publicidad

Aplazan la deportación del salvadoreño que citó su religión para no ser expulsado de EEUU

Aplazan la deportación del salvadoreño que citó su religión para no ser expulsado de EEUU

Aunque no se basó en los argumentos religiosos, ICE otorgó 60 días más de estadía en Estados Unidos a Juan Rodríguez, mientras su familia intenta lo imposible por frenar permanentemente su deportación.

Conceden 60 días de extensión de estadía a un padre de familia salvadoreño que enfrenta una deportación Univision

HOUSTON, Texas. – Los esfuerzos de la familia y los abogados del salvadoreño Juan Rodríguez para frenar su deportación fueron recompensados.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) le otorgó al señor Rodríguez 60 días más de estadía en Estados Unidos. La decisión fue tomada luego de que un juez aceptó considerar una petición que el abogado Raed González sometió a nombre de Rodríguez para que se reabra un caso previo de asilo.

El caso de Rodríguez obtuvo atención nacional la semana pasada, cuando se supo que su familia hizo algo sin precedentes para frenar su deportación. Como parte de las opciones a las que recurrieron, su esposa e hijas presentaron una demanda fundamentada en razones religiosas para detener la deportación de Rodríguez, alegando que su familia no debe ser separada según los preceptos de su religión.

Los Rodríguez usaron el hecho de que son cristianos adventistas para pedir a una corte que detuviera la deportación de Juan, pues uno de los preceptos de esta religión establece que la familia debe permanecer unida. Con ese argumento, sus tres hijas y su esposa Celia buscaban convencer a un juez para que hiciera valer sus derechos constitucionales de libertad de culto.

La suspensión temporal de la deportación de Rodríguez no se basa en esa demanda, aclaró César Espinosa, director ejecutivo de la organización FIEL, pero ese caso podría ser considerado en el futuro.

publicidad

"Esta demanda está 'en espera' y será revisitada solo si le vuelven a poner una fecha de deportación al señor Rodríguez", aseguró el activista.

En este tiempo extra de estadía que le concedieron a Rodríguez, sus abogados podrán continuar con los trámites para reabrir su caso de asilo, que ya había sido rechazado sin prejuicio por un juez. Lo que quiere decir que el mismo caso puede ser considerado de nuevo.

Aunque los Rodríguez son una familia muy creyente y confían en que al final se hará la voluntad de Dios, y podrán estar juntos como familia, estaban muy angustiados y ansiosos por lo que pudiera pasar.

La decisión del juez les trae alivio y les da fuerzas para continuar con su lucha.

“Nuestra lucha no termina aquí. Este es un paso, pero estamos agradecidos porque tenemos 60 días más para seguir luchando… no podemos parar hasta que logremos encontrar una solución permanente para su caso”, dijo Karen Rodríguez, hija del inmigrante, en una conferencia de prensa organizada por FIEL.

La joven se mostró muy agradecida por todo el apoyo que su familia ha recibido de parte de los medios, los abogados, organizaciones proinmigrantes como FIEL y la comunidad.

“Vamos a seguir luchando hasta lograr algo (permanente) para que Papi no se tenga que ir en ningún momento”, dijo.

Por su parte el señor Rodríguez dijo estar muy contento por la oportunidad que le están dando. “Ante todo quiero darle gracias a Dios por tocar tantos corazones. No encuentro palabras de agradecimiento y me encuentro muy feliz de la oportunidad que me dan de seguir luchando al lado de mi familia”, dijo.

publicidad

David Medina, uno de los abogados que está asesorando a la familia, dijo que tener 60 días más de estadía es una “gran victoria para la familia”, porque les da más tiempo a ellos, como representantes legales, para trabajar en el caso.

"Esperamos continuar apoyando a la familia en este caso y seguiremos guiándolos en el proceso legal durante estos tiempos difíciles", dijo Espinosa al tiempo que agradeció a todos los que se han unido a esta causa.

Rodríguez debe presentarse a las oficinas locales de inmigración en Houston el lunes 26 de junio para recibir instrucciones sobre la estadía de 60 días que le concedieron.

Así inició el caso


Angustiosa batalla de un padre de familia a quien ICE le dio un ultimátum de deportación Univision

Juan Rodríguez, de 47 años de edad, ingresó a territorio estadounidense en 2001 pero fue arrestado por agentes de la Patrulla Fronteriza. Un juez le concedió una orden de salida voluntaria, que no fue cumplida, según Gregory Palmore, vocero para el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) en Houston.

“Como él no cumplió con lo acordado, la orden de salida voluntaria se convirtió en una orden final de remoción efectiva a partir de octubre 30 de 2002. Ha estado aquí con esa orden por más de 14 años”, agregó Palmore.

Rodríguez argumenta que ICE le permitió quedarse en EEUU bajo su “discreción procesal” y que se venía presentando ante las autoridades migratorias de manera regular, hasta que en el mes de febrero pasado le informaron que las reglas habían cambiado.

publicidad

Bajo la administración del presidente Donald Trump él se convirtió en prioridad para deportación y estuvo a punto de ser detenido el mismo día que se presentó a su última cita. Lo dejaron ir a casa luego de que le rogó al oficial que lo entrevistó que le permitiera quedarse algunos meses más para estar presente en la graduación de su hija. El agente accedió, pero le había fijado el día 29 de junio como fecha límite para que abandonara el país.

Vea También:

Deportados de la era Trump: los rostros detrás de las cifras (FOTOS)
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad