publicidad
Prisión

El drama de los jóvenes aislados en cárceles de EEUU

El drama de los jóvenes aislados en cárceles de EEUU

En EEUU, el confinamiento solitario de jóvenes se repite como castigo o para separarlos de los adultos en cárceles. Las consecuencias son irreversibles

Prisión
Prisión

Patricia Clarembaux @clarembaux

A oscuras, sin ventilación, sin nadie con quien hablar. Así transcurrieron los primeros  90 días de confinamiento en solitario de Ismael Nazario cuando apenas tenía 17 años de edad.

Uno siente una mezcla de emociones, de ira, de depresión. Sientes conflictos contigo mismo. Te destroza mental y físicamente”, recuerda este puertoriqueño que pasó más de dos años en una cárcel de Nueva York.

En esa oportunidad, lo aislaron por sostener una discusión con otros reclusos, que los guardias catalogaron como un “motín”.

Luego, vinieron dos encierros más: uno por 90 días y otro por 120, por razones que ya no quiere recordar.

“El cerebro de una persona a los 16 años está en desarrollo y (las autoridades) lo detienen”, analiza el joven de 26 años.

Se debe pensar en una respuesta más moderada para que el objetivo de reinsertarlo en sociedad se cumpla”, explica a Univision Noticias Tania Galloni, directora del Southern Poverty Law Center en el estado de Florida.

Aunque Nazario asegura que ha superado la rabia y la tristeza que le generó el confinamiento, lo recuerda como una “experiencia dramática”.

El aislamiento en solitario es considerado por la ONU como un trato cruel e inhumano, una forma de tortura que debe estar “estrictamente prohibida”. En EEUU se usa comúnmente como castigo o para separar a la población juvenil de la adulta en las cárceles.

publicidad

En 2011, el Comité de Inspección de Correccionales de Estados Unidos calculó además que los jóvenes detenidos en ese país habían pasado unas 229.000 horas en aislamiento solitario, en celdas mínimas de 6x8 pies, sin luz, sin ventilación, sin comunicación.

Sumadas, esas horas equivalen a más de 26 años de vida.

Desde este viernes, el canal Fusion, un medio fruto de un acuerdo entre Univision y Disney, presenta  el documental "Prison Kids" con el que muestra la dureza del aislamiento a menores de edad y las principales problemáticas del sistema carcelario juvenil en Estados Unidos.

 

Human Rights Watch y la Unión Americana de Libertades Civiles calcularon que en 2011  más de 95,000 jóvenes fueron detenidos en prisiones y cárceles donde el confinamiento en solitario fue utilizado con frecuencia, a pesar de las consecuencias del uso prolongado de este castigo para la salud.

Un reporte elaborado en 2008 por la investigadora Sharon Shalev, del Centro de Criminología de la Universidad de Oxford, listó entre los daños físicos los problemas gastrointestinales, cardiovasculares, genitourinarios, migrañas y profundas fatigas.

Ansiedad, irritabilidad, ataques de pánico, desesperanza, inestabilidad emocional, fuertes depresiones, confusión para pensar, desorientación en tiempo y espacio son algunos trastornos psicológicos que deja el confinamiento en solitario y que con frecuencia derivan en autolesiones y suicidio.

publicidad

Vistas las consecuencias, Fusion ha decidido abanderar una lucha para abolir esta práctica en jóvenes y niños. Este 27 de septiembre iniciaron una recolección de firmas que espera convertir la petición en una acción ejecutiva.

Inocencia interrumpida

Antes de cumplir los 18 años, Ismael Nazario ya había pasado más de dos años en Rikers Island, un complejo carcelario que alberga a unos 11,000 presos y evoca temor en quien lo piensa, entre otras cosas por los reportes de brutales golpizas de guardias a reclusos publicados por la prensa local.

La primera vez fue a los 16, esperando a que un juez lo liberara. Pasó dos meses detenido por una presunta agresión a un estudiante.

Allí aprendió a defenderse, a golpes o como fuera, de otros reos que lo obligaban a pedir permiso para usar el baño o para sentarse, y le exigían que cediera su comida o su turno para usar el teléfono.

En la cárcel tienes que pelear. Es el estilo de vida que debes tener si quieres sobrevivir. Si no, eres sometido a todo tipo de abusos”, dijo Nazario a Univision Noticias.

A los 17, Nazario volvió a ser detenido por dos cargos de robo. No pudo pagar la fianza y acumuló otros dos años de cárcel y de crudas “experiencias” como la del confinamiento en solitario.

Para 2013, unos 54,148 jóvenes menores de 18 años estaban detenidos en correccionales en todo el país por delitos no violentos, según cifras de la Oficina de Justicia Juvenil y Prevención de la Delincuencia del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

publicidad

Del total, 68% pertenecían a minorías; de ellos 40% eran negros y 23% hispanos. El resto eran muchachos de raza blanca.

Pero en Estados Unidos no solo los jóvenes tienen historia criminal. Niños de hasta 5 años podríanser detenidos y juzgados según el estado donde se cometa el delito.

  Pequeñas grandes angustias

Cada estado de la Unión establece de forma independiente los límites de edad para detener a un chico e incluso enjuiciarlo, si fuse el caso, en cortes juveniles o penales. Cada territorio define además sus propios delitos y sentencias.

De allí parte la angustia de Aisha por su pequeño hijo Zion, que tiene más reportes en la escuela que años de vida: tiene 7 años de edad y 25 amonestaciones mientras cursó el primer grado. 

Aisha no para de repetirle que debe poner atención en la escuela. “Debes aprender”, le dice, preocupada, al pequeño que padece déficit de atención y fue entrevistado por Fusion para el documental Prison Kids en su casa en la ciudad de Fort Lauderdale, al noreste del estado de Florida.

“Me preocupa mucho que pueda ir a la cárcel”, agrega esta mujer de origen hispano, conciente de lo dura que puede ser la justicia juvenil en su localidad.

En 43 estados de EEUU, entre ellos Florida, California y Carolina del Sur, ausentarse de la escuela reiteradamente es considerado delito. En otros 33, incluidos los tres anteriores, tampoco hay límite mínimo de edad para que un niño sea arrestado.

publicidad

The number of students suspended in 1 year could fill 45 Super Bowls: http://t.co/SefDTINPVE #RethinkDiscipline pic.twitter.com/Ton94D9vLe " The White House (@WhiteHouse) July 22, 2015

Así, por ejemplo, que un niño de 6 años residente en Carolina del Norte huya de casa por un tiempo prolongado es un delito. En el estado de Washington también se considera una falta que un niño de 8 años sea “ingobernable” o “incorregible”.

Existe incluso una categoría llamada “misceláneos” en la que, a discreción de un fiscal, puede ser incluido cualquier otro comportamiento punible que no figure en la lista.

La criminalización de los menores empieza muy temprano (…) Bajo la ley se permite arrestar a los niños, esposarlos y sacarlos de las escuelas”, asegura Galloni, experta en justicia juvenil en el estado de la Florida, donde en los últimos cinco años más de 10,000 jóvenes han sido trasladados a cortes y cárceles de adultos.

El pequeño Zion juega con su gato durante la entrevista, lo acaricia. Asegura que siente una gran frustración con cada reporte de sus maestras. La misma frustración que dice haber sentido Ismael Nazario en su adolescencia y que, ahora, a sus 26 años, le hace no creer en la justicia.

El documental Prison Kids es una producción de Fusion.


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad