publicidad

Obama firma reforma de ley educativa que devuelve poder a los estados

Obama firma reforma de ley educativa que devuelve poder a los estados

La ley "Every Student Succeeds" restaura la autoridad de los estados y los distritos sobre las escuelas

Obama devuelve a los estados el poder sobre la educación Univision

El presidente Barack Obama firmó este jueves la nueva ley educativa que reemplazará a la denominada  No Child Left Behind (Que ningún niño quede rezagado), y que cambiará la manera en que las escuelas rinden cuentas, las evaluaciones de los maestros y los programas para mejorar el desempeño de las escuelas más rezagadas.

La nueva ley, Every Student Succeeds (Que cada estudiante tenga éxito), le devuelve la autoridad a los estados y los distritos locales sobre el desempeño de las escuelas, tras 14 años de estricto control federal bajo No Child Left Behind.


"La predecesora de esta ley propició estándares altos, que se definieran responsabilidades, que se ayudara a cerrar la brecha académica así como asegurar que cada estudiante no solo aprendiera ‘algo’", mencionó Obama como parte de su mensaje previo a plasmar su firma en la nueva regulación.

"Pero en la práctica, (No Child Left Behind) usualmente se quedaba corta. No siempre consideraba las necesidades específicas de cada comunidad, condujo a demasiado tiempo para pruebas en el salón de clases, a menudo forzaba a las escuelas y a los distritos a reformas que no siempre producían los resultados que queríamos ver", agregó.

No Child Left Behind es la principal ley de ayuda a los estudiantes en desventaja en las escuelas públicas, y cuando fue aprobada en 2002, bajo la administración de George W. Bush, estableció nuevos estándares para los estudiantes, profesores y escuelas, e incrementó el dinero destinado a la educación para cumplir con las nuevas obligaciones.

Pero durante años cientos de directores escolares, maestros y padres se quejaron de la cantidad de exámenes estandarizados innecesarios y redundantes que requería la ley, y que incentivaban a los maestros a enseñar sólo para poder aprobar las pruebas.

publicidad

La nueva ley, sin embargo, mantiene una característica clave de No Child Left Behind: exámenes de lectura y matemáticas en todo el estado, de tercero a octavo grado, por mandato federal, así como una prueba semejante en la secundaria. 

Sin embargo, alentaría a los estados a limitar el tiempo que los estudiantes pasan tomando exámenes, y disminuiría los altos riesgos asociados con estos exámenes para las escuelas de bajo rendimiento.

La medida limitaría sustancialmente el papel del gobierno federal en esta área, al impedir que el Departamento de Educación le diga a los estados y distritos locales cómo evaluar el desempeño de las escuelas y los maestros.

Hubo un fuerte apoyo bipartidista para el proyecto de ley, el cual había sido aprobado por los gobernadores del país, los sindicatos de maestros, funcionarios escolares y administradores.

El senador republicano de Tennessee, Lamar Alexander, quien encabeza el comité de educación del Senado, lo llamó un "regalo de Navidad" para los 50 millones de niños en todo el país.

publicidad

Alexander, un exsecretario de educación de Estados Unidos, fue el autor principal del proyecto de ley junto con la senadora demócrata de Washington, Patty Murray, y en la Cámara de Representantes, el jefe del comité de educación, el republicano John Kline, de Minneápolis, y el demócrata Bobby Scott, de Virginia.

Obama enfatizó que se ha hecho buen trabajo para incrementar la tasa de graduación de los estudiantes, que el número de desertores escolares se ha disminuido, que se están tomando acciones con las escuelas denominadas ‘fábricas de fracaso’, que se están entrenando a miles de maestros de matemáticas y ciencias y que sobre un millón de estudiantes hispanos y negros están yendo a la universidad. Reconoció, sin embargo, que queda trecho por recorrer.

"Esta ley se enfocará en que los estudiantes se gradúen bien preparados para la universidad, se basa en las reformas que han funcionado hasta el momento, ayudará a cerrar las grandes brechas académicas y le dará poder a las escuelas y a los distritos para que desarrollen su propio trabajo", afirmó Obama.

Ante ello, los estados y distritos se van a plantear ahora sus propias metas para las escuelas, diseñarán sus propias medidas de desempeño y progreso, y decidirán de manera independiente cómo mejorar las escuelas con problemas. Las pruebas serán uno de los factores a tomar en cuenta, pero otras medidas de éxito o fracaso podrían incluir las tasas de graduación y el ambiente de la educación.

publicidad

Para asegurar que todos los niños tengan una oportunidad imparcial de recibir educación de calidad, se les exigirá a los estados intervenir en el 5% de escuelas de más bajo rendimiento, en secundarias con altos índices de abandono y en escuelas con brechas en el desempeño, algo que los demócratas impulsaron.

"A través de esta ley, todos los estudiantes tendrán las mismas oportunidades que los demás no solo porque sea bueno para ellos, sino para las comunidades y la economía del país”, sostuvo Obama.

¿Qué implica la nueva ley?

Para los maestros: La nueva ley ya no requiere que las evaluaciones a maestros vayan unidas al desempeño de sus estudiantes en los exámenes estandarizados. Los sindicatos de maestros afirmaban que la presión por sacar buenas calificaciones los obligaban a concentrarse en estrategias para pasar las pruebas, no en tiempo lectivo. Sin embargo, los estados y distritos quedan en libertad de vincular evaluaciones a resultados de los exámenes, aunque no será obligatorio.

Para los estudiantes: Los 50 millones de estudiantes en las escuelas públicas del país deberán seguir tomando exámenes obligatorios de lectura y matemáticas en tercer grado, octavo y en secundaria, porque es la única manera de evaluar su desempeño. Sin embargo, los estados podrán limitar la cantidad de tiempo que los estudiantes pasan tomando exámenes.

publicidad

Además, se expande el acceso a preescolar para niños de familias de menos ingresos.

Para las escuelas:  El gobierno federal no podrá incentivar la adopción o el mantenimiento de estándares académicos específicos, como los Common Core o cualquier otro. Los Common Core fueron desarrollados por los gobiernos de los estados que los adoptaron, pero el gobierno federal otorgaba fondos adicionales a los estados que los adoptaran, como parte del programa Race to the Top.


Para los padres: La ley proveerá más transparencia en el tema de las calificaciones de los exámenes. Las calificaciones estarán disponibles por raza, ingreso y estado de discapacidad de los estudiantes. Los padres podrán ver el desglose de los fondos otorgados por el gobierno por estudiante, estado, distrito y escuela.

Para los estados: Los estados y los distritos serán los responsables de instaurar metas para las escuelas, y diseñar parámetros de progreso y logros. También deben decidir cómo lidiar con las escuelas con bajo desempeño académico. Los exámenes serán un factor para tomar en cuenta a la hora de medir desempeño, pero no el único factor. También se deberá tomar en cuenta los índices de graduación y el ambiente escolar.

Los estados también deberán intervenir en las escuelas con el más bajo desempeño académico, con altos índices de deserción escolar y con grandes brechas académicas entre grupos demográficos.

publicidad

Para el gobierno federal: Se limita el rol del gobierno federal en la educación: No podrá dictar a los estados y distritos cómo evaluar a las escuelas y a los maestros.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad