publicidad
Donald Trump

Daniel Morcate: Republicanos, de fobia en fobia

Daniel Morcate: Republicanos, de fobia en fobia

El Partido Republicano se había planteado la contienda de 2016 como la de la diversidad y la inclusión conservadoras.

Donald Trump
Donald Trump

Por Daniel Morcate, periodista del equipo político de Univision  @dmorca

El Partido Republicano se había planteado la contienda de 2016 como la de la diversidad y la inclusión conservadoras. Por eso con entusiasmo abrió de par en par las puertas a la candidatura a la nominación presidencial, con el deseo expreso de que se presentaran no solo los tradicionales hombres blancos no hispanos sino también mujeres y miembros de minorías étnicas. Y así sucedió. Pero la apuesta le ha salido mal.

Algunos aspirantes republicanos han estropeado la estrategia, utilizando un discurso excluyente y rencoroso que se inspira en la política del miedo.  Miedo a los inmigrantes. Miedo a los hispanos. Y miedo a refugiados que huyen de la violencia y el despotismo en el Medio Oriente. Tal vez esos candidatos no sean la mayoría. Pero son los que más ruido hacen. Y su éxito entre muchos electores conservadores en estos primeros meses de campaña ha llenado de perplejidad y frustración a la plana mayor republicana.

Todo comenzó en pleno verano con el ya famoso ataque de Donald Trump a los inmigrantes mexicanos a quienes acusó de traer drogas y delincuencia y de ser “violadores”. Ese y otros exabruptos catapultaron al magnate de bienes raíces al primer lugar de la contienda por la nominación republicana y radicalizaron a la mayoría de sus rivales partidistas en materia de inmigración. 

publicidad

Por designio o por descuido, muchos hicieron propuestas o emitieron expresiones hirientes para los hispanos – no a las ciudades santuario, no a los “bebés ancla”, sí al muro fronterizo - hasta que hace poco encontraron un nuevo blanco: los refugiados de la guerra en Siria.

El Presidente Obama se había comprometido a aceptar a algunos millares de los cientos  miles que deambulan por Europa. Pero los atentados terroristas de París desataron la demagogia de algunos candidatos republicanos hacia los refugiados, a pesar de que entre los atacantes solo uno pareciera haberse infiltrado entre ellos en Grecia, país que carece de los controles migratorios que ha adoptado Estados Unidos.

La islamofobia es de repente el nuevo mantra de muchos precandidatos republicanos. Trump exigió vigilar policialmente las mezquitas y propuso crear un registro de musulmanes o por lo menos de refugiados sirios. Luego propagó el infundio de que “miles y miles de musulmanes festejaron los ataques a las torres gemelas en Nueva Jersey”.

Ben Carson comparó a los refugiados sirios con perros rabiosos. Chris Christie dijo que no se puede confiar al gobierno del Presidente Obama la tarea de investigarles antes de acogerles. Y Mike Huckabee exhortó a los norteamericanos a “despertarse y oler el faláfel”, alimento típico en la dieta diaria en el Medio Oriente.

Estos precandidatos del GOP al parecer no han reparado en que entre los refugiados sirios abundan las familias. Que muchos son mujeres, niños, ancianos. Y que casi todos huyen precisamente de terroristas como los que atacaron a Paris.

publicidad

La retórica del miedo pudiera resultar rentable para aspirantes republicanos durante esta primera etapa de la contienda  presidencial. Así lo indican las encuestas. Pero al utilizarla están alimentando un problema potencialmente grave. Las fobias que propagan carecen de justificaciones racionales. Y fomentan entre los norteamericanos comportamientos discriminatorios e inciviles.

No es coincidencia que en los últimos días se hayan reportado agresiones a mezquitas y viviendas de musulmanes en Estados Unidos. Ni que algunos pasajeros se estén negando a viajar en aviones junto con ellos, como sucedió luego de los atentados del 9/11.

Desde la perspectiva electoral, la política del miedo a la larga podría perjudicar el objetivo del GOP de recuperar la Casa Blanca. El ir de fobia en fobia en la campaña acabará enajenando a muchos votantes - inmigrantes, hispanos, musulmanes - que podrían pasar la cuenta durante las elecciones generales, aun si el partido llegara a nominar a un candidato moderado, lo cual está por verse.

Sería un desenlace paradójico teniendo en cuenta que en esta ocasión el GOP se había propuesto librar la campaña más inclusiva de toda su historia. Pero también sería un castigo merecido por no haber sabido expulsar a tiempo los demonios internos de la xenofobia, la hispanofobia y la islamofobia.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.  

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad