publicidad
El temblor más fuerte fue de 4.3 grados.

El número de temblores al sur de la falla de San Andrés se acerca a los dos centenares

El número de temblores al sur de la falla de San Andrés se acerca a los dos centenares

Desde el lunes se han registrado 185 temblores pequeños en la zona sísmica de Brawley que colinda con la peligrosa falla que atraviesa el estado.

El temblor más fuerte fue de 4.3 grados.
El temblor más fuerte fue de 4.3 grados.

LOS ÁNGELES, California.- El extremo sur de la falla de San Andrés estuvo expuesto este lunes y martes a casi dos centenares de pequeños temblores, entre ellos tres de más de 4 grados y más de 50 de magnitud mayor a 2.5, que se generaron bajo el Salton Sea, una zona sensible para los sismólogos debido a la amenaza del temido 'gran terremoto' o 'Big One'.

El llamado 'enjambre sísmico' agitó la tierra a escasas 4 millas del extremo sur de la famosa falla. Recientes estudios consideran posible que haya un efecto de contagio de temblores entre fallas ubicadas a poca distancia, aunque se estima que es poco probable que estos fenómenos de baja intensidad despierten a San Andrés.

Relacionado
La zona de Salton Sea también registró una serie de temblores en 2001 y...
Temblores al sur de la falla de San Andrés no son de alto riesgo para que detone el 'Big One'
Durante el lunes el sismógrafo de CalTech detectó 131 pequeños temblores en la falla de Brawley, de los cuales sólo tres superaron la magnitud 4.

El epicentro de esas sacudidas múltiples tuvo lugar en la zona sísmica de Brawley, junto a la localidad de Bombay Beach, un área poco poblada y desértica del condado Imperial, a 60 millas de la frontera con México.

Desde que inició la actividad sísmica sobre las 4:00 de la mañana lunes (hora local) y hasta las 12:59 del martes (fecha de la última actualización del Laboratorio Sismológico de CalTech) se registraron 185 temblores en las proximidades de Bombay Beach. En 2001 y 2009 hubo episodios sísmicos similares en Brawley.

Relacionado
Formación creada por movimientos telúricos en el sur de California.
La falla de San Andrés está "cargada y lista" para un gran terremoto, asegura un experto
El director del Centro Sísmico del Sur de California, Thomas Jordan, asegura que la falla de San Andrés está preparada para liberar la energía que ha ido acumulando durante el último siglo, en el que ha estado demasiado tranquila.

San Andrés es la principal falla que atraviesa de norte a sur el estado de California y, según los sismólogos, la más peligrosa. Según las estimaciones, se espera que esa falla cause un terremoto - conocido como el 'Big One'- que tendrá una magnitud por encima de 7 grados y que dejaría tras de sí más de 1,800 muertos, 50,000 heridos y daños superiores a los 200,000 millones de dólares.



Las autoridades no reporaron daños ni heridos a causa de los movimientos telúricos.

Se estima que la última gran sacudida en el sur de California se produjo en 1875 y se le atribuye una magnitud de 7.9 grados. Los análisis de los movimientos de las placas tectónicas sugieren que cada 100 años estas ajustan unos 16 pies a base de sacudidas sísmicas, que liberan parte del estrés al que están sometidas las fallas. En el caso de San Andrés, la falla ha ido acumulando tensión sin descanso durante más de un siglo.

publicidad

En imágenes: San Francisco 110 años después del gran terremoto causado por la falla de San Andrés

Lea también

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad