publicidad
Barreras económicas, culturales y de seguridad del mundo impiden que unas 62 millones de niñas de todo el mundo realicen su derecho a la educación. "Una niña a la que se le permite estar en la escuela y llegar a ser una mujer en sus términos ... elige opciones reproductivas muy diferentes”, asegura el activista Paul Hawken.

"Darle poder a las mujeres": la nueva vía para derrotar el cambio climático

"Darle poder a las mujeres": la nueva vía para derrotar el cambio climático

Sí, el cambio climático se puso feminista o al menos eso es lo que sugieren expertos para quienes darle educación, mejorar la planificación familiar e involucrarlas en las tomas de decisiones económicas y políticas haría la diferencia necesaria para enfrentarse al fenómeno global.

Entendiendo el cambio climático Univision

Las mujeres se cuentan entre las principales víctimas del cambio climático por su condición de vulnerabilidad y su poca participación en la toma decisiones. Por ejemplo, en el ciclón de Bangladesh de 1991 murieron cinco veces más mujeres que hombres. Además, el 67% de las muertes del tsunami ocurrido en el Océano Índico fueron también mujeres.

Pero no solo se trata de muertes, en el 2010 en Haití, los campamentos superpoblados carecían de instalaciones sanitarias y de iluminación, lo que facilitó que miles de mujeres resultaran violadas.

Y la recuperación de estos tres desastres naturales tampoco es la mejor, de hecho, un análisis hecho en Myanmar en el 2015 mostró que a las niñas y mujeres les toma más tiempo recuperarse tras uno de estos embates debido a que tienen bajos ingresos y menos activos productivos, así como desnutrición, confirma Naciones Unidas en su sitio web.

Precisamente por eso, algunos expertos sugieren que revertir esa situación podría ser la mejor apuesta para enfrentar el calentamiento global de manera efectiva.

"Hasta ahora el mantra contra el calentamiento global es todo acerca de energía, energía, energía. Y aunque cambiar las fuentes de energía por una limpia es una solución primordial, no me malinterpreten, tenemos esta idea de que si conseguimos energía limpia, entonces recibiremos el pase al siglo XXI y nada podría estar más lejos de la verdad (...) dijo este agosto el empresario, activista, ambientalista y periodista Paul Hawken en una charla organizada por la Universidad de la Singularidad en San Francisco. Hawken, ha escrito siete libros publicados en más de 50 países en 29 idiomas.

publicidad

En su último libro titulado: “Reducción: el plan más completo jamás propuesto para revertir el calentamiento global” (Drawdown: The Most Comprehensive Plan Ever Proposed to Reverse Global Warming), el empresario reúne geólogos, ingenieros, agrónomos, climatólogos, biólogos, botanistas, economistas, analistas financieros, arquitectos, ONG, activistas y otros expertos para ofrecer 100 soluciones para revertir el cambio climático.

Entre ellas destacan mejorar la educación de las niñas, darles alternativas para la planificación familiar y herramientas económicas y políticas para cuidar mejor de sus comunidades.

La inesperada consecuencia de que el cambio climático le sume más noches cálidas a EEUU


Sobre la educación de niñas y la planificación

Según él, las barreras económicas, culturales y de seguridad del mundo impiden que unas 62 millones de niñas de todo el mundo ejerzan su derecho a la educación.

“Necesitamos hacer las escuelas más asequibles para ellas, reducir el tiempo y distancia para llegar a la escuela y hacer que los centros educativos sean sean más amigables con las niñas”, detalla.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura estiman que si bien para hacer la educación universal en los países de ingresos bajos y medios bajos se requieren $39,000 millones anuales esto podría significar la reducción de de 59.6 gigatoneladas de emisiones de CO2 para 2050. (Una gigatonelada equivale a 1,000,000,000 toneladas).

publicidad

Las mujeres con más educación tienen menos hijos, y los niños que tienen son más saludables. Las tasas de mortalidad materna e infantil son más bajas para las mujeres con estudios.

Además, las niñas que permanecen más tiempo en la escuela tienen menos probabilidades de casarse durante su infancia o contra su voluntad, tienen tasas más bajas de VIH y malaria, y sus tierras agrícolas son más productivas, por lo que sus familias están mejor alimentadas.

En resumen: "Una niña a la que se le permite estar en la escuela y llegar a ser una mujer en sus términos ... elige opciones reproductivas muy diferentes”, asegura Hawken.

Un análisis modeló el impacto que tendría una reducción en el tamaño de las familias. Sus resultados sugieren que si las niñas estudian 13 años en lugar de solo 6, pasan de tener en promedio 5 hijos a sólo dos como máximo.

Eso significaría una reducción global del gasto energético, de espacio de construcción, comida, desperdicio y transporte que equivale a unas 119,2 gigatoneladas de CO2 para el 2050.

“La reducción total de CO2 atmosférico de 119.2 gigatoneladas que podría resultar de empoderar y educar a las mujeres y las niñas lo convierte en la solución número uno para revertir el calentamiento global”, defiende el autor.

Actualmente, 225 millones de mujeres de países pobres dicen que quieren la capacidad de elegir si desean embarazarse y cuándo, pero carecen del acceso necesario a la anticoncepción. Esto también ocurre en EEUU, donde según la Organización Mundial de la Salud, 45% de los embarazos no son planeados.

publicidad

Oportunidades económicas y políticas

En el nuevo libro el ambientalista también denuncia que aunque existe un creciente reconocimiento del impacto diferencial del cambio climático en las mujeres, “su papel crítico como líderes y agentes de cambio en la acción climática y la gestión de los recursos naturales suele pasarse por alto en las negociaciones, inversiones y políticas climáticas”.

Y los números lo respaldan. Según Naciones Unidas, las mujeres sólo representan entre el 20 y el 25% de la mano de obra en el sector de las energías renovables modernas. Además, otro reporte de 2015 sobre 881 ministerios del sector ambiental de 193 países encontró que sólo el 12% de los ministros eran mujeres.

“Esto ocurre a pesar del hecho de que en la mayoría de los países en desarrollo las mujeres son los principales encargados de la energía de los hogares y actores clave en el sistema alimentario y pueden ser actores poderosos en la transición hacia la agricultura sostenible y la agricultura resistente al clima”, indica el texto de ONU.

Estas son las ciudades de EEUU que podrían a inundarse a finales de siglo debido al alza en el nivel del mar

“El cambio climático no tiene neutralidad de género. Es de amplio conocimiento que las mujeres sufren desproporcionadamente los impactos nocivos del cambio climático, desde disminuida salud hasta impactos por los desastres naturales (...) Mejorar la calidad de vida de las mujeres alrededor del mundo es la avenida más directa a mejorar el futuro de este planeta. En su libro recién publicado, Hawken cuantifica el impacto positivo que pueden tener 100 medidas de mitigación incluyendo todas las medidas tecnológicas. Para sorpresa de muchos, es el conjunto de medidas dirigidas a las mujeres el que sale en primer lugar. Estas medidas son la educación de niñas, la planificación familiar y los derechos a participar en los sectores productivos”, explica a Univision Christiana Figueres, exjefa de la ONU sobre cambio climático y líder clave en la firma del Acuerdo del París.

publicidad

Del mismo parecer es la doctora en ciencias atmosféricas Nelsie Ramos, una boricua que se desempeña en cuatro áreas profesionales dominadas por varones: física, matemática, informática y meteorología. “Esto no es una competencia de género. Sin embargo, creo que es verdad que las mujeres tenemos una visión emotiva y social de que ‘estar bien’ significa también el bienestar de los otros (especialmente los de nuestra propia familia) por encima de solo el beneficio económico. Son visiones complementarias. Creo que las mujeres, además, tenemos muchas capacidades intelectuales para aportar en la lucha”.

“Las mujeres estamos al frente del bienestar de nuestros hogares y solemos ser muy exitosas en esa misión. El planeta también es nuestro hogar, tiene mucho sentido que haya beneficio real en que estemos al frente de la lucha ambiental”, dijo a Univision Sandra Cauffman, directora adjunta de la División de Ciencias Terrestres de la Agencia Nacional de la Aeronáutica y del Espacio de Estados Unidos (NASA).

Relacionado
"Darle poder a las mujeres": la nueva vía para derrotar el cambio climát...
Estos son los colores que faltan en la discusión actual del clima
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad