publicidad
Ilustración mujer

¿Mujeres sumisas? ¡La rebelión de las musas!

¿Mujeres sumisas? ¡La rebelión de las musas!

"Tú me admiras porque callo y miro al cielo”, cantaba el grupo Mocedades.

Ilustración mujer
Ilustración mujer

Por Alejandra G. Macchia


Antecedentes culposos

Octavio Paz hacía sesudos ensayos sobre poética y La India. Jaime Sabines, que era un poeta del pueblo, hablaba de amor, de putas y de juventud por contagio. Uno de los poemas más célebres de Sabines comienza así: “Los amorosos callan. El amor es el silencio más fino”.

Queda claro que las musas obran milagros a la hora de idealizar el amor. Y qué bueno, pues ¿qué sería del arte y la poesía si las cosas se retrataran siempre tal cual son? Si en vez de decir que los amorosos callan, se partieran la cara y se descocieran en insultos cotidianamente por una lucha sin tregua contra sus respectivos egos.


Himnos a la sumisión

También existen canciones ochenteras donde las intérpretes se rasgan las vestiduras asumiendo una sumisión estúpida, como esa que hicieran famosa el grupo Mocedades en la que el estribillo reza: “Tú me admiras porque callo y miro al cielo”.

No imagino que en pleno siglo XXI, en donde los hits del momento son reguetones que ensalzan la promiscuidad y la calentura femenina, existan mujeres que se encierren a padecer sus penas poniendo rolas como la de Mocedades. Las chicas modernas no callan y miran al cielo, más bien si descubren que la ropa del novio “huele a leña de otro hogar”, van y se meten al primer bar que encuentren para reventarse y agarrar un amante de ocasión que les deje la ropa oliendo a otro tipo de material ígneo que emerge del cuerpo después de echarse una buena sesión de perreo intenso.

People dance reggaeton in a disco in Medellin
Perreo intenso.


La rebelión de las musas

Gracias a que la tecnología nos ha acercado, hoy en día la mujer no espera que se dé el conocimiento cuerpo a cuerpo con el prospecto que conoció en pantalla. Poco se utiliza aquel viejo ritual de la carta amorosa y el escarceo puntual. Ahora las cosas son más rápidas y sencillas. Con un meme lleno de lugares comunes el galán imperfecto puede estrujar el corazón de la chava que no conoce otra manera de coqueteo más que los post de Facebook.

Las musas del Olimpo han sido olvidadas por la juventud salvaje que busca llegar al corazón de la pretendida con un simple “copy-paste” de algún verso espantoso de Arjona o el corito ñoño de una canción de Camila.


Ilustración mujer sexy
Musas rebeldes.


Por una libertad rayana en lo grotesco

Ha costado mucho sudor, sangre y lágrimas para que la mujer obtenga las mismas libertades del hombre. Los primeros pasos, sin duda, lo dieron las damas que se pusieron pantalones de mezclilla y le subieron el dobladillo de sus faldas por arriba de las rodillas. Todo en aras de la igualdad. Todo para poder salir a la calle y exigir los mismos derechos que tenía el hombre para votar, fumar, beber, trabajar, y ganarse la vida como mejor les diera en gana.

Es el sexo, y no el dinero, lo que hace que la tierra gire sin despeñarse al vacío. La libertad sexual de las mujeres ha venido a poner en jaque a todos aquellos que todavía, en sus sueños de opio, piensan que se puede vivir en paz bajo un sistema patriarcal.

Así pues, cada día las jóvenes van despertando a una realidad prometedora, pero no por ello menos desafiante: la de una entera libertad sensual. Y digo sensual, ya que la sexualidad es algo que se trae de nacimiento. Tú tienes un pene, yo una vagina. Tu sexo es masculino y el mío es femenino.

publicidad

El legítimo derecho de ejercer una sensualidad libre también ha desbordado el caudal del desenfrene. Qué bueno que la tradición de bajar la cabeza cuando el marido ordenaba algo vaya quedando en el pasado. Lo que no hay que olvidar nunca es que existen ciertas recetas (si les pudiéramos llamar así) para no convertirnos en seres predecibles y sin misterio.

Abrir las piernas cuando nos plazca es uno de los beneficios que nos trajo la lenta, pero inminente, liberación femenina. Sólo es necesario reconocer que agacharse para perrear sabroso a la primera no es garantía de que en un futuro se viva exenta de entrar en la dinámica de la mujer agachona. Esas que callan y miran al cielo porque se quedaron con el primer patán que les “paró el Taxi” en una fiesta de reguetón y que con el tiempo se convierten en las herederas de las viejitas de Mocedades.

Relacionado
Mujer
En busca del orgasmo perdido
Hay que tener presente que el clímax no es el único fin de una relación sexual
publicidad
publicidad
Nos encontramos al guapo cubano en la ciudad de Los Ángeles y nos contó lo último de sus proyectos y cómo anda su corazón.
Según Chiquis el corto noviazgo terminó de una manera amigable, pero al parecer la cuenta de Instagram de Lorenzo sugiere que su amor por ella sigue firme.
El doctor Juan habló sobre algunas de las alergias más extrañas que jamás imaginaste que podrían existir, como al vino, a la cerveza y a ducharse.
Aureliano Salgado también le cuenta sobre las fuertes declaraciones del hijo de Eduardo Yáñez, quien manifestó en redes sociales que su padre es drogadicto, racista y abusador de mujeres.
publicidad