publicidad

Paul Dougall: El desafío de la transformación digital de la cadena de valor

Paul Dougall: El desafío de la transformación digital de la cadena de valor

El reto latinoamericano: repensar de forma profunda las organizaciones y sus modelos de negocio

Paul Dougall: El desafío de la transformación digital de la cadena de va...


Por Paul Dougall, vicepresidente de Corporate Development, gA (Grupo Assa)

Definimos transformación digital a la manera en que las empresas se preparan para capturar los beneficios de la digitalización a lo largo de todas las etapas del negocio. Dicho en otras palabras: incorporación y aprovechamiento de tecnologías digitales en todos los procesos y actividades de una empresa.

Existe un creciente consenso en que la transformación digital en la cadena de valor o del “Supply-side” constituye el gran desafío para las empresas en Latinoamérica. El propósito de la transformación digital en la cadena de valor es mejorar la productividad, reducir costos y construir ventaja competitiva a través de la diferenciación del producto.

Es decir, pasar de la digitalización del consumo (un sitio web, una aplicación, una plataforma de e-commerce) a la digitalización de la producción. Hablamos de economía real. Este sigue siendo el desafío crítico para las compañías de América Latina en los próximos años.

Los pronósticos para América Latina indican que el crecimiento económico para 2015-2017 será menor de lo que fue en el período 2003-2012. Gran parte del crecimiento pasado se vio impulsado por los altos precios internacionales de los commodities (materias primas sin procesar como granos y minerales).

Pero este ciclo está perdiendo impulso. Para superar esta limitación sobre el crecimiento económico a futuro, América Latina necesita abordar el desafío de la competitividad industrial y productiva, a través de una intensa incorporación de tecnologías digitales.

publicidad

Sin embargo, hasta ahora, y pese a una alta adopción de tecnologías digitales (por ejemplo, América Latina es la región del mundo que más intensamente utiliza redes sociales en relación a la penetración de Internet), su contribución al crecimiento de la productividad sigue siendo bajo. Esto ocurre porque para digitalizar la producción no es suficiente invertir en equipamiento. Es necesario cambiar la visión de las empresas.

En otras palabras, para mostrar mejoras en la productividad, no alcanza con comprar e instalar hardware y software. Es preciso combinar esto con un trabajo meticuloso de rediseñar y “recablear” los procesos de negocios, desarrollar el talento interno pero también hacer las incorporaciones del talento que hoy no está en la organización.

Para subrayar, los viejos modelos operativos, en su mayoría prevalentes en la región, ya no son viables, incluso luego de adquirir tecnologías digitales de primer nivel. Implementar estas tecnologías por sí solas no resuelve la cuestión, sino que es necesaria la transformación entera del modo de hacer el negocio.

Recientemente gA (Grupo ASSA) elaboró un estudio sobre transformación digital en las compañías latinoamericanas, del cual surge que las organizaciones afirman que este tipo de digitalización es fundamental para mejorar la competitividad. Pero al mismo tiempo, dicen no estar preparadas para encarar esta transformación.

publicidad

En el marco de este estudio se detectaron tres niveles en términos de digitalización:

  • En primer lugar nos encontramos con aquellas empresas que nacieron digitales, y que fueron pensadas de forma digital desde su origen, independientemente de su dimensión.
  • Están las firmas globales con operaciones en Latinoamérica, que en general están intentando adaptar la agenda global de transformación a las particularidades de cada país en la región.
  • Luego están las empresas medianas y grandes que nacieron y se desarrollaron en Latinoamérica, donde el desafío de una transformación digital es importante.

También del estudio surge que dos industrias lideran los procesos de transformación digital: Salud, por un lado, y Telecomunicaciones, Transporte y Logística, por otro. Dado que se trata de industrias fuertemente reguladas y que son empresas de redes, la digitalización es una necesidad para reducir costos. Por eso no es de extrañar que estén al frente en materia de transformación digital.

En cambio, empresas extractivas (minería, petróleo), y manufactura, muchas veces no ven el valor de invertir en digitalización frente a la inversión en producción. No tienen por el momento presión competitiva o los suficientes incentivos.

En este punto, hay una grieta entre los ingenieros tradicionales y los que ven en la digitalización una posibilidad de innovar en procesos y en nuevos modelos de negocios. Estas son las compañías que deben repensar de forma profunda sus organizaciones y sus modelos de negocio.

publicidad

Entonces, ¿qué hay que hacer? Hay que repensar el negocio incorporando tecnología que reduzca dramáticamente los costos transaccionales, cambie radicalmente los procesos de producción, genere nuevos modelos de negocio, reconfigure las cadenas de valor y los modos de organizarse y tomar decisiones.

Estos cambios deben ser implementados a lo largo de todas las funciones de la empresa, incluyendo marketing, ventas, servicios postventas, administración, logística y transporte. En el largo plazo, las compañías que se queden atrás pondrán en riesgo su actual posicionamiento competitivo.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad