publicidad
.

Muere David Bowie, pero no se va el camaleón logo-noticias.6bcb5218ff723...

Muere David Bowie, pero no se va el camaleón

Muere David Bowie, pero no se va el camaleón

Recordamos al músico británico y parte de su excéntrico legado en la cultura popular

Muere David Bowie, pero no se va el camaleón bowie.jpg

Por Carmen Graciela Díaz @carmen7graciela

Unos años atrás, me disfracé de David Bowie. Realmente no era David Bowie, sino un intento de caminar por ahí como Ziggy Stardust y Aladdin Sane, dos de sus alter ego más conocidos.

De la frente a la mejilla, mi hermana me trazó con sombra roja, azul y dorada el relámpago como el que exhibe Bowie en la portada del disco "Aladdin Sane" (1973). Eso acompañado de un 'jumpsuit' multicolor, unas hombreras azules, unas plataformas algo excéntricas y un pantalón rojo que eran una reinterpretación casera de Ziggy Stardust, la criatura alienígena, andrógina que el rockero británico presentó en 1972 con su disco, "The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders From Mars".

David Bowie, que murió el domingo por un cáncer contra el que luchó durante 18 meses, era eso, un camaleón que tuvo un peso monumental en la música, más allá del rock and roll.

El viernes, en su cumpleaños 69 trajo "Blackstar" una producción discográfica que se distanció del rock para anclarse en el jazz. Era otra de sus experimentaciones estéticas y musicales que tanto cultivó a través de las décadas desde que emergió en la escena musical en 1969 con aquella canción que todavía hoy se siente nueva, "Space Oddity".

publicidad

En The Next Day (2013) -su primer disco en una década producido por su colaborador de siempre, Tony Visconti, y que también lanzó en su cumpleaños-, ya Bowie venía dando indicios de una evolución sonora, pero todavía agarrada a su 'glam rock' de los setenta.

Me contó en 2013 el músico Carlos Alomar, quien colaboró con Bowie durante casi 30 años como guitarrista, compositor y director musical, cuando lo entrevisté para el periódico El Nuevo Día, que "David es un showman, y salir del retiro después de diez años se siente como si dos amigos se escucharan luego de no verse por mucho tiempo y hablan como si hubiesen conversado el día antes porque nada ha cambiado".

En 2014, otro regreso de Bowie se registró al publicarse el álbum compilatorio "Nothing Has Changed", cuyo sencillo "Sue (Or in a Season of Crime)" era más jazz y más nostalgia. Una reflexión de la mortalidad, también, ahora que muchos quizás revisitamos esta canción.

El legado de David Robert Jones -el nombre verdadero de Bowie, hasta en eso era un camaleón- en la cultura popular tiene mucho que ver con el afán de vanguardia en su música, la moda y la imagen cuidada con la que se presentaba.

Resumir su influencia sería una movida osada, pero en la música, diversos actos como Nirvana y Lady Gaga han intentado acercarse a él sea con 'covers' como "The Man Who Sold the World" o en la estética futurista o de ganas excéntricas.

Una exploración de la impronta de Bowie en la moda lleva a múltiples ejemplos, pero quizás uno de los más que retumba es el 'jumpsuit' negro, de líneas claras y corte enorme diseñado por Kansai Yamamoto con el que el cantante parecía hacer alarde de su poderío artístico y de su interés por el teatro kabuki.

"David Bowie Is" fue una exhibición que el museo Victoria y Alberto de Londres acogió en 2013 que precisamente resumió parte del arrojo creativo con el que el artista se presentó en la cultura popular.

publicidad

En 1998, Bowie le contó a Charlie Rose que ser artista, independientemente del medio que se elija, es una especie de disfunción social que tiene como intención primaria el deseo de expresión.

Bowie ya se fue pero lo que quizás no adivinaba era que por mucho tiempo los tributos musicales se extenderán, y que miles ya tararean temas como "Changes", por eso de ponerle banda sonora a la partida que es, al fin y al cabo, el cambio mayor.

"Ch-ch-changes/ Just gonna have to be a different man/ Time may change me/ But I can't trace time".

De igual modo, él y sus personajes motivarán otros homenajes visuales entre 'jumpsuits', plataformas y otras extravagancias, desde los más elaborados hasta los más caseros, así sean meramente con sombras, lápiz labial y hombreras. Hasta en esto seguirá siendo camaleón.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
La exprimera dama se emociona visiblemente al escuchar el himno nacional de EEUU en la base aérea Andrews.
publicidad