publicidad
Inmigrante trans detenida

Inmigrantes transgénero denuncian que el Centro de Detención de Santa Ana es un "infierno"

Inmigrantes transgénero denuncian que el Centro de Detención de Santa Ana es un "infierno"

Un grupo de internas describe los desafíos que enfrenta para recibir hormonas y las exhaustivas inspecciones corporales a las que son sometidas.

Inmigrante trans detenida
Inmigrante trans detenida

Por Norma Ribeiro, Univision Investiga

Para las mujeres transgénero bajo custodia de ICE, la simple visita de su abogado puede significar una experiencia denigrante. Cada vez que esto ocurre deben desnudarse frente a los guardias, que muchas veces son del sexo masculino, en la cárcel de Santa Ana, con la finalidad de salir y entrar del área donde se encuentran segregadas del resto de la población de detenidos. Pero ésa es solo una de las humillaciones que dicen sufrir a diario.

"Regularmente lo hacen los hombres (las inspecciones corporales) y yo considero que es una falta de respeto hacia nosotras y una burla y desacato a nuestros derechos", nos dijo Rita, una de las detenidas con quien conversamos. Los voceros de ICE nos confirmaron que actualmente no garantizan que este tipo de requisas se acomoden a la voluntad del inmigrante.

Inmigrantes transexuales denuncian maltrato en CA /Univision


"Por falta de tiempo, los oficiales a veces no pueden esperar por agentes del género que solicita el detenido (a) para la requisa. Adicionalmente hay situaciones en las que oficiales del género que el detenido prefiere no están disponibles. Pero siempre que es posible, ICE provee en las requisas de oficiales del género que solicita el detenido", dijo Virginia Kice, vocera de ICE.

Escucha parte de las denuncias de Rita aquí:


El estado de California alberga a la mayoría de las personas transgénero recluidas en centros migratorios: 36 de ellas permanecen en un área de la cárcel de Santa Ana y otras 20 más en diversos centros de detención del país, según cifras oficiales divulgadas a Univision. A pesar de que en junio pasado las autoridades del Departamento de Seguridad Interna dieron a conocer reglas adicionales sobre cómo tratar a esta comunidad, el centro de detención más importante para esta población, la cárcel de Santa Ana, aún no ha puesto en marcha el llamado "Contrato de modificación para el trato de las personas transgénero".

"En lugar de ser un centro de detención, esto es una cárcel. Nos metieron a la cárcel y no tenemos derechos", es la contundente frase que escuchamos al otro lado del teléfono, al consultar con su consentimiento a 5 de las transgénero detenidas en Santa Ana. Rita, quien lleva 3 años bajo custodia de ICE (Control de Inmigración y Aduanas), no titubea a la hora de cuestionar el trato que ha recibido. Huyeron a Estados Unidos en busca de la libertad, pero terminaron pagando el intento de cumplir "el sueño americano" en una cárcel de inmigración.

publicidad

"Esto es un infierno", afirma otra de las internas que se hace llamar Claudia, al tiempo que califica el trato que reciben como "inhumano".

Transición en espera

Las supuestas trabas que enfrentan al momento de solicitar y recibir la terapia de hormonas es otra de sus quejas más frecuentes. Aunque nacieron bajo el sexo masculino, están en camino de una transformación para sentirse física y psicológicamente como la mujer que siempre soñaron ser. La terapia de hormonas femeninas consiste en una combinación de medicamentos que las ayuda a lograrlo, y según las propias reglas de ICE las personas transgénero bajo su cuidado deben obligatoriamente recibir este tratamiento, si lo recibían antes de estar detenidas. La normativa también especifica que tras una evaluación médica, se determinará si una inmigrante transgénero puede comenzar la terapia hormonal estando bajo custodia de ICE, en el caso de que previamente no haya estado en un tratamiento.

Inmigrantes transexuales piden justicia en California /Univision


Pero el testimonio de las internas parece no coincidir con esta norma. Nos explicaron que solicitar los medicamentos puede convertirse en un largo calvario. "Duré dos meses (solicitándolo) y nunca recibí mi tratamiento de hormonas", cuenta Claudia, quien también expresó que al haberse hormonizado desde los 10 años, pasó por un amargo proceso en Santa Ana en el que le "crecía el pelo facial y amanecía con erecciones...Esto no era normal para mí porque siempre he estado con hormonas", agregó. Claudia asegura que ésto le ha provocado daños psicológicos.

Escucha el testimonio de Claudia aquí:


"Yo le dije (a ICE) que si no me daban hormona que iba a demandar y no me han contestado", afirmó otra de las inmigrantes de origen salvadoreño, quien nos explicó lo que ha experimentado por la falta de hormonas: "Se siente feo porque el cuerpo se acostumbra el efecto en estado de ánimo, me siento melancólica, me he llenado de acné", señaló.

La historia de Christina

Christina, cuyo nombre legal es Christian Samuel López, es una transgénero peruana que lleva un año y 8 meses en detención migratoria. Ella padece una enfermedad en el hígado y desde el 2014 ha introducido peticiones para que su padecimiento sea controlado. Y aunque fue examinada por un médico especialista contratado por ICE, quien le recomendó tomar unos medicamentos por 90 días para su hígado, hasta el momento no se lo han suministrado. Al contactar a ICE sobre su caso, nos informaron que la enfermedad que padece no presenta síntomas por el momento, y que decidieron no darle el tratamiento, para evitar los complicados efectos secundarios de los medicamentos.

publicidad

"Me siento mal, me dan ganas de vomitar, de regresar la comida", nos dijo Chistina, quien también asegura tener problemas con su visión. Aunque esta inmigrante autorizó a Univision a revisar su historial clínico, los representantes de ICE nos dijeron que por tratarse de un documento de más de 500 páginas no era posible enviárnoslo.

Escucha el testimonio de Christina aquí:


"Supuestamente tienen que darte servicios médicos pero la realidad es que los niegan o dicen que no tienen personal disponible. No nos están atendiendo las necesidades (en los centros de detención)", advierte la activista Jennicet Gutiérrez, miembro de la organización "Familia -Trans Queer Liberation Movement", quien también asegura que 1 de cada 5 mujeres transgénero ha sido víctima de abuso o ataques de carácter sexual en los centros migratorios, otro de los factores que según ella, las convierte en detenidas altamente susceptibles, al cuidado de ICE.

Para el activista Jorge Gutiérrez de "Familia -Trans Queer Liberation Movement", una salida podría ser la aprobación de protecciones legales para la población transgénero y transexual que llega a Estados Unidos, en busca de un mejor futuro." Poder pasar una ley o una póliza que los ampare por ser muy vulnerables", apunta.

publicidad

Parte de estas denuncias fueron presentadas por Univision a los voceros de ICE, y con respecto a la calidad del cuidado médico que reciben las internas transexuales, nos enviaron el siguiente comunicado:

"Hay un doctor que funge como el director médico de la cárcel de Santa Ana, que examina pacientes una vez a la semana en la prisión. Adicionalmente hay enfermeras y asistentes médicos que a diario están a cargo de proveer servicios médicos a las detenidas transexuales y transgénero", dijo Kice, la vocera de ICE.

ICE confirmó que está en negociaciones con el personal de la cárcel de Santa Ana, para implementar el "Contrato de modificación para el trato de las personas transgénero", pero por el momento no desean especular sobre el tiempo que tomará llegar a un acuerdo, en el caso de que se logre dicho convenio. Cabe destacar que las autoridades de Control de Inmigración y Aduanas mantienen un contrato con la cárcel local de la ciudad de Santa Ana para albergar a detenidos con ofensas migratorias. Los oficiales de esta prisión son los encargados del cuidado diario de los internos, aunque existen agentes de ICE que supervisan las operaciones.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad