publicidad

Qué cambia y qué no en la relación con Cuba tras el anuncio de Donald Trump

Qué cambia y qué no en la relación con Cuba tras el anuncio de Donald Trump

La política estadounidense sobre Cuba ha cambiado significativamente desde que George W. Bush abandonó la Casa Blanca en 2009. Incluso tras el anuncio de Trump de nuevas medidas, las relaciones con la isla continúan siendo cercanas y las restricciones a la hora de viajar han mejorado mucho, especialmente para los cubano-americanos.

Comercio
Antes de Obama
Estados Unidos permitía la venta de productos agrícolas a Cuba, además de cierto material médico. No estaba permitida la importación de ningún tipo de producto procedente de la isla, ni que los visitantes estadounidenses trajesen compras del duty free (como ron o puros). Los acuerdos financieros con los militares cubanos estaban prohibidos por el embargo de EEUU.
Con Obama
Alivió las restricciones que dificultaban las relaciones comerciales con Cuba, incluyendo la red de empresas gestionadas por el ejército. También retiró a Cuba de la lista de estados que promueven el terrorismo. Aparecía en esa lista desde 1982 y conllevaba restricciones bancarias y financieras, además de en ayuda humanitaria.
Con Trump
Prohibirá cualquier transacción económica con las compañías dirigidas por el ejército, agrupadas bajo el conglomerado empresarial GAESA (Grupo de Administración Empresarial, S.A.) que, según algunas estimaciones, controla el 50% de la economía cubana.
Turismo
Antes de Obama
La administración de Bush endureció las restricciones para los viajes y las remesas. A las familias cubano-americanas se les permitía visitar cada tres años a sus parientes en la isla y solo durante dos semanas. Esto aplicaba exclusivamente a la familia directa (padres e hijos). Solo se podían enviar remesas trimestrales de $300 (hasta $1,200 anuales). Los únicos que podían viajar desde EEUU a Cuba eran periodistas, funcionarios del gobierno de EEUU, compañías estadounidenes vendedoras de productos agrícolas y personas involucradas en causas humanitarias, lo que incluía visitas con fines religiosos y médicos.
Con Obama
Su administración creó 12 categorías que permitían viajar legalmente a la isla, bien en grupo o individualmente, para visitas culturales, educativas, deportivas y religiosas, entre otras. Se hicieron pocos esfuerzos por investigar o penalizar las infracciones.
Con Trump
Limitará la categoría conocida como “pueblo a pueblo” (people-to-people en inglés) solo a viajes en grupo. También aplicará estrictamente las exigencias para los viajeros estadounidenses que visiten Cuba, quienes tendrán que presentar documentos, bajo una de esas 12 categorías, que muestren su itinerario. Estarán sujetos a inspecciones por el Departamento del Tesoro de EEUU.
Embargo
Antes de Obama
La administración Bush defendió el embargo con firmeza y combatió cualquier intento del Congreso de debilitarlo.
Con Obama
Criticó el embargo comercial de EEUU a Cuba, pero no hizo ningún esfuerzo para que el Congreso lo revocase. En 2016, se abstuvo en las Naciones Unidas durante la votación anual de condena del embargo.
Con Trump
Aunque en el pasado ha sido crítico con el embargo, se espera que lo apoye plenamente.
Derechos humanos y democracia
Antes de Obama
Estados Unidos condenó abiertamente la situación de los derechos humanos en Cuba, desde la falta de elecciones libres y multipartidarias, hasta el acoso y arresto de disidentes. Apoyaba a los disidentes en la isla mediante el programa prodemocrático de USAID.
Con Obama
Obama continuó con el programa de USAID, pero no vinculó directamente su política sobre la isla con los derechos humanos y la democracia, aunque sí persuadió a Cuba en 2015 para que liberase a una docena de prisioneros políticos.
Con Trump
Demandará que Cuba celebre elecciones libres y deje de encarcelar a los opositores políticos antes de que pueda haber cualquier mejora en las relaciones entre ambos países.
publicidad