publicidad
Los granjeros de café recogen frijoles en Chiapas, México

A medida que el clima cambia, México lucha por mantener su industria cafetalera

A medida que el clima cambia, México lucha por mantener su industria cafetalera

Un brote severo de una enfermedad llamada roya podría ser el primero de muchos desafíos inducidos por el clima para Chiapas, la meca del café de México.

Los granjeros de café recogen frijoles en Chiapas, México
Los granjeros de café recogen frijoles en Chiapas, México


TAPACHULA, Mexico - Paulino Morales López hace una mueca mientras camina entre el follaje verde profundo de esta montaña tropical que él llama hogar. Sostiene un machete, cortando intermitentemente las plantas y los árboles que obstruyen su trayectoria.

De repente, Morales se detiene en seco. "Ahí está", dice señalando con la punta de su machete a una planta de café a su izquierda.

publicidad

Señala la roya, como un herrumbre, se trata de un hongo que se extendió a través de México y América Central a partir de 2013 y que afecta especialmente a esta región montañosa. Aquí, en la meca de café gourmet de México, los agricultores todavía están recuperándose. "Aparece y luego, 15 días después, la planta ya está muerta", dice Morales, con cara solemne. "Se pierde".

Lea el artículo en inglés aquí.

Muchos científicos vinculan la enfermedad, al menos en parte, a un clima cambiante y cada vez más impredecible. Para crecer, el café necesita una mezcla justa de lluvia, buena temperatura, períodos secos y altitud. La roya generalmente aparece en un clima cálido y lluvioso, donde las esporas se multiplican.

Algunos científicos dicen que el intenso brote de roya podría ser sólo el primer signo de una "nueva normalidad" de incertidumbre para los agricultores aquí, quienes se ven obligados a cambiar y adaptar sus prácticas a pesar de la limitada inversión gubernamental en esta industria.

Paulino Morales López es parte de una modesta cooperativa de agricultore...
Paulino Morales López es parte de una modesta cooperativa de agricultores indígenas mayas, cuyo sustento proviene del cultivo de café orgánico, de sombra, de Arábica en Tapachula, México.

En toda la región, el brote de roya causó más de mil millones de dólares en pérdidas de cosechas. Cientos de miles de agricultores fueron despojados de sus medios de subsistencia. Mientras que en 2010, México produjo 4,5 millones (60 kilogramos) de sacos de café, el año pasado ese número fue de sólo 2 millones.

Ahora, los productores y exportadores agrícolas de México se enfrentan a un período de mayor incertidumbre, con el potencial de paralizar las nuevas regulaciones en la era de Trump. Aproximadamente el 40 por ciento de las exportaciones de café de Centroamérica y México están destinadas a Estados Unidos.

"Veo un panorama complicado", dice el doctor Juan F. Barrera, investigador del Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR), una universidad de Tapachula. "No es fácil."

publicidad

La industria cafetera de México ha experimentado altos y bajos en sus más de 200 años de historia, pero el brote de la enfermedad en los últimos años llevó a la industria a un nivel muy bajo, uno que pocos esperaban. En medio del brote de roya, los funcionarios declararon que era la peor crisis jamás alcanzada en la industria cafetera mexicana.

Barrera dice que el brote de roya 2013 sacudió a una industria ya vulnerable y envejecida.

"Las plantas se estaban volviendo viejas, los productores estaban envejeciendo", dice. "Después de una crisis económica mundial vino la roya y descubrió la situación y tuvo un impacto severo. Fue la última gota", acotó.

A diferencia de las plantas de café sanas, que son de color verde intenso, punteadas por el rojo brillante de los frijoles, las hojas de las plantas afectadas por roya tienen manchas amarillas y marrones. Los granos de café de estas plantas parecen arrugados y grises.

Un granjero muestra hojas con roya.
Un granjero muestra hojas con roya.

El avance de roya a través de Centroamérica comenzó aproximadamente tres años antes de que alcanzara el sur de México. La región estaba luchando para contener el daño de otra plaga del café, la broca, un pequeño escarabajo que también prospera en temperaturas más cálidas.

América Central y México representan más del 15 por ciento de la producción mundial de Arábica, la especie más valiosa de café. México es el principal exportador mundial de café orgánico, casi todo de esta región del sur. En todo el estado de Chiapas, alrededor de un millón de personas -el 30% de la población- vive de la industria del café. A nivel nacional, más de 5 millones de personas dependen del café. La mayoría de trabajo en pequeñas explotaciones familiares: hay cerca de 500.000 pequeños productores de café en México.

publicidad

Carlos Ildelfonso Jiménez Trujillo, director del Instituto Municipal de Café de Chiapas, describió el brote de roya como una "tragedia", lo que obligó a muchos a abandonar la caficultura para emigrar por completo.

No sólo México ha sufrido devastadores desafíos inducidos por el clima en los últimos años. En Brasil, una sequía ha causado que la producción de granos Robusta caiga a un mínimo de 10 años. Además, en Vietnam, se pronostica que la producción caerá 2,2 millones de sacos este año debido a que las altas temperaturas y la sequía debilitaron los rendimientos.

Una serie de informes publicados en los últimos años dicen que la oferta mundial de café puede estar en grave peligro debido al cambio climático.

"Existe una fuerte evidencia de que el aumento de las temperaturas y la alteración de los patrones de lluvias ya están afectando los rendimientos del café, la calidad, las plagas y las enfermedades. Sin una fuerte acción para reducir las emisiones, se proyecta que el cambio climático reducirá el área global adecuada para la producción de café hasta en un 50 por ciento para el 2050," dice un informe del Climate Institute.

