publicidad
El 29 de abril se cumplen los primeros 100 días del gobierno de Donald Trump.
Maribel Hastings
Opinión

Asesora ejecutiva de America's Voice.

Los primeros 100 días de Trump… y los 1,360 que le faltan

Los primeros 100 días de Trump… y los 1,360 que le faltan

“A Trump le restan otros 1,360 días para seguir haciendo promesas que no puede cumplir, o en el caso de la inmigración, para seguir sembrando miedo y división familiar”.

El 29 de abril se cumplen los primeros 100 días del gobierno de Donald T...
El 29 de abril se cumplen los primeros 100 días del gobierno de Donald Trump.

WASHINGTON, DC - El mentado plazo de los primeros 100 días de un presidente en la Casa Blanca me parece un tanto arbitrario, toda vez que hay otros 1,360 por delante hasta cumplirse el primer periodo presidencial, y otros 1,460 si el presidente es reelecto.

Son los mismos presidentes, empero, los que como candidatos se ponen a formular promesas a diestra y siniestra, y fijan los 100 días para cumplir un buen número de ellas.

Así lo hizo el presidente Donald J. Trump, pero ahora, consciente de que no ha podido cumplir todo lo que prometió, quiere restarle importancia al aniversario de sus 100 días, que se cumplen el 29 de abril, y llamó al plazo un “ridículo estándar”.

Algunas de sus promesas no se han cumplido, hasta ahora: la revocación y el reemplazo de la ley de cuidado médico asequible, Obamacare; la reforma tributaria (aunque Trump dice que hará un anuncio esta semana, lo cual de todos modos no supone que el controversial tema avance esta semana); su veto a musulmanes sigue frenado en tribunales; y su “hermoso” muro fronterizo todavía no se financia. De hecho, la Casa Blanca quiere que en el plan de gastos para que el gobierno federal siga operando, el cual tiene que aprobarse a fines de esta semana, se incluya un enganche de 1,400 millones de dólares para el muro que muchos republicanos, incluso de estados fronterizos, no apoyan. La otra disyuntiva es cómo justificar un muro cuando el cruce de indocumentados se ha reducido significativamente.

publicidad

De momento, no ha concretado otra de sus promesas: revocar la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) que concede a 750,000 dreamers permisos de trabajo y protección de la deportación. Pero incluso en este punto hay posturas confusas. Trump le dijo a la Associated Press que los dreamers pueden "estar tranquilos", pero el Secretario de Justicia, Jeff Sessions, exsenador de Alabama que ha sido acérrimo opositor del DREAM Act y de la reforma migratoria y quien ha abogado incluso por controles a la inmigración legal, dijo a This Week, de ABC, que "cualquiera que ingrese a Estados Unidos está sujeto a ser deportado". Aunque luego agregó que no hay planes de cercar a todos los indocumentados en Estados Unidos.

Trump sí se apuntó la confirmación de Neil Gorsuch como magistrado a la Corte Suprema de la nación.

Y otra de sus promesas que va viento en popa es su Fuerza de Deportación. Trump y su clan insisten en que solo están deteniendo y deportando criminales y delincuentes, pero los números y algunos de los casos reportados en la prensa demuestran que entre los deportados hay personas sin historial delictivo.

El Secretario de Seguridad Nacional (DHS), John Kelly, dijo el domingo en CNN, que solo van tras “hombres y mujeres malos y lo hacemos de forma efectiva”.

Tal parece que el gobierno de Trump consideró a Maribel Trujillo Díaz una “mujer mala” merecedora de la misma prioridad de deportación que un pandillero cuando decidió embarcarla hacia México el miércoles pasado. En Ohio quedaron su esposo y sus cuatro hijos estadounidenses, así como una productiva vida ya establecida en este país.

publicidad

Es esa Fuerza de Deportación la única constante en la presidencia de Trump que encuentra eco entre sus asesores nativistas, Steve Bannon y Stephen Miller, su también nativista Secretario de Justicia Sesssions, y en Kelly, quien parece opuesto a la priorización de deportaciones insistiendo falsamente en que solo están removiendo delincuentes.

En Las Mil y una noches, Sherezada, para salvar su vida, le cuenta el mismo cuento al rey Shariar por esa cantidad de tiempo. Al cumplirse los 100 días de gestión, a Trump le restan otros 1,360 días para seguir haciendo promesas que no puede cumplir, o en el caso de la inmigración, para seguir sembrando miedo y división familiar. Al cabo de esos 1,460 días queda por ver qué suerte correrá Trump con los electores.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad