publicidad
Author Erica Jong wrote 'Fear of Flying,'

El máximo tabú

El máximo tabú

Sobre la sexualidad de las mujeres mayores y otros tabúes gira la última novela Erica Jong.

Author Erica Jong wrote 'Fear of Flying,'
Author Erica Jong wrote 'Fear of Flying,'

Por Milagros Belgrano


Hace unos años, Helen Mirren se quejaba de que en Hollywood, las actrices mayores eran retratadas como "abuelitas sin sexo", mientras que actores como Jack Nicholson o Sean Connery obtenían papeles de mujeriegos aún bien entrados en los 70.

La polémica se apagó poco después y la situación no parece haber cambiado. Hizo falta que Erica Jong recogiera el guante para que la sexualidad de las mujeres de 60 volviera a estar en el candelero, de la literatura al menos.

La escritora, que en 1973 sacudió a millones de lectoras con su libro Fear of Flying, presentó hace un par de meses su última novela: Fear of Dying (St. Martin´s Press). Con título similar a su obra de culto, la escritora repite una fórmula que en el pasado le valió 27 millones de copias vendidas: el miedo como freno a la libertad y la antipatía por los tabúes, en especial los referidos a la sexualidad. También revisa temas incómodos y dolorosos como la vejez, la decadencia física y la muerte.

Con una diferencia de pocos meses, la sexagenaria Vanessa Wonderman, uno de los alter egos de Jong, sufre la pérdida de su padre, ya muy achacoso y sin ganas de vivir, y la de su madre, postrada en cama hasta sus últimos días. También pierde a su perrita y, para colmo, su marido de 80 sufre un aneurisma. Agobiada por tanta muerte y una disfunción sexual de su convaleciente esposo, la protagonista busca la vida a través del sexo con extraños: se inscribe en Zipless –un guiño al emblemático mantra que Jong acuñó en los 70, el "zipless fuck"-, una suerte de Tinder que le vale muchos mensajes, pero poca acción en la cama.

Author Erica Jong wrote 'Fear of Flying,' her first book, 40 years ago
La autora Erica Jong escribió su primer libro hace 40 años.

Sin entrar en la psicología barata del Eros y Tánatos, la autora admite ante sus lectores sus dudas ante una eventual infidelidad y comparte sus experiencias en la web 2.0. Hay un poco de tragicomedia por allí, pero también la tristeza de ver a sus padres que se hacen pipí en la cama, ya entregados a una muerte que tarda en llegar. Por momentos, Jong se pierde en reflexiones autobiográficas que parecen más un apunte rápido destinado a las redes sociales que a un libro. Sin embargo, la autora regala a sus seguidoras un relato auténtico que puede funcionar para aquellas que atraviesan la enfermedad o el duelo por los padres. Y a las que, agobiadas por la rutina o la vejez de sus cónyuges, buscan el sexo fuera del matrimonio; incluso las de más de 60 años. Porque, para Jong, la vida íntima después de esa edad es el máximo tabú. En una reciente entrevista del periódico británico Daily Mail, la autora declaraba: "Me parece tan extraño que tengamos matrimonio gay, adopción gay, alquiler de vientres para gays... Tenemos estas tremendas libertades, pero ¿las mujeres de 60 siguen sin poder ser tocadas?”.

Relacionado
Ilustración mujer
¿Mujeres sumisas? ¡La rebelión de las musas!
"Tú me admiras porque callo y miro al cielo”, cantaba el grupo Mocedades.
publicidad
publicidad
‘La Candy’ recomendó a las parejas reinventarse, hacer siempre algo diferente y explorar el cuerpo.
El equipo de investigación de Univision Chicago visitó de manera encubierta varios salones de masajes en el norte y sur de la ciudad, en los que la mayoría de mujeres accedieron a peticiones sexuales por al menos 50 dólares.
La doctora Myriam Balbela explica que no en todos los casos es así ya que siempre es uno de los dos el que está más interesado e intenta vender la idea de la mejor manera a su pareja. Para quienes buscan estímulos externos, la experta aconseja ser honestos consigo mismos y tener clara la libertad que está teniendo su compañero(a) sentimental.
La sexóloga Myriam Balbela menciona que ante un especialista las personas suelen compartir un número menor de parejas con las que sostuvo relaciones sexuales. Si se rebasa el promedio de 12, se trataría de una persona emocionalmente inestable o que “le hace un reto al abandono”, según la especialista.
publicidad