publicidad

En fotos: Estos son los reos que han sido ejecutados en Texas en 2017

Desde que el Tribunal Supremo restableció hace cuatro décadas la pena de muerte, 1,465 presos han muerto ejecutados en Estados Unidos, 545 de ellos en el estado de Texas.
Por: Univision
Publicado: 09 Nov | 04:27 PM EST
Christopher Chubasco Wilkins
Christopher Wilkins: Ejecutado el 11 de enero en la cárcel de Huntsville por el asesinato de dos hombres en 2005, quienes trataron de engañarlo en una transacción de drogas. El reo disparó a las víctimas, de 33 y 40 años, cuando descubrió que uno de ellos trató de venderle un trozo de grava por 20 dólares, haciéndole creer que era ‘crack’. Durante su juicio, en 2008, admitió que un día antes de los asesinatos, había matado a tiros a otro hombre afuera de un bar en Fort Worth. Dijo también que recibir la pena de muerte “no era la gran cosa”.

Últimas Palabras: “Lo siento”, a familiares de las víctimas, quienes fueron testigos de la ejecución.
Foto: Death Penalty Information Center | Univision
publicidad
Terry Edwards, de 43 años, fue hallado culpable de matar a dos excompañe...
Terry Edwards: Ejecutado el 26 de enero en la cárcel Huntsville. Edwards, de 43 años de edad, fue condenado a muerte en 2002 por asesinar a dos trabajadores de un restaurante de comida rápida del que había sido despedido. El primo de Edwards, Kirk Edwards, se entregó a las autoridades como cómplice del crimen y fue condenado a 25 años de cárcel por robo agravado. Durante todo el proceso, Terry Edwards argumentó que su primo fue quien apretó el gatillo el día del crimen. Sin embargo, el jurado no creyó en su declaración y ninguna apelación presentada posteriormente resultó exitosa.

Últimas Palabras: “Sí, hice las paces con Dios. Espero que todos ustedes hagan las paces con esto”.
Foto: Texas Department of Criminal Justice | Univision
publicidad
En una entrevista concedida a Noticias 41 de Univisión San Antonio en ju...
Rolando Ruiz Jr.: Ejecutado el 7 de marzo en la cárcel de Huntsville. Luego de pasar 25 años en el pabellón de la muerte, Rolando Ruiz, de 44 años, fue ejecutado por el asesinato de una mujer en San Antonio en 1992. El reo había sido contratado por el esposo de la víctima, quien planeó su muerte para cobrar un seguro de vida, y recibió 2,000 dólares de paga como parte del trato. La ejecución de Ruíz había sido programada en tres ocasiones, pero su abogado había logrado bloquearlas. Sin embargo, la Corte Suprema rechazó un último recurso presentado el 6 de marzo. Antes de recibir la inyección letal el reo pidió perdón a la familia de la víctima, que presenció la ejecución.

Últimas Palabras: "Las palabras no expresan cuánto lamento el dolor que les he causado. Que esto les traiga paz y perdón. Lo siento. A mi familia, gracias por su amor y su apoyo. Estoy en paz".
publicidad
James Eugene Bigby
James Eugene Bigby: Ejecutado el 14 de marzo en la cárcel de Huntsville. Fue sentenciado por el asesinato de su amigo Michael Trekell de 26 años de edad, y el hijo de éste, un bebé de cuatro meses de edad, en la víspera de Navidad de 1987. Durante el juicio en 1991, Bigby admitió que durante el mismo día del crimen mató a dos hombres identificados como Calvin Crane y Frank Johnson. Sin embargo, no fue juzgado por dichos asesinatos. El reo confesó a la policía que había matado a los hombres porque pensó que conspiraban con su empleador para debilitar el caso de compensación laboral que había presentado. Bigby reconoció que no sabía por qué mató al bebé. En su declaración final, se disculpó con Grace Kehler, la madre del menor, y con las familias de Crane y Johnson.

Últimas Palabras: Espero que esto te traiga paz y lo siento por el dolor y el sufrimiento. Espero que mi muerte te traiga paz..., y puedas perdonarme, pero si no, lo entiendo. No creo que pueda perdonar a nadie que matara a mis hijos ". (Extracto de su última declaración a la madre del bebé asesinado).
publicidad
Taichin Preyor
Taichin Preyor. Ejecutado el 27 de julio en la cárcel de Huntsville. Recibió la inyección letal por degollar a su proveedora de crack en San Antonio. En 2005, un jurado validó la tesis de que Preyor irrumpió en la madrugada del 26 de febrero del año anterior en el apartamento de Jami Tackett, la chica que solía venderle crack, droga a la que era adicto desde su adolescencia. Aunque los planes de Preyor eran entrar a robar, una vez ahí atacó al novio de la mujer, quien logró escapar en busca de ayuda, y luego apuñaló a Tackett y le cortó la garganta. Preyor argumentó hasta el último día de su vida que Tackett y su pareja lo atacaron y él se defendió.

Últimas Palabras: En primer lugar, me gustaría decir: "La justicia nunca ha avanzado quitando una vida" de Coretta Scott King. Por último, a mi esposa y mis hijos, los amo a todos desde siempre y por siempre. Eso es.
publicidad
Robert Pruett, ejecutado en Texas.
Robert Lynn Pruett. Ejecutado el 12 de octubre en la cárcel de Huntsville. Fue sentenciado por el apuñalamiento, en 2004, de un guardia de la prisión en la que cumplía con una condena de 99 años por haber sido cómplice de un asesinato cometido por su padre. Pruett sostuvo siempre que era inocente del crimen, aunque varios compañeros de prisión declararon en su contra. El guardia fue encontrado en un charco de sangre luego de ser apuñalado con una varilla de metal. Acababa de escribir un informe disciplinario sobre Pruett.

Últimas Palabras: "He hecho daño a muchas personas y muchas personas me han hecho daño a mí... "La vida no termina aquí, sigue para siempre. Tuve que aprender lecciones de la vida de una manera muy dura. Un día ya no habrá necesidad de hacerle daño a la gente. Buenas noches todos".
Foto: Texas Department of Criminal Justice via AP | Univision
publicidad
Rubén Ramírez Cárdenas fue sentenciado a la pena capital por la violació...
Rubén Cárdenas Ramírez. Ejecutado el 8 de noviembre en la cárcel de Huntsville. El reo, de origen mexicano, recibió la inyección letal tras ser encontrado culpable del secuestro, violación y asesinato en 1997 de su prima Mayra Laguna, de 16 años. Cárdenas confesó el crimen a las autoridades y, entre él y su cómplice, condujeron a los investigadores hasta el cuerpo de la víctima. Su abogada, Maurie Levin, sostenía que la confesión se obtuvo bajo coacción y que el reo era inocente. Con base en ese argumento pidió hasta el último momento que se realizaran nuevas pruebas de ADN a las uñas de la víctima. Los tribunales estadounidenses rechazaron la petició.

Últimas palabras: "No puedo ni quiero disculparme por un crimen que cometió otro, pero volveré por justicia. Pueden contar con ello".
Foto: Agencia AP/TDCJ | Univision