publicidad
Cartel de la campaña de Hillary Clinton en San Antonio, Texas

'Hispandering': cuando los candidatos se equivocan con los latinos

'Hispandering': cuando los candidatos se equivocan con los latinos

El rechazo a un mensaje destinado a los latinos de la campaña de Hillary Clinton pone sobre aviso a los candidatos

Cartel de la campaña de Hillary Clinton en San Antonio, Texas
Cartel de la campaña de Hillary Clinton en San Antonio, Texas

Por Fernando Peinado @FernandoPeinado

publicidad

Como parte de sus esfuerzos por ganarse las simpatías de los latinos el candidato a la nominación presidencial republicana Jeb Bush vende un guaca bowle en su sitio de internet, los aspirantes demócratas Hillary Clinton y Bernie Sanders han animado sus eventos con bandas de mariachi y otros como el también demócrata Martin O'Malley han chapurreado el español.

Pero mientras que muchos votantes siguen apreciando estos guiños, su uso conlleva riesgos, como demuestra la tormenta de críticas que recibió en redes sociales el reciente mensaje en un blog de la campaña de Clinton "Siete cosas que Hillary tiene en común con tu abuela". El rechazo al mensaje -el hashtag #NotMyAbuela fue trending en Facebook y Twitter- es una llamada de advertencia para las campañas en un año en que todos concuerdan en que el voto latino será decisivo.

Lea también: #NotMyAbuela, el efecto bumerán de la campaña con la que Clinton busca el voto latino

El reto para los estrategas de las campañas ser á identificar qué mensajes pueden ser ofensivos para la comunidad. En opinión de José Parra, director ejecutivo de la consultora ProsperoLatino, los votantes hispanos se han vuelto más sofisticados con el paso de los años.

Mientras que hace dos décadas los votantes podían darle valor a que un candidato visitara una taquería, ahora se ven con más suspicacia esa clase de gestos, indica. "En este tipo de comunicaciones, hay que abandonar el machete y pasar a usar un bisturí", agrega Parra, que fue asesor del senador demócrata Harry Reid.

publicidad

En esta campaña, por ejemplo, ningún candidato se ha tomado aún un cafecito en el famoso restaurante Versailles de la Calle Ocho en Miami, que hasta recientemente era visto por algunas campañas como requisito imprescindible para congraciarse con los votantes cubanoestadounidenses.

Mike Huckabee en el café Versailles durante su campaña presidencial en 2008
Mike Huckabee en el café Versailles durante su campaña presidencial en 2008

No es casualidad que el primer registro del término hispandering, que vendría a traducirse algo así como ser condescendiente con los hispanos, date de 2002, pero que muchos no lo hubieran escuchado o leído hasta hace dos semanas cuando estalló el clamor de #NotMyAbuela.

La clave de por qué el hispandering se ha convertido solo ahora en un problema puede residir en la distinta sensibilidad de la generación millenial, en opinión de Julio Varela, fundador de Latino Rebels y director de Latino USA, un programa de la radio pública NPR.

"En el campo digital los votantes quieren algo más serio, que se hable de cosas importantes para mi comunidad y no que le presenten un listado estilo Buzzfeed", opina Varela.

Latino Rebels, un sitio web de opinión y análisis en inglés sobre cuestiones latinas, lleva tiempo denunciando comportamientos y mensajes que perciben como hispandering, ya provengan de políticos o de corporaciones. Por ejemplo, sus editores se refieren al Mes de la Herencia Hispana como Mes de la Herencia Hispandering.

publicidad

"La comunidad ya ha dejado atrás esa etapa en que aceptaba mensajes estereotípicos y las campañas se tienen que dar cuenta de eso" añade Varela.

Jeb Bush vestido con una guayabera en Sweetwater, Florida
Jeb Bush vestido con una guayabera en Sweetwater, Florida

El blog de Clinton fue tachado de paternalista y simplista, pero la campaña se defendió argumentando que fue escrito por una empleada de origen latino que quiso expresar la manera en que la candidata demócrata le recordaba a su abuela.

Muchos de los tuiteros que usaron el hashtag crítico eran simpatizantes del principal rival demócrata de Clinton, Bernie Sanders. El senador por Vermont ha usado en redes el #tiosanders para cortejar a los votantes latinos.

Preguntado recientemente por Univision Noticias, Sanders negó que su campaña haya hecho hispandering.

"No estamos tratando con condescendencia a nadie. Estamos proponiendo ideas que yo creo que son de sentido común para la gente trabajadora en este país, ya sean blancos, ya sean afroamericanos, ya sean hispanos, ya sean asiáticoamericanos. Y me encanta que estas ideas estén resonando por todo Estados Unidos".

publicidad

Mientras que algunos analistas como Varela creen que la clave es enfocarse en tratar los asuntos que interesan a los latinos, no todos están de acuerdo en que evitar mensajes culturales e identitarios sea una estrategia adecuada.

"No sé por qué la gente se enojó. ¿Cuál es la alternativa?, ¿políticos que no intentan comprender la cultura latina?", se pregunta Larry González, estratega demócrata.

El consultor de ProsperoLatino, Parra, advierte que tratando de evitar ser percibido como un hispanderer, un candidato corre el riesgo de acabar en el otro extremo, ignorando a los latinos. Parra pone de ejemplo las críticas de activistas a los demócratas por no hablar sobre inmigración en el último debate demócrata, el 19 de diciembre en Goffstown, Nueva Hampshire.

Ante la falta de acuerdo en definir qué es hispandering, los expertos creen que lo mejor que pueden hacer las campañas en 2016 es andar con pies de plomo.

"Como en todo comportamiento social, esto (la comunicación política) no es una ciencia en que hay una línea fija que delimite qué son y qué no son las cosas", advierte Parra, quien recuerda la famosa frase del magistrado del Supremo Potter Stewart para definir qué es pornografía: "Lo sé cuando lo veo".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El relanzamiento del Nokia 3310 después de 17 años es una de las propuestas más curiosas, además Blackberry vuelve también al ruedo tecnológico con el KEYone un poderoso móvil con capacidad de enfrentarse a cualquiera de sus adversarios. Por su parte LG impulsa su nuevo LGG6 un teléfono de una sola pieza a prueba de agua.
La entrega del último galardón de la noche fue una verdadera confusión. Se leyó 'La la land' en vez de 'Moonlight', al parecer porque la tarjeta entregada a los presentadores no era la correcta. La película que finalmente fue reconocida con la estatuilla tomó a actores y directores por sorpresa quienes corrieron al escenario para aceptar el premio.
En 2011 Donald Trump fue blanco de las bromas del Barack Obama tras la polémica por el certificado de nacimiento del presidente y este año, en su primera cena en el cargo, el mandatario anunció que no asistirá.
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
publicidad