publicidad

“Just Say No", la emblemática y polémica campaña contra las drogas de Nancy Reagan

“Just Say No", la emblemática y polémica campaña contra las drogas de Nancy Reagan

La exprimera dama será recordada por su posición contra las drogas y la iniciativa que lideró en los años 80

nancy reagan just say no

“Cuando se trate de drogas o alcohol, solo digan no”. Corría la década de los 80 y la primera dama del momento Nancy Reagan trató de alejar a los jóvenes estadounidenses del abuso de sustancias. Éste y otros esfuerzos relacionados con la salud, la llevaron a tener un rol público distinto a la agenda de su marido por el que está siendo recordada tras conocerse la noticia de su fallecimiento este domingo.

La campaña antidrogas “ Just Say No” comenzó en 1982 y rápidamente se convirtió en su iniciativa más emblemática, alabada y criticada por muchos. Nancy, la actriz de Hollywood convertida en primera dama tras la elección de Ronald Reagan como presidente de Estados Unidos en 1980, viajó por el país para conocer testimonios de personas que atravesaban por problemas de adicción.

Las drogas se roban lo sueños de los niños y los reemplazan por una pesadilla. Es hora de que los estadounidenses defendamos estándares sólidos”, dijo en este video grabado en 1986, vestida de su característico rojo.

Los niños no podían hacerlo solos, por lo que también recurrió a la ayuda de los padres: “El coraje de nuestros hijos necesita de nuestro apoyo (...) Aunque ese trabajo nos vuelva impopulares (...) Los criminales de las drogas son ingeniosos, trabajan todos los días para buscar formas de robarnos a nuestros hijos. Un ejemplo es lo que están haciendo con el crack. Depende de nosotros cambiar las actitudes”.

Los jóvenes de la época recuerdan la frase que surgió en Oakland, California, durante una gira por escuelas de prescolar, cuando una niña le preguntó qué podía hacer si alguien les ofrecía drogas: “ Solo di que no”, contestó la entonces primera dama. La campaña de promoción apareció en shows como Different Strokes y hasta en la Serie Mundial de béisbol de 1988. La lógica detrás de la frase era simple: si todos decían 'no' a las drogas, no habría mercado para los narcotraficantes.

La campaña también incluyó comerciales de Clint Eastwood, donde al final aparecía Nancy pidiendo decir 'no' a las drogas y 'sí' a la vida. “Los vendedores tienen que saber que los queremos fuera de nuestras escuelas, de nuestros vecindarios, de nuestras vidas. Y la única manera de hacerlo es manteniendo al cliente alejado del producto”.

Para sus críticos se trató de una campaña demasiado simple, que ignoraba factores como la pobreza y la falta de oportunidades, que contribuyen a que las personas se vuelvan adictas a las drogas. El periodista Joan Hari, autor y especialista en el tema, asegura que el programa de Nancy Reagan no funcionó y que en lugar de proteger a los niños y prevenir el abuso de sustancias, más bien los hizo mas vulnerables e incluso llevó a muchos al suicidio.

El 14 de octubre de 1982 el presidente Ronald Reagan declaró que las drogas ilícitas representaban una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos. Para entonces, Richard Nixon ya había decretado la "guerra contra las drogas", una iniciativa del gobierno de Estados Unidos orientada a perseguir a los productores, comerciantes y consumidores de sustancias psicoactivas.

Otra de sus consecuencias, como recordó el animador y comediante de HBO Bill Maher en un show reciente, fue el aumento del número de encarcelados por delitos de tráfico de droga en el país, muchos de ellos pertenecientes a minorías.

Su evolución como primera dama y otras iniciativas de salud

Nancy Reagan se casó en 1952 e inició su vida política cuando su esposo fue electo gobernador de California. Hasta entonces, había sido criticada por realizar lujosas remodelaciones a la Casa Blanca y vestirse con las prendas de moda en plena recesión, una percepción que cambió cuando se involucró de lleno con la lucha contra las drogas.

Nancy Reagan con el quarterback de los Washington Redskins, Doug William...
Nancy Reagan con el quarterback de los Washington Redskins, Doug Williams, en 1989.

Su influencia sobre Reagan era notoria, Nancy era su aliada; lo cuidaba, estaba pendiente de su nutrición, de que durmiera bien y de que no trabajara demasiado, según asegura esta biografía.

En la década de los 80, durante los inicios de la epidemia de VIH/sida en Estados Unidos, la presidencia de Reagan ignoró el problema y no habló del asunto hasta 1987, cuando ya miles de personas habían fallecido. Se ha dicho que Nancy presionó a su esposo para que hiciera algo al respecto. También se cree que la muerte de su buen amigo, el actor Rock Hudson, pudo haber sido un punto de inflexión.

La primera dama fallecida a los 94 años también contribuyó a la investigación sobre células madre y a la lucha contra el Alzheimer, luego de que el presidente Reagan fuera diagnosticado con la enfermedad en 1994: luchó para conseguir dinero que se destinara a la investigación relacionada con células madre y cuidó de él hasta su muerte 2004. "Cada día es otro recordatorio de este largo adiós", dijo sobre el asunto en el 96.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad