publicidad
El anuncio de retirada de Cruz cayó como un golpe inesperado para los seguidores que le escuchaban.

Decepción y lágrimas en la noche que Ted Cruz reconoció su derrota ante Donald Trump

Decepción y lágrimas en la noche que Ted Cruz reconoció su derrota ante Donald Trump

Los seguidores en Indiana del senador por Texas escuchaban las palabras pausadas de agradecimiento de su candidato pero no intuían lo que se avecinaba.

El anuncio de retirada de Cruz cayó como un golpe inesperado para los se...
El anuncio de retirada de Cruz cayó como un golpe inesperado para los seguidores que le escuchaban.

INDIANAPOLIS. INDIANA Nadie parecía esperárselo. Los seguidores de Ted Cruz escuchaban las palabras pausadas de agradecimiento de su candidato pero no intuían lo que se avecinaba.

Cuando el senador finalmente pronunció las palabras "esta noche... siento decir...", algunos reaccionaron echándose las manos a la cabeza, otros no pudieron contener las lágrimas y otros le pedían que aguantase "hasta California", el estado que votará en la última primaria.

"No, no, no", repetía una señora que se quedó con la boca abierta.

"Oh dios mío, estamos atrapados con Trump", exclamó otro.

"Estamos atrapados con Trump": así reaccionaron los seguidores de Ted Cruz a su retirada Univision


Fue una noche triste para Cruz y los suyos que fueron aplastados de nuevo por el líder republicano Donald Trump en la primaria de Indiana. Tras una serie de derrotas contundentes en el Noreste, el senador confiaba recuperar el aliento en este estado donde el perfil de los votantes es más acorde a su pensamiento conservador.

En Indiana, Cruz había jugado todas las bazas que le quedaban. Adelantó que la empresaria y exrival por la presidencia Carly Fiorina iba a ser su opción para la presidencia; hizo un pacto con el gobernador John Kasich por el que éste no competiría contra él en el estado y recorrió Indiana de punta a punta, haciendo más paradas de campaña que ningún otro candidato.

Pero después de su derrota aquí hubiera sido muy difícil convencer a los seguidores y donantes del movimiento #NeverTrump de que él era aún una opción para impedir que el empresario consiguiese 1,237 delegados garantizándose la nominación automática.

publicidad

Escena familiar

Para su discurso de reacción a resultados, Cruz escogió quedarse en Indiana y convocó a prensa y seguidores a la antigua estación de tren de Union Station, en el centro de Indianapolis, que ahora es un elegante salón de eventos.

Probablemente, Cruz había preparado su anuncio antes de esta noche porque casi todas las encuestas daban una ventaja clara a Trump. En el escenario le acompañaban sus padres, su esposa e hijas.

Ted Cruz se abraza a su padre y a su esposa
Ted Cruz se abraza a su padre y a su esposa


Su madre Eleanor se cubrió la cara con una mano cuando Cruz dijo que era la primera en su familia que llegaba a la universidad. "Te quiero mamá", dijo el senador.

Su padre Rafael escuchaba con expresión petrea mientras Cruz recordaba que emigró a Estados Unidos desde Cuba sin un penique.

Su esposa Heidi miraba fijamente a Cruz con una sonrisa, mientras sus hijas se movían inquietas a su vera. Hace unos días Cruz publicó un comunicado en el que se lamentaba de lo duro que estaba siendo para él en esta campaña no poder pasar más tiempo con los suyos.

"Dios puede hacerlo"

Minutos antes de que éste apareciera, unos 200 seguidores mantenían el buen ánimo a pesar del desastroso resultado, en parte porque iban a ver en persona a su candidato.

publicidad

Una madre de cinco hijos, Vicki Waterman, decía que aún confiaba en que Cruz sería el nominado republicano.

"Dios puede hacerlo. Si él quiere lo logrará", decía.

"Ya no queda nadie. Tenemos a un mentiroso, a un socialista... ¿En serio? ¿Entre ellos tenemos que elegir?", decía con la cara llorosa mientra sostenía a una de sus hijas en brazos.

Ahora muchos seguidores de Cruz como ella no saben a quién votarán en noviembre. Otros lo tienen más claro.

Richard Isenhart decía que votará sin duda a Trump, porque al igual que Cruz, no es un miembro del establishment.

"Con Hillary tendríamos ocho años más de lo mismo", afirmaba.

Pero en el público había muchos que juran no votar a Trump. Cuando CNN anunciaba los primeros resultados en las televisiones de plasma, estallaron gritos de "Never Trump" (Nunca Trump).

"Nunca votaré por él. No es un conservador", decía Linda Bond, ataviada con una camiseta del senador. "Trump era un demócrata antes de decidir que quería destrozar el partido".

¿Y entonces qué hará en noviembre? "Escribiré en la papeleta de votación el nombre de Cruz".

Lea también:


publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad