publicidad
Martin O’Malley, derecha, habla junto a Bernie Sanders, izquierda, y Hillary Clinton durante el debate entre precandidatos presidenciales demócratas el sábado 19 de diciembre de 2015, en Saint Anselm College de Manchester, New Hampshire. (Foto AP/Jim Cole)

ISIS marca la discusión de los demócratas en el tercer debate

ISIS marca la discusión de los demócratas en el tercer debate

Claras diferencias en temas como la destrucción del autodenominado Estado Islámico, dominaron el tercer debate.

Martin O’Malley, derecha, habla junto a Bernie Sanders, izquierda, y Hil...
Martin O’Malley, derecha, habla junto a Bernie Sanders, izquierda, y Hillary Clinton durante el debate entre precandidatos presidenciales demócratas el sábado 19 de diciembre de 2015, en Saint Anselm College de Manchester, New Hampshire. (Foto AP/Jim Cole)

Por Antonieta Cádiz

Una disculpa pública y las claras diferencias en la destrucción del autodenominado Estado Islámico (ISIS) marcaron la discusión del tercer debate demócrata celebrado este sábado en Nueva Hampshire (este)

La exsecretaria de estado Hillary Clinton, el senador independiente Bernie Sanders y el exgobernador de Maryland Martin O’Malley llegaron a Manchester para cerrar los debates de 2015 entre aspirantes a la nominación presidencial.

La discusión arrancó con la polémica de los últimos días de esta semana: el acceso indebido de un miembro del equipo de Sanders a información reservada de la campaña de Clinton.

“¿Cree que merece una disculpa?”, preguntó el moderador David Muir al senador independiente. “Sí, me disculpo”, respondió el candidato, luego de haber aclarado que su personal había identificado filtraciones previas de información de sus propios datos sin “alertar a los medios”. Terminó proponiendo a Clinton una investigación conjunta sobre el tema.

Bernie Sanders pide disculpa a Hillary Clinton y a sus seguidores /Univision

Clinton aceptó la disculpa, pidió seguir adelante con el debate y ahí se cerró el asunto, dejando atrás la gran expectativa por una pelea de proporciones entre los dos precandidatos demócratas.

Pero en la campaña de Clinton no parecen tan benevolentes. “Estamos de acuerdo en que ellos tengan acceso de nuevo a sus archivos, pero realmente estamos esperando la investigación sobre qué trataron de hacer y lo que tienen o no tienen”, dijo este sábado por la noche el vocero Jorge Silva a Univision Noticias.

Claras diferencias

La lucha contra ISIS fue el primer tema polémico de la noche. Aunque los precandidatos coincidieron en que no se debe enviar grandes contingentes de soldados estadounidenses a Siria e Irak, difirieron en el rol que Estados Unidos debe jugar a la hora de combatir a la organización terrorista.

publicidad

“Estados Unidos no puede ser el policía del mundo, donde otros países siempre asumen que seremos nosotros quienes enviemos tropas”, aseguró Sanders en el auditorio de Saint Anselm College.

“Nuestra prioridad debe ser la destrucción de ISIS”, agregó el senador, quien insistió en que se debe formar una alianza internacional fuerte.

Mientras, Clinton insistió en que se necesita una coalición aérea, reiniciar las conversaciones, reconstruir relaciones con Medio Oriente, hacer que Turquía preste más atención al problema, pero insistió en que Estados Unidos debe estar al frente.

Clinton: "Donald Trump se está convirtiendo en el mejor reclutador de ISIS" /Univision

“Necesitamos estrategia y compromiso para ir tras ISIS. Si Estados Unidos no lidera, entonces no existe otro líder”, reclamó.

Para la demócrata, parte de la estrategia también debe ser convertir en aliados a los miembros de la comunidad musulmana y no alejarlos, como asegura lo hace su rival republicano Donald Trump cuando plantea que se les prohíba la entrada al país: “Se está convirtiendo en el mejor reclutador de ISIS”, dijo.

"Están yendo a donde personas a mostrarles videos de Donald Trump insultando al Islam y a los musulmanes para reclutar a más yihadistas radicales", agregó Clinton.

¿Y Siria?

