publicidad
Dos personas se abrazan tras ser liberados de la sala Le Bataclan

Ataques en París: se apagó la música en Le Bataclan

Ataques en París: se apagó la música en Le Bataclan

Más de 100 personas murieron tras el ataque

Dos personas se abrazan tras ser liberados de la sala Le Bataclan
Dos personas se abrazan tras ser liberados de la sala Le Bataclan

La batería, la guitarra y el bajo de la banda californiana Eagle of Death Metal se apagaron abruptamente este viernes por la noche cuando un grupo de atacantes armados irrumpió en la histórica sala de conciertos Le Bataclan, en París, donde se cree más de 100 personas murieron.

“Fue un caos”, dijo un joven que presenciaba el concierto al diario parisino  Le Figaro. Cuenta que  la agrupación de garage rock no llevaba una hora en el escenario cuando se escucharon las primeras detonaciones.

Lea también: Un mítico teatro parisino que siempre ha resurgido

“De pronto oí ruidos como de disparos y veo que el cantante se quitó la guitarra”.

Lo siguiente para todos fue tirarse al suelo, rastrear a los tiradores y, a empujones, buscar una salida de emergencia.

“Continuaban los disparos”, cuenta. Otros testigos dijeron al diario Liberation que habían escuchado “más de 100 detonaciones”.

Un periodista de la radio Europa 1 contó a Le Figaro que dos o tres personas “muy jóvenes” sin mascaras y con fusiles de asalto Kalashnikov fueron las responsables de la tragedia. “El ataque duró de diez a quince minutos (…) Los asaltantes tuvieron tiempo para recargar sus armas al menos tres veces”.

Mientras tanto, las agencias internacionales y los medios locales franceses apenas reportaban una situación de rehenes en la sala y en otros puntos de la capital ocurrían ataques simultáneos.

publicidad

En el bar Le Carillon, en el centro de la ciudad, se vivía un tiroteo.

En el Stade de France, con capacidad de 80,000 personas, se escucharon al menos dos fuertes explosiones durante un partido amistoso entre Francia y Alemania. El presidente Francoise Holland se encontraba en el lugar y fue evacuado de emergencia.

El escenario

Le Bataclán es uno de los grandes escenarios de la capital francesa, con capacidad para unas 1,500 personas.

Ubicado en el boulevar Voltaire, en el este de París, está rodeado de bares, restaurantes, salas de exposiciones y cafés visitados, en su mayoría, por jóvenes de distintas edades. Sobre su escenario han cantado grandes bandas internacionales, como Prince, Oasis y hasta el belga Stromae.

Este viernes, la agrupación de Madagascar White Miles hizo de telonera en una sala llena. Pero Eagle of Death Metal no pudo terminar el concierto con el que apoya su nuevo álbum.

En medio de la confusión la banda trataba de ubicar a sus miembros, según escribió en su cuenta de Twitter.

Diez meses después de los atentados en la sala de redacción de la revista satírica Charlie Hebdo, a pocas cuadras de la sala de conciertos, París volvió a escuchar detonaciones, bomberos y ambulancias pasar en emergencia. Y en las aceras, todos buscaban salvar su vida.

La agencia France Presse reportó que los atacantes murieron luego de la intervención de la policía. Recuperar el control "fue muy difícil: los terroristas se encerraron en el piso de arriba, se inmolaron, tenían cinturones de explosivos", declaró a la prensa el prefecto de policía Michel Cadot.

publicidad

Le Bataclan ya no será recordado solo como un monumento histórico.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En su primer mitin político desde que asumió la presidencia, Trump arremetió contra la prensa, su oposición política, entre otros. Sus seguidores aseguran que el mandatario cumplirá todas sus promesas de campaña.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
Something as everyday as walking to the supermarket becomes a risk students like Jose Reza can no longer take. The possibility alone that police departments can share information with immigration agencies has immigrant communities across the nation on high alert, especially at universities.
Una actividad cotidiana, como ir al supermercado, ahora es un riesgo que Jose Reza no puede darse el lujo de tomar. La sola posibilidad de que la policía pueda compartir información con las agencias de inmigración tiene en alerta a las comunidades de inmigrantes, sobre todo en las universidades.
publicidad