publicidad
Ted Cruz, precandidato republicano

Cruz y Rubio: el pulso por ser el segundo

Cruz y Rubio: el pulso por ser el segundo

Con los ojos puestos en la estadística, ambos senadores tratan de demostrar que más allá de su origen cubano discrepan en temas sensibles de política.

Ted Cruz, precandidato republicano
Ted Cruz, precandidato republicano

Por Carlos Chirinos @carl_chirinos

En el último debate republicano de 2015, los senadores Marco Rubio y Ted Cruz quisieron dejar claro que, más allá de su común origen cubano y que trabajan en el mismo edificio en Washington, no coinciden en temas sensibles de política.

A pesar de que Donald Trump sigue siendo el fenómeno electoral que asusta a muchos dentro y fuera del partido Republicano con su imbatible favoritismo en las encuestas, este quinto debate no estuvo tan centrado en él, ni fue él el objeto de todos los ataques.

Con el magnate-candidato como sólido punter, la lucha más interesante entre los aspirantes a la nominación por el llamado Gran Viejo Partido es la que define el segundo lugar en los sondeos de opinión.

Esa es la razón por la que Cruz y Rubio protagonizaron intenso un mano a mano en temas de seguridad nacional e inmigración en el debate realizado en Las Vegas.

Con los ojos puestos en la estadística, ambos tratan de consolidar ese segundo en las encuestas de cara a las primarias de febrero en Iowa y New Hampshire.

Relacionado
Marco Rubio durante uno de los debates republicanos.
Rubio, blanco de críticas en el debate por su papel en la reforma migratoria
En el debate a Rubio le tacharon de ser pro-indocumentado, pero ¿tienen razón sus rivales?


Empate técnico

Consistentemente las encuestas publicadas las últimas dos semanas presentan a ambos senadores, algunas junto al neurocirujano Ben Carson, en un virtual empate técnico en la segunda posición.

De ahí la necesidad que tienen ambos de diferenciarse.

El papel de Rubio dentro del llamado Grupo de los 8 en la promoción de la frustrada reforma migratoria de 2013 es explotado por Cruz como el flanco débil del senador de Florida.

Al asegurar que Rubio apoyaba una “amnistía” para los indocumentados, Cruz trata de congraciarse con el ala más dura del partido que rechaza una solución al tema migratorio que no considere la deportación de quienes permanecen indocumentados en el país, por inhumana, impráctica e irrealizable que pueda ser.

publicidad

Mientras tanto, Rubio usa el voto favorable que dio su colega de Texas a la reciente ley que redujo la autoridad del gobierno federal para realizar vigilancia electrónica para hacerlo parecer como “débil” en materia de seguridad nacional.

La verdad es que muchas declaraciones de Cruz sobre la manera cómo manejar la amenaza que representa el autodenominado Estado Islámico no pueden considerarse débiles, al menos no esa propuesta de “arrasar” los sitios fuertes del grupo extremista con bombardeos masivos.

Los cara a cara del debate en 3 minutos /Univision

A la espera del estallido

Habrá que analizar con detalle los números finales que arrojen el debate, pero ambos legisladores lograron captar la atención de quienes asistieron al careo.

Rubio, sudoroso como suele vérsele en estos eventos, ofreció un discurso bien argumentado, en línea como ha venido haciendo en los 4 debates previos.

Cruz, con un estilo menos respetuoso de las normas del debate, pasándose del tiempo asignado e interrumpiendo a sus rivales y a los moderadores, logró acaparar la mayor cantidad de tiempo entre los participantes.

Con este debate, lograron que trascendiera a nivel nacional ese pulso diferenciador con el que ambos luchan por ese segundo lugar, tras Donald Trump.

Tanto Cruz como Rubio anidan la esperanza de que cuando estalle la burbuja Trump –cosa que algunos empiezan a preguntarse con ansias cuándo sucederá- sus candidaturas serán las más favorecidas.

publicidad

Lea también: Trump defiende plan de matar familiares de ISIS

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El relanzamiento del Nokia 3310 después de 17 años es una de las propuestas más curiosas, además Blackberry vuelve también al ruedo tecnológico con el KEYone un poderoso móvil con capacidad de enfrentarse a cualquiera de sus adversarios. Por su parte LG impulsa su nuevo LGG6 un teléfono de una sola pieza a prueba de agua.
La entrega del último galardón de la noche fue una verdadera confusión. Se leyó 'La la land' en vez de 'Moonlight', al parecer porque la tarjeta entregada a los presentadores no era la correcta. La película que finalmente fue reconocida con la estatuilla tomó a actores y directores por sorpresa quienes corrieron al escenario para aceptar el premio.
En 2011 Donald Trump fue blanco de las bromas del Barack Obama tras la polémica por el certificado de nacimiento del presidente y este año, en su primera cena en el cargo, el mandatario anunció que no asistirá.
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
publicidad