publicidad

El diseño oaxaqueño vs Isabel Marant

El diseño oaxaqueño vs Isabel Marant

Tras la sospecha de plagio por la diseñadora Isabel Marant, comunidades oaxaqueñas exigen respeto hacia sus diseños y bordados tradicionales.

Corrió en internet el rumor de una pelea entre la diseñadora francesa y...

Por  Mónica Ocampo  
 
 
No importa si se trata de un plagio, inspiración o coincidencia, las grandes marcas internacionales deberían entender que los diseños de los pueblos indígenas forman parte de un patrimonio cultural que se debe reconocer y proteger a nivel internacional. 
 
El caso que protagonizó la diseñadora francesa Isabel Marant, a quien el pueblo Santa María Tlahuitoltepec, en Oaxaca, México, acusó de plagiar el diseño de una blusa de su colección É toile primavera-verano 2015, le dejó una gran tarea a las autoridades mexicanas: proteger la propiedad intelectual de las comunidades indígenas.

 
Adelfo Regino Montes, secretario de Asuntos Indígenas, advirtió que el gobierno oaxaqueño tiene el compromiso de impulsar todas las medidas necesarias para que los derechos de autor de cada comunidad sean reconocidos y garantizados en las leyes nacionales e internacionales. “Se requiere un grupo de trabajo intergubernamental dedicado a mantener, controlar, proteger y desarrollar las expresiones culturales indígenas en el marco de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI)”, explicó en entrevista telefónica.  
 
 
Vea también: El altruismo está de moda
 
 
Aunque se desmintió que el ayuntamiento de Tlahuitoltepec hubiera recibido un requerimiento por parte de la marca francesa para prohibir a la comunidad indígena la reproducción y venta de dicha prenda, Regino Montes aseguró que el tema es motivo de reflexión y de mucha preocupación.  

publicidad


 
“Nosotros sólo queremos pedirle a las empresas que respeten la integridad de los diseños. Que respeten la propiedad intelectual de los pueblos indígenas con relación a su patrimonio cultural. Son diseños tradicionales, así que solicitamos se abstengan de realizar cualquier acto privado de carácter comercial con relación a esos diseños”, señaló.
 
Mientras no se entienda que se debe proteger el conocimiento, expresiones, tradiciones y manifestaciones de los pueblos indígenas mexicanos, cualquier empresa pública, privada, nacional e internacional con fines de lucro se apropiará de todos esos elementos. 
 
 
No es marca, sino una identidad 
 
"El pueblo de Tlahuitoltepec se distingue por la solemnidad hacia sus costumbres, el respeto a la naturaleza, el amor a sus tradiciones en su música, vestimenta y su lengua. Es un pueblo que tiene voz de manera respetuosa", comentó Erasmo Hernández, alcalde de dicha región del estado oaxaqueño. 
 
Las figuras hacen referencia al equilibrio de la lengua, una forma de relacionarse con el mundo, recrea lo cotidiano, preside lo colectivo, es en términos generales una prenda de identidad.
 
Aunque no han definido si emprenderán acciones legales en contra de la diseñadora francesa por el plagio, Hernández resaltó la importancia de diseñar un mecanismo jurídico para impugnar y pedir respeto, “es parte de nuestra raíz. Es toda una expresión en las formas de vida. Ahí está plasmado todo como pueblo, así que las autoridades deben apoyarnos”, sostuvo. 

publicidad


 
 

Erroneous informations are circulating over the internet. Isabel Marant formaly denies owning any patent to the Santa...

Posted by ISABEL MARANT on viernes, 20 de noviembre de 2015

 
 
 
Aunque Isabel Marant ya se deslindó de los rumores, el tema, más que el plagio o la demanda, es el respeto a las tradiciones textiles del pueblo oaxaqueño.
 
 
Explotación de las marcas 
 
La diseñadora especializada en textiles del estado de Oaxaca en el suroeste mexicano, Silvia Suárez, asegura que después de 15 años de trabajo aprendió el modo de vida de cada comunidad, pues cada región es diferente al igual que los procesos de elaboración, “el respeto es fundamental para crear una fusión que lleve las raíces de su cultura sin romper el valor de los textiles. El diseño de las piezas pasa a segundo plano porque la importancia es el trabajo de los artesanos”, dice.

publicidad


 
Silvia, quien nació en Argentina, pero fue criada desde los seis años en Oaxaca, asegura que las grandes marcas no les interesa el bien común; sólo saben que los textiles tienen un gran llamativo para la producción masiva y ganar mucho dinero: “Pagan sueldos miserables en maquilas en donde no existe un trato humano y las piezas que reproducen se venden a precios altísimos. Saben que la gente busca precio al comprar y no les interesa dar a conocer de dónde sale su inspiración. El tiempo para explicarlo es un lujo que algunas marcas no se pueden dar”.
 
Desde su experiencia, Silvia explica la importancia de la sinceridad y la honestidad para realizar un trabajo conjunto, sin embargo, admite que hace falta mayor promoción, que se dé a conocer el proceso de elaboración, el cual, es muy diferente a la moda que la mayoría de la gente está acostumbrada, “nuestros procesos son más lentos ya que son hechos a mano. El valor en las piezas radica en la iconografía de cada una de las regiones y de las técnicas textiles. Es un mundo maravilloso que debe ser promocionado y difundido. Lleva historias mágicas en las manos que producen los diseños con textiles tradicionales”, finalizó. 

publicidad
publicidad
La exreina de belleza compartió por redes sociales todos su día de cumpleaños desde Los Ángeles.
En el mes de la herencia hispana, más de 50 alumnos de diferentes secundarias de Illinois tuvieron la oportunidad de asistir a un foro que los acercó a las carreras de ciencia, tecnología, ingeniera, matemáticas y la moda. Los jóvenes hicieron diseños que serán usados en prendas de vestir y que incorporarán tecnología de iluminación solar LED.
Detectives de la policía de Miami-Dade informaron que una mujer, de 29 años de edad, se habría quitado la vida después de balear a sus hijos, una infanta de 8 y un bebé de 1. El padre de los menores llegó a la residencia en Homestead hacia el mediodía de este viernes y al parecer encontró los cuerpos.
Informes preliminares de las autoridades indican que la madre, de 29 años de edad, al parecer acabó con las vidas de su hija y de su bebé en una residencia de Homestead, ciudad en el Condado de Miami-Dade. El padre de los menores, quien estaría divorciado de la supuesta responsable, descubrió la escena. Una maestra llegó a la residencia de la familia después de que de la infanta no asistió a la escuela.
publicidad