Cristian Bunn, un modelador de café y cambio climático del Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT), dice que algunos modelos muestran que el café podría desaparecer en 2080. "Ese número es algo que podría suceder en el escenario más extremo", dice.

publicidad

"Nuestra mejor apuesta es que cerca de la mitad del área actualmente apta para la producción de café está seriamente amenazada por el cambio climático".

México es el principal exportador mundial de café orgánico. Aquí, un gru...
México es el principal exportador mundial de café orgánico. Aquí, un grupo de jóvenes indígenas asan y sacan granos de café en Tapachula.

Los agricultores de café en Chiapas que están profundamente conectados con la tierra dicen que el clima se ha vuelto menos predecible en la última década. Víctor Lopez, quien vive a una hora fuera de la ciudad de San Cristóbal en una modesta granja de dos acres, asegura que la lluvia ha sido especialmente atípica.

Aunque la lluvia viene normalmente a un ritmo constante, este año ha visto sequía en Chiapas, marcada por fuertes aguaceros. En una tarde soleada a mediados de diciembre, López se sentó afuera esperando la lluvia. "Debería haber llovido una o dos veces hoy", dice. "Pero nada hasta ahora. El café necesita agua, pero si llueve mucho mientras la fruta se está formando, también puede afectar la producción. La lluvia debe estar bien distribuida a lo largo del año para que el café crezca", añade.

publicidad

López dice que él y otros en su comunidad han estado luchando por mantener a sus familias. Recientemente ayudó a organizar una asamblea para compartir el conocimiento con otros productores de café de la región, a la que asistieron unos 50 productores locales. "Vemos que no somos capaces de ganar suficiente dinero para mantenernos todo el año y mantener a nuestros hijos. Estamos buscando una solución porque el dinero no es suficiente", expresó.

Los agricultores que luchan también pueden ser más propensos a recoger los granos temprano e independientemente de su calidad, vendiéndolos por un precio más bajo.

Chad Barasch de la estadounidense Café Imports dice que el café mexicano, conocido en la industria de la especialidad por su alta calidad y precio razonable, ha experimentado un marcado descenso en el mercado. "En el café especializado se obtiene una puntuación de 100 puntos. En México hace tres años veríamos un 84. Ahora, eso es probablemente un 80. La diferencia de cuatro puntos es bastante grande para la comunidad".

Después de la cosecha, los granjeros clasifican granos de café en Tapach...
Después de la cosecha, los granjeros clasifican granos de café en Tapachula, México. En Tapachula, México.

Bunn, la modeladora del clima, dice que una respuesta adecuada a la crisis actual requiere de una serie de actores diferentes, impulsados por las políticas gubernamentales y los fondos para los agricultores que probablemente no pueden permitirse invertir en estrategias de adaptación y nuevas plantas por su cuenta.

USAID y Conservation International están invirtiendo en el café mexicano a través de programas que traen nuevas tecnologías y variedades de plantas resistentes a enfermedades. Starbucks también ha donado más de un millón de plantas de café a los productores locales, con planes de donar unos 4 millones más en los próximos cinco años. Y las universidades y otras instituciones de investigación están distribuyendo materiales de capacitación que promueven nuevas estrategias y técnicas para la sostenibilidad.

publicidad

Santiago Arguello, Director de Coordinación del Plan Integral de Atención al Café de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), reconoce que la inversión gubernamental ha sido históricamente inadecuada. "En los últimos 15 años no hemos invertido lo suficiente para garantizar la competitividad", dice.

Pero el gobierno ha comenzado a tomar la producción de café más en serio, declarando públicamente su compromiso de trabajar para aumentar la productividad. Por ejemplo, se lanzó el Plan Integral a finales de 2015, para desarrollar una estrategia integral de sostenibilidad. También está trabajando para proporcionar acceso a programas de crédito y mejorar la capacidad y habilidades de los productores.

"El café es una prioridad para el presidente Peña Nieto", dice Arguello. "La resiliencia es parte del 80 por ciento de nuestra agenda futura".

Arguello dice que el gobierno invirtió $70 millones el año pasado en los productores de café. También "renovó" casi 500,000 acres de áreas de cultivo de café.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, dijo que el café es una fue...
El presidente de México, Enrique Peña Nieto, dijo que el café es una fuente de orgullo nacional.


Eso puede ser especialmente importante ahora, ya que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha emitido un arancel del 20 por ciento sobre los bienes importados de México para ayudar a pagar su propuesta de muro fronterizo. Como parte de una campaña para defender la soberanía de México, Peña Nieto, se jactó a principios de febrero de que los productos mexicanos son cada vez más valorados en todo el mundo, nombrando el café orgánico como un producto de primera.

Y los mexicanos también están bebiendo más café de alta calidad. El consumo interno se ha triplicado en los últimos 10 años, a 1,5 kilos per cápita, dice Arguello. Se espera que ese número se duplique en los próximos cinco años.

publicidad

Arguello dice que la producción es adecuada para satisfacer la demanda a pesar de los retos recientes. Este año, la producción de café se espera que aumente en 200,000 sacos con respecto al año pasado, a 2,2 millones, ya que el país sigue recuperándose del brote roya. Eso es todavía menos de la mitad de la producción de 2010.

"El café es un punto de orgullo nacional", dice Arguello. "Y planeamos ser líderes".

*** La Fundación Internacional de Medios de la Mujer apoyó el reportaje de Jessica Weiss de México como parte de la Iniciativa Adelante para América Latina.

Relacionado
A medida que el clima cambia, México lucha por mantener su industria caf...
Cumbre de París: malas noticias para el café
Se estima que para 2050 se puede producir una disminución del 50% de las zonas de cultivo aptas para el café.
El cambio climático en imágenes

...

publicidad