publicidad

¿Cómo era el amor antes de Tinder?

¿Cómo era el amor antes de Tinder?

Aunque pareciera que Tinder es el precursor, antes había muchas maneras virtuales para ligar. Estas son algunas (y siguen vigentes).

Online Dating

Por Ana C. Alanís

Me había graduado hacía escasos dos meses de la carrera de Literatura y había tomado un vuelo a tierras lejanas —con quien en ese entonces era mi compañera de fiestas— para respirar aires que no tuvieran nada que ver con las soporíferas clases de siete de la mañana. Tenía unas ganas tremendas de explorar el mundo con mi radar especial para localizar solteros. Sí, ése, el que Shakira usaba con orgullo en el video de Loba, su éxito del 2009: mucho culo, mucho pelo alborotado y un acento extranjero que levantaba hasta el polvo.
La cosa empezó más o menos así: 
—Can ai jab a tequila chot, plis? —Yo, hablándole al cantinero en un bar.

—Honey, if you say it again I’ll give you two. For free.

No sé a qué grado mi pronunciación jugó con la mente de ese hombre, pero a la mañana siguiente abrí mi bolsa y encontré, intactos, los 100 dólares que había destinado a la salida de la noche anterior. Encontré, también, además de mi labial y mi licencia de conducir, un portavasos de cartón con una nota en la parte de atrás: “Hope your head’s okay, Rachel. I sent you an ASW invite. Randy”.

—Ah, la infalibilidad del acento foráneo en un bar repleto de locales —me dijo Lara, mi compañera.

—¿No te parece una manera muy bella de por fin empezar a vivir? —le pregunté.

publicidad

Nació Raquel

En esa mi primera noche fuera de casa nació Raquel, mi álter ego. Nacieron también mis ganas de decirle que sí a todo lo que me llamara la atención, siempre y cuando antepusiera mi seguridad. Las palabras que me dijo mi madre antes de partir resonaban en mi cabeza con más frecuencia de lo que me hubiera gustado: “Y si te cortan en pedacitos abajo de un puente, te meten en una bolsa de plástico y te avientan al río, ¿qué?”. 

Gracias a Randy empecé a usar ASW (A Small World por sus siglas en inglés: una red social a la que se tenía acceso por invitación). Salí con él durante un mes, más o menos; algunas veces iba a verlo al bar y otras me invitaba al cine, a su casa, a tomar algo. A la décima vez que me vi sentada junto a él, tomados de la mano, haciendo vida de pareja, me invadió un aburrimiento inenarrable: fingí una llamada de vida o muerte, salí de su casa como si estuviera corriendo un maratón y nunca más volví a verlo.

Match.com, el papá de Tinder

Por medio de ASW también conocí a un español con el que tuve un amorío muy extraño y que me desencantó por completo el día en que se puso de rodillas en un Starbucks y me llamó “mamá”.

Después le di una oportunidad a Match.com, el que podríamos catalogar como el papá de Tinder. Basta decir que la única cita que se gestó a través de ese servicio terminó con el tipo quitándose la camiseta en un restaurante para enseñarme sus abdomen: “Ab-Cuts, Rachel. They really work and they’re like twenty bucks or something. Ab-Cuts. You should write this down”

También me inscribí a OkCupid, me tocó ver un par de penes en Chatroulette y en una ocasión fui víctima del speed dating. Me animé a ir a una de esas reuniones en donde te sientas frente a una persona durante cinco minutos y al sonido de una campana otra persona ocupa su lugar. Van rotando, pues. Digamos que el hecho de conocer a diez hombres en cincuenta minutos hace que las probabilidades de encontrar a alguien con quien verdaderamente tengas algo en común crezcan. Sin embargo, mi sesión de speed dating fue algo diferente: al llegar al lugar —una especie de bodega oscura llena de floreros polvorientos con flores artificiales sobre las mesas— me pidieron que tomara mi sitio en el grupo de Art & Poetry. Les rogué que me pasaran al grupo de los trajeados, de los tatuados, de los que venían con sus mascotas, incluso, pero como yo incluí poetry en mis intereses, terminé escuchando más de treinta poemas de señores que me doblaban la edad en tan solo una hora. 

publicidad

Es mejor sin buscar

Historias como éstas tengo varias más. Sin embargo, a mi verdadero amor —con quien hoy comparto el lecho nupcial— lo conocí como a Randy, en un evento social, por casualidad, sin estar buscándolo. Eso sí, lista para empezar una relación seria y con mi radar para localizar solteros encendido: sin olvidar el culo, el pelo alborotado y, debajo de esa melena, un cartucho de conversaciones selectas.

A él, a mi marido, lo conocí justo cuando Tinder empezaba, así que no tuve la oportunidad de agarrarle el gusto, o disgusto, a la aplicación. Con Snapchat me sucede algo curioso porque, a pesar de que su fuerte hoy en día son las millones de historias que se cuentan por segundo, yo lo uso exclusivamente para sextear (bien dicen que hay que mantener la llama del matrimonio encendida). En Periscope hice sólo una transmisión y la corté abruptamente cuando me percaté del número de personas que empezaron a verme en vivo (pánico escénico, le llaman).

A grandes rasgos creo que mis métodos de dating fueron divertidos: fallidos, pero interesantes, sin duda. No puedo esperar a que el próximo año salga la nueva plataforma que declarará el futuro de las redes sociales, de las relaciones humanas. Porque, hay que admitirlo, al día de hoy, es difícil que exista una sin la otra.


publicidad
publicidad
La cita es el domingo 29 de octubre en el parque Steele Indian School a partir del medio dia y hasta las 6 de la tarde. ¡No te lo pudes perder!
Donald Trump habló de declarar emergencia nacional la próxima semana por el abuso de opioides, medida que prometió hace 68 días. Desde entonces han muerto por sobredosis cerca de 9,000 personas. En Estados Unidos hay al menos 140 fallecimientos al día por consumo excesivo de la sustancia.
La asambleísta Christina García, quien forma parte a la campaña contra el acoso sexual en el trabajo y promueve la página wesaidenough.com, dijo sobre la medida en los centros educativos que es una manera de cambiar la cultura de la siguiente generación. El Departamento de Salud del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles informa que se enfocan en el desarrollo de la empatía.
Fumar, la mala alimentación, la contaminación del aire y la falta de ejercicio físico son los principales factores que causan enfermedades cardiovasculares. Expertos recomiendan contar con un buen número de horas de sueño para evitar estos problemas de salud.
publicidad