Los precandidatos tuvieron un marcado desacuerdo en el destino del gobierno del presidente sirio Bashar al Assad. Sanders insistió en que Estados Unidos no debe tener un rol intervencionista y mucho menos llegar, sacar dictadores sin saber qué hacer después. “ISIS es la mayor amenaza ahora”, reiteró.

publicidad

En contraposición, Clinton planteó que se debe luchar contra ISIS y poner fin al gobierno de Assad si se quiere ganar la lucha contra el terrorismo, todo al mismo tiempo.

“La ex secretaria de Estado tiene una ventaja en política exterior y en este debate fue un paso más allá y logró demostrar su habilidad en manejar el tema, además de distanciarse de lo que ha hecho (el presidente Barack) Obama. Claramente tiene una posición diplomática fuerte”, explicó el profesor del departamento de Ciencias Políticas de la Universidad de Houston, Brandon Rottinghaus.

Distantes en política doméstica

En materia de control de armas, tanto Clinton como O’Malley volvieron a atacar el récord de Sanders, quien representa a uno de los estados con menos restricciones en el uso de armas de fuego.

“El senador Sanders votó en contra de la Ley Brady, votó para dar inmunidad a los distribuidores de armas y votó en contra de dar dinero para la investigación sobre este tema”, arremetió O’Malley. “La exsecretaria Clinton cambia de posición en este tema en cada elección”, agregó.

Sanders y O'Malley hablan sobre inmigración al terminar el debate /Univision

“No me digas que no he mostrado coraje al pararme al frente de gente que apoya el uso de armas, al votar en contra de la prohibición de armas de asalto, votando por los chequeos de antecedentes”, replicó Sanders.

Parra insistió en que “el lado débil de Sanders sigue siendo el control de armas y eso se vio nuevamente esta noche”.

“O’Malley lo hizo bien en este debate. Se trató de presentar como un candidato excepcional, como el rostro de una nueva fase en el partido demócrata, pero pienso que se demoró mucho en desarrollar esta postura, es buena, pero es muy tarde ya”, explicó el profesor de Ciencias Políticas, Rottinghaus.

Promesas

Otro tema en el que afloraron las diferencias fue el alza de impuestos.

Al ser consultada sobre un posible aumento de los impuestos para las familias que ganan menos de 200,000 dólares al año, Clinton prometió tomar medidas.

publicidad

Por el contrario, Sanders comentó que para hacer cambios esenciales como el permiso de maternidad pagado se necesitaba subir los impuestos por un margen mínimo. “Lo que dice la legislación es $1,61 dólares por semana. Puedes decir que eso es un impuesto a la clase media, pero proveerá tres meses de permiso pagado”, especificó.

O’Malley se unió a Sanders y dijo que “nunca haría una promesa como la de Clinton”.

El lado chistoso de Hillary

Durante todo el debate, Clinton se mostró confiada e incluso puso un toque de humor a sus intervenciones. Cuestionada respecto a su cercanía con Wall Street y si será una candidata que tendrá el apoyo del sector Negocios, dijo que “todos debieran votar por ella” causando la risa en el auditorio.

Al despedirse cerró con la frase: “Buenas noches y que la fuerza esté con ustedes”, desatando un estridente aplauso a propósito del estreno del séptimo capítulo de la saga La Guerra de las Galaxias.

La confianza de la exsecretaria de Estado se alimenta con las encuestas. Según el último sondeo nacional de la Universidad Monmouth, Clinton tiene un 59% de las preferencias, seguida por Sanders con 26% y O’Malley con 4%.

Pero en la campaña del ex gobernador de Maryland aseguraron que el favoritismo en los sondeos ha sido irrelevante en el pasado. “El líder en diciembre no coincide con la victoria en Iowa. Lo vimos en el 91 con (Bill) Clinton, con (John) Kerry en 2004, estaba en menos 10%. Es muy temprano todavía”, comentó José Aristimuño, vocero de la campaña.

publicidad

O’Malley sigue apostando fuerte por el voto hispano y aunque en el debate no se tocó el tema de una reforma inmigratoria, él lo mencionó en el cierre de su intervención.

“Construimos nuestro país adoptando políticas de salario y trabajo, incluyendo una reforma migratoria integral con un camino a la ciudadanía para todos”, dijo.

El próximo debate demócrata se realizará el 17 de enero en Carolina del Sur. Para entonces los candidatos estarán a dos semanas del caucus en Iowa.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad