publicidad

Entrevista completa con el presunto amante del autor de la masacre de Orlando

Entrevista completa con el presunto amante del autor de la masacre de Orlando

Aquí puede leer la transcripción de la conversación que tuvo la periodista María Elena Salinas, en exclusiva para Univision Noticias, con el supuesto amante de Omar Mateen, el atacante del club gay Pulse.

Supuesto amante de Mateen: "El Omar que yo conocí era un hombre cariñoso" Univision

LA MASACRE

María Elena Salinas: Gracias por la confianza. Cuando escuchaste de la masacre en Orlando, ¿qué pensaste?

Miguel: Cuando escuché de la masacre en Orlando pensé en mis amigos, sus parejas.

MES: ¿Cómo te enteraste de lo que ocurrió en Orlando?

Miguel: Me acaba de levantar y observé en el teléfono que estaba sucediendo algo en la discoteca gay en Orlando.

MES: ¿Qué pensaste?

In english: A man who claims he had a sexual relationship with Omar Mateen says Orlando massacre was "revenge," not terrorism

Miguel: Que era un horror. Cómo era posible que alguien pudiera hacer algo tan horrible así.

MES: Cuando te diste cuenta que las autoridades habían identificado al atacante como Omar Mateen, de 29 años de edad, y viste su foto, ¿cuál fue tu reacción?

Miguel: La reacción que tuve fue “no puede ser. Ese no puede ser el hombre que yo conozco”. Es imposible que el hombre que haya hecho eso sea el hombre con el que yo compartí.

QUIÉN ES EL SUPUESTO AMANTE

MES: Háblanos un poquito sobre tu vida. ¿De dónde eres?

Miguel: Llegué de Cuba a los 18 años y viví en New Orleans cerca de dos años. Estudié, trabajé. Hice todo lo que hace un inmigrante cuando llega aquí con las manos vacías. Y poco a poco me fui levantando hasta que me mudé al norte del país.

publicidad

MES: ¿Tienes pareja?

Miguel: Ahora mismo estoy soltero.

MES: ¿Tú utilizas estos sitios para conocer otras personas gay? ¿Qué sitios usas?

Miguel: Correcto. Al principio usaba el más viejo, que es Adam4Adam. Y después, según la tecnología fue creciendo y avanzando, apareció Grindr y Jack’d. Pero el más que yo usaba anterior era Adam4Adam. Pero con la tecnología, Grindr era el más avanzado. O sea, tenías más comunicación con la persona.

EL ENCUENTRO

MES: ¿Cómo te describes tú en esos sitios gay?

Miguel: Me describo como un hombre masculino, gay, que busca alguien con quien conversar, con quien pasarla bien. No solamente para el momento sino también para el futuro. Siempre pongo mi nombre. O sea, no pongo un sobrenombre o un apodo, como hace la mayoría. Y siempre pongo mi foto.

MES: Tú dices que conociste ahí Omar Mateen. ¿Estás seguro que era él?

Miguel: Estoy cien por ciento seguro que era él.

MES: ¿Él te contactó a ti o tú a él?

Miguel: Al principio, tú lo podías ver. Nunca me interesó. Pero él fue el que me contactó a mí.

MES: ¿Qué nombre de perfil usaba él?

Miguel: La cuenta que él usaba no tenía el nombre de perfil. Él solamente tenía su foto. Tenía la edad, que fue falsa, después la descubrí. Decía que tenía 35 años y que tenía un cuerpo “average”, normal. Solamente eso.

publicidad

MES: Así es como él se describía. Nunca con un nombre. ¿Cómo sabes entonces que te está contactando?

Miguel: Por la foto. Una de las fotos que ha salido en las noticias es una de las fotos que él tenía en Grindr.

MES: ¿Cuál foto?

Miguel: Es una foto donde él aparece frente un espejo con su teléfono y poniéndose la mano aquí en la quijada. Esa era su foto de perfil y era una de las tantas que él tenía.

MES: Háblame del momento en el que tú estableciste contacto con él.

Miguel: Yo estaba haciendo mi terapia. Yo tengo problemas en mis piernas y estaba haciendo mi terapia en un gimnasio que hay en Orlando. Y ¡sorpresa! Él me mandó un clic y me dijo: ‘hi, are you there? ¿Cómo estás?’. Ahí empezó todo. Una comunicación como la que puedes tener con cualquier hombre en la aplicación.

MES: Pero tú habías visto su foto anteriormente.

Miguel: Sí, ahí en Grindr y en las otras aplicaciones.

MES: ¿Y nunca te llamó la atención contactarlo?

Miguel: No. Realmente él era como uno más de los miles que hay en la red.

MES: Pero sí te llamó la atención cuando él te contactó a ti.

Miguel: Sí. Me llamó la atención es que hoy en día en la comunidad gay está muy… rigen todo por el cuerpo, la juventud, cosas materiales. Él era un hombre muy atractivo; a mí como hombre me atraía. Dije ‘tú sabes, para meterme con alguien así…’. Decidí no hacerlo. Pero fue mi sorpresa cuando él me mandó un mensaje a mí.

publicidad

MES: ¿Por qué debo creerte? ¿cómo sé que me estás diciendo la verdad?

Miguel: Debes de creerme porque no tengo ningún motivo para estar aquí sentado, para decir ‘quiero una publicidad’ o ‘quiero hacerme famoso’. Lo que estoy haciendo de estar aquí contigo, frente a frente, lo estoy haciendo porque es porque creo que es mi deber como ciudadano y como gay dejar saber que el hombre que hizo lo que hizo, que fue tan horrible, que trajo tanto dolor a tantas familias, no es el hombre que yo conocí, no es el hombre con el que yo compartí.

LAS SUPUESTAS RAZONES DEL ATAQUE

MES: ¿Quién es?

Miguel: El Omar Marteen que yo conocí era un hombre completamente cariñoso. Un hombre que tenía sus problemas, tenía sus frustraciones, tenía sus inseguridades, pero en el fondo, era un hombre que, según lo fui conociendo y lo fui tratando, era obvio que estaba falto de cariño.

MES: ¿Tú me estás diciendo que quieres limpiar su imagen?

Miguel: No quiero limpiar su imagen. No es eso lo que yo quiero hacer. Sería una ofensa al mundo y una ofensa a la comunidad LGBT que yo quisiera limpiar su imagen. Simplemente lo que quiero es hacerle saber al mundo que el hombre que fue esa noche a esa discoteca a hacer semejante horror no es el hombre que yo conocí. El punto mío aquí es: hizo lo que hizo y está muy mal. Lo he maldecido lo que no tienes idea. He llorado lo que no tienes idea. Yo perdí amigos ahí. Pero lo que me trae a venir hacia usted y a decir mi verdad es que lo que hizo no lo hizo por terrorismo. En mi opinión muy personal y por las conversaciones que nosotros tuvimos, lo hizo –para mí- por una venganza.

publicidad

MES: Una venganza, ¿por qué?

Miguel: Una venganza por las historias que él me contaba.

MES: ¿Qué es lo que él estaba vengando?

Miguel: Estaba vengando el odio, el rechazo que él estuvo viviendo por muchos meses. Él decía que él adoraba –y eso lo puedo decir yo porque conviví con él- él adoraba a los latinos, al gay latino.E él adoraba a la gente de piel morena. Él decía que quería haber nacido con su piel así. Tanto que cuando yo lo conocí, él pensó que yo me había ido a la playa. Yo le dije que no, que esa era mi piel. Pero él se sentía rechazado. Se sentía usado por los… hubieron momentos en la discoteca Pulse que lo hicieron sentir muy mal. A él lo usaron, le hicieron mucho daño.

LA SEXUALIDAD DE MATEEN

MES: ¿Cómo y cuándo se conocieron en persona?

Miguel: Después que él me contacta por Grindr, nosotros seguimos en el chat comunicándonos. ‘Qué te gusta, que no te gusta, cómo te sientes, cómo no te sientes’. Como cerca del quinto día, él me