publicidad

Donald Trump se califica de ambientalista el mismo día que revive la construcción de dos enormes oleoductos

Donald Trump se califica de ambientalista el mismo día que revive la construcción de dos enormes oleoductos

La afimación la hizo el nuevo mandatario estadounidense el mismo día que prometió eliminar requisitos ambientales para las empresas y que confesó su deseo de renegociar la creación del Keystone XL y Dakota Pipeline, estructuras que habían sido vetados por Obama en el pasado por considerar que tendrían un impacto negativo en la naturaleza aledaña.

"Soy un ambientalista", dice Trump horas antes de reactivar la construcción de oleoductos Univision

“Yo soy, en gran medida, un ambientalista. Yo creo en eso”, dijo este martes el presidente Donald Trump.

El mandatario que es un negacionista del cambio climático eliminó todas las referencias del mismo del sitio web de la Casa Blanca en su primer día de gobierno y propone como punto medular de su gobierno favorecer la industria del petróleo, desarmar el reglamento de las Aguas de los Estados Unidos y explotar enormes reservas de energía en tierras federales (áreas protegidas), ahora se dice amigo del ambiente.

Trump se autodenomina ambientalista el mismo día que promete a la industria automotriz que su gobierno dará un gran impulso a las compañías para que generen productos en los EEUU y para ello, les promete eliminar requisitos ambientales catalogados por él como "innecesarios". "Las regulaciones ambientales están fuera de control", les dice y promete revertir la situación.

Además, horas después de que se ‘reconoce públicamente como ambientalista’, el gobernante revivió también la construcción de dos enormes oleoductos que ya habían sido vetados por Obama a causa de su impacto ambiental: Keystone XL y Dakota Pipeline. Ambas tuberías han levantado multitud de personas en protesta por el riesgo para el medio ambiente, las emisiones de CO2 y el peligro de contaminar mantos acuíferos que abastecen a 17 millones de personas en Dakota. "Renegociaré los términos (...) Construiremos nuestros oleoductos”, sentenció el presidente.

publicidad

A juzgar por la alineación elegida para su gobierno y su nuevo plan energético America First, no suena muy creíble lo de ambientalista. Por ejemplo, la elección de Rex Tillerson, expresidente y CEO de ExxonMobil para secretario de Estado es quizás una de los nombramientos más contradictorios con el calificativo que se otorgó hoy Trump.

Tillerson ha liderado por años la compañía y tanto él como la empresa son esquivos a hablar del cambio climático. Exxon es la segunda empresa que más ha contribuido a la emisión de CO2 y metano en 156 años, solo superado por Chevron.

Pero también como compañero de gabinete, Trump eligió a Scott Pruitt, un escéptico del cambio climático que lidera ahora la Agencia de Protección Ambiental (EPA). En el pasado,como fiscal general de Oklahoma, Pruitt demandó a la EPA en varias ocasiones, incluyendo un litigio en contra del Plan de Energía Limpia. Organizaciones ambientalistas han dicho que tenerlo a cargo de EPA es como " poner a un pirómano al frente del departamento de bomberos".

También destaca Ben Carson, actual cabeza del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano que se burla de la evidencia científica ambiental diciendo. "Sé que hay mucha gente que dice que 'pruebas científicas abrumadoras' (que evidencian el cambio climático), pero luego, cuando les pides que muestren las abrumadoras pruebas científicas, nunca pueden", consignó el San Francisco Chronicle.

publicidad

Entre los que aún no han sido confirrmados también figuran Rick Perry, nominado para dirigir el Departamento de Energía, quien asegura que "hay un gran número de científicos que han manipulado los datos (sobre el cambio climático) para que obtener dólares en sus proyectos" y Tom Price nominado para dirigir el Departamento de Salud y Servicios Humanos quien en 2010 apoyó un proyecto de ley para luchar contra las regulaciones de la EPA sobre el dióxido de carbono.

Relacionado
Imagen tomada por satélites de la NASA para estudiar el agua contenida e...
La decisión de Trump que alteraría el presupuesto de NASA y truncaría el rumbo de la ciencia ambiental
La elección de un negacionista del cambio climático como presidente de Estados Unidos y las recientes declaraciones sobre la agencia espacial NASA de su asesor de ciencia Robert Walker sugieren un recorte presupuestario en una investigación vital para generar datos sobre el cambio climático.
Relacionado
Petrified Forest National Park, Arizona
Por estas razones Trump y su gabinete es considerado una amenaza para los parques nacionales y tierras federales de EEUU
Los días de administrar las tierras públicas de EEUU para favorecer la conservación de especies, promover las energías renovables y luchar contra el cambio climático han cambiado. El nuevo gobierno ya ha demostrado su compromiso con promover la industria de combustibles fósiles y la exploración de minerales en todo el territorio nacional, incluyendo áreas federales.
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad