publicidad
El bebé Charlie Gard.

Bebé británico que quieren desconectar de un respirador será evaluado por un médico de EEUU

Bebé británico que quieren desconectar de un respirador será evaluado por un médico de EEUU

La batalla legal entre los padres de Charlie Gard y la justicia de Reino Unido sigue adelante luego de que un juez determinara que puede ser evaluado por un neurólogo conocido por una terapia experimental que podría ayudar al infante.

Bebé británico al que un juez ordenó desconectar no podrá viajar a EEUU Univision

Un juez en Reino Unido indicó este viernes que el bebé Charlie Gard, de apenas 11 meses de edad y con una rara enfermedad terminal que lo mantiene conectado a un respirador, puede ser evaluado por un médico de EEUU, lo que viene a ser un nuevo paso en la larga batalla legal de sus padres para mantenerlo con vida.

El infante será examinado la semana que viene en Londres por el doctor Michio Hirano, un neurólogo del Centro Médico de la Universidad de Columbia en Nueva York. El doctor es conocido por desarrollar una terapia experimental que ha sido usada en al menos un paciente estadounidense con una enfermedad mitocondrial parecida a la de Gard, pero menos severa.

publicidad

El bebé nació en agosto del año pasado con una condición genética extraña que le ha causado daños cerebrales y le dificulta respirar por sí mismo. Sus padres trataron de llevarlo a Estados Unidos para un tratamiento experimental, pero ese esfuerzo fue bloqueado por la justicia, que en sucesivos fallos determinó que las posibilidades de recuperación del niño son mínimas y que por ello debe ser desconectado.

La historia de Charlie ha captado la atención de todo el mundo porque sus padres, Chris Gard y Connie Yates, han luchado para mantenerlo con vida a pesar de las decisiones judiciales.

Relacionado
Juez de Reino Unido ordena desconectar a un bebé de ocho meses sin la au...
Este bebé debía ser desconectado hoy, pero el hospital ha dado más tiempo a los padres para despedirlo

El caso fue llevado al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que se negó a escuchar el tema la semana pasada al confirmar las sentencias judiciales anteriores que señalaron que se trata de un caso terminal, que la terapia no le ayudaría y que "el mejor interés" del bebé era "evitar más sufrimiento" al retirar el apoyo vital.

El jueves el doctor Hirano dijo al juez británico Nicholas Francis que la radiografía cerebral que se le hizo al bebé no indica necesariamente un daño estructural en el cerebro. Agregó que había la posibilidad de una mejora significativa de su condición clínica entre un 11% y un 56% en funciones musculares con el tratamiento propuesto.

Hirano también dijo que mantener a Charlie Gard conectado al ventilador no le causará daño porque no parece estar experimentando dolor significativo.

publicidad

Sin embargo, el Hospital The Great Ormond Street donde está internado el bebé indicó a la corte que su opinión sigue siendo la misma, que cada opción de tratamiento médico ha sido explorada y que cualquier tratamiento experimental no tiene justificación.

Una vez que el médico estadounidense examine al bebé y mantenga reuniones con los médicos y enfermeras que lo han cuidado, dará un informe al juez, que en última instancia emitirá una decisión final, tentativamente el próximo 25 de julio.

En esta foto sin fecha se ve a Chris Gard y Connie Yates con su hijo Cha...
En esta foto sin fecha se ve a Chris Gard y Connie Yates con su hijo Charlie Gard en el hospital Great Ormond Street Hospital, en Londres. Gard sufre de una rara enfermedad genética y no puede respirar sin asistencia. Su caso, para recibir un tratamiento en EEUU llegó hasta la Corte Europea de Derechos Humanos. El presidente Trump se ofreció a ayudar, el 3 de julio de 2017. (Familia de Charlie Gard via AP)


La tensión sobre el caso aumentó la semana pasada después de que los padres de Charlie aparecieran en video diciendo entre lágrimas que los médicos estaban planeando desconectar a Charlie para cumplir con los fallos de la justicia.

Más tarde dijeron que el hospital decidió posponer esa decisión. Desde entonces se encendió aún más el debate sobre la vida y la muerte del niño.

El ministro británico de Relaciones Exteriores, Boris Johnson, dijo que apoyaba las decisiones de los tribunales y que quitarle el soporte vital iba "de acuerdo con los mejores intereses de Charlie".

El Papa desde Twitter aseguró que "defender la vida humana, sobre todo cuando está afectada por la enfermedad, es un deber de amor que Dios confía a todos".

El poder de la última foto de un hijo
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad