del departamento de ciencia política en la Universidad de Houston, Brandon Rottinghaus.

“Por mucho tiempo Texas ha tenido senadores que se han enfocado en traer recursos al estado. Parte de la crítica de Cornyn es que Cruz no ha hecho eso. Apuntan a direcciones opuestas y eso genera tensión”, agregó.

A diferencia de otros senadores que representan al mismo estado en Washington, Cruz y Cornyn rara vez interactúan.

Durante 2015, por ejemplo, Cornyn se enfocó en reformar el sistema de justicia criminal, reconsiderando condenas y tratando de evitar la reincidencia.

publicidad

Cruz, en tanto, fue uno de los principales opositores en este campo.

“El estado ha perdido la habilidad de potenciar los recursos. Históricamente ha habido desacuerdos entre dos senadores que representan a Texas. Sam Houston y Thomas Rusk, no eran amigos, pero lograron trabajar juntos priorizando al estado”, explicó Rottinghaus.

Visión de futuro

A sus cortos 45 años, muchos creen que 2016 no será el último intento de Cruz por ganar la presidencia y quizás no haya que esperar mucho.

En una entrevista realizada este martes, Cruz dejó la puerta abierta a una vuelta a la campaña si gana Nebraska, la primaria de este martes en la que su nombre aparece en las papeletas.

"Si existe un camino a la victoria, lanzamos esta campaña para ganar. La razón por la que la suspendimos es porque no veíamos un camino viable a la victoria”, explicó.

Pero Nebraska es una batalla perdida y frente a su escenario político actual Cruz se está preparando lo mejor posible para no perder la influencia que ganó en la elección.

Su campaña ha estado en contacto con delegados que ganaron en las primarias, para lograr un rol relevante en la convención.

El director político regional para los estados del Oeste en la campaña, Robert Uithoven, dijo en una entrevista local que “hay un proceso importante que necesita continuar y es asegurar que el movimiento conservador continúe”.

publicidad

Desde que renunció a la nominación, el senador de Texas ha mantenido un perfil bajo. La semana pasada celebró una fiesta con el grupo que trabajó en la campaña en Houston y asistió a Kentucky Derby el fin de semana. Ahora viene lo más difícil. Volver a Washington.

Lea también:

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad