publicidad

Policía registró la casa del copiloto Lubitz en Düsseldorf

Policía registró la casa del copiloto Lubitz en Düsseldorf

Hallanaron la vivienda que el joven tenía en Düsseldorf para reunir documentos que ayuden a esclarecer la tragedia.

Agentes de la policía alemana registraron en Düsseldorf la casa del copiloto Andreas Lubitz, quien presuntamente estrelló de forma voluntaria el avión de Germawings en los Alpes franceses el martes.

Según informa la prensa local, varios agentes entraron a la vivienda que el joven tenía en la capital del estado de Renania del Norte Westfalia en el marco de la investigación que lleva a cabo la Fiscalía de Düsseldorf.

El operativo concluyó tras varias horas de trabajo. Medios locales difundieron imágenes de los agentes abandonando la vivienda con varias bolsas y cajas.

Leer.  Los principales accidentes aéreos desde 1999 

A través de un comunicado, la Fiscalía de Düsseldorf explicó que el motivo del registro es reunir "documentos personales" del copiloto que ayuden a esclarecer los motivos que le pudieron llevar a estrellar el avión.

También señaló que el análisis de las posibles pruebas llevará "algún tiempo", pero garantizó que informará sin demora a los familiares de las víctimas y a la opinión pública de cualquier novedad esencial en la investigación.

Los investigadores de la colisión del Airbus A320 creen que el copiloto, identificado como Andreas Lubitz, de 28 años, rechazó abrir la puerta de la cabina al comandante y accionó el descenso del avión "con voluntad de destruir el avión" por razones que se desconocen.

publicidad

Las conclusiones se emiten luego de revisar los últimos 30 minutos de audio registrados por una de las cajas negras halladas en el lugar de la tragedia.

Agregó que el copiloto, que estaba al mando de la nave en el momento del siniestro -porque el piloto había abandonado la cabina-, inició el descenso de forma manual e "intencionada".

El fiscal de Marsella, Brice Robin, que dirige las investigaciones para esclarecer las causas del accidente, dijo que Lubitz, solo al timón, seguía consciente hasta el momento del impacto.

La grabación de la caja negra recogió el sonido de la respiración del copiloto, así como las alarmas automáticas de descenso y golpes en la puerta, que corresponderían al comandante tratando de entrar.

Robin añadió que "los gritos de los pasajeros solo se oyeron en el último momento". Justo antes de que el avión se estrellara contra las escarpadas laderas alpinas, la grabación registró los gritos del pasaje, detalló.

"Y tomen el cuenta que la muerte habría sido instantánea (...) (ya que) el avión literalmente quedó hecho añicos"', dijo.

El Presidente del Gobierno Español, Mariano Rajoy, dijo en su cuenta de Twitter estar conmocionado por los datos entregados por los investigadores.

Conmocionado por los últimos datos facilitados por los investigadores. De nuevo nuestro abrazo emocionado a las familias. MR " Mariano Rajoy Brey (@marianorajoy) March 26, 2015


publicidad

La línea aérea Germanwings también escribió en su cuenta de Twitter y dijo estar consternada por las "declaraciones impactantes de las autoridades francesas". 

Uns sind die schockierenden Aussagen der französischen Behörden seit kurzem bekannt, in denen berichtet wird, 1/4

El diario francés Le Figaro publicó en su cuenta de Twitter una fotografía de Lubitz y señala que fue tomada de su página Facebook que ya fue cancelada.

Le copilote Andreas Lubitz était âgé de 28 ans #Germanwings #crashA320 http://t.co/TYMCAqiKb2 pic.twitter.com/NEdLN3p611 " Le Figaro (@Le_Figaro) March 26, 2015

Posible depresión y síndrome de "burn out"

Luego de las declaraciones de Robin, el presidente de la aerolínea Lufthansa, Carsten Spohr, dijo "estar sin palabras" al confirmar que efectivamente el copiloto intencionalmente activó el descenso del avión para estrellarlo.

Spohr también dijo que el copiloto empezó su entrenamiento en 2008, el cual interrumpió, pero luego retomó sin ningún inconveniente. "El cumplía con todos los requisitos y estaba en toda su capacidad para pilotear una aeronave", agregó.

La conferencia de prensa del presidente de Lufthansa, fue extremadamente tensa. Con voz entrecortada el ejecutivo confirmó que Lubitz había interrumpido su entrenamiento como piloto durante varios meses en 2009, pero se negó a dar los motivos por tratarse de un asunto "confidencial".

publicidad

Según averigüó el semanario Der Spiegel, sus compañeros hablan de síndrome "burn-out" (agotamiento) y depresión. Las mismas fuentes hablaron de "problemas psicológicos".

 

CEO Lufthansa: "Quien esté dentro de la cabina puede evitar la entrada de otros" /Univision

No hallan vínculo terrorista

Robin identificó al piloto como un ciudadano alemán que nunca había sido señalado como posible terrorista.

El copiloto parecía querer "destruir el avión", dijo el fiscal. El hombre no pronunció ninguna palabra después de que el comandante de la nave saliera de la cabina.

El fiscal explicó cómo los últimos minutos de la conversación grabada entre el comandante y el copiloto, éste tuvo respuestas "lacónicas, breves". Fue en el momento en el que el profesional al mando del aparato comenzó a hablar del aterrizaje.

La caída

El Airbus A320, que cubría la ruta entre Barcelona y Duesseldorf, comenzó a descender inexplicablemente desde una altitud de crucero y se estrelló contra una zona de montaña remota en los Alpes franceses, matando a las 150 personas que iban a bordo.

publicidad

Desde los ataques terroristas del 11 de septiembre, las aerolíneas de Estados Unidos no permiten que un piloto se quede solo en cabina. El procedimiento estándar es que si uno de los dos sale -por ejemplo al servicio- un asistente de vuelo ocupe su lugar en la cabina.

No está claro si las aerolíneas europeas han adoptado la misma práctica, dijo The Associated Press.

Los primeros cuerpos

Los restos de los primeros cuerpos rescatados tras el accidente del Airbus A320 ya están siendo identificados por los forenses, antes de ser trasladados a la capilla ardiente, informaron fuentes de la Gendarmería.

Los primeros cadáveres fueron evacuados en helicópteros a última hora del miércoles, antes de que se interrumpiesen las labores de rescate, y han sido recibidos en un puesto avanzado médico en Seyne-les-Alpes.

Allí son tratados con material traído del servicio de identificación criminal de la Gendarmería, cuya sede está en Rosny-sous-Bois, al este de París.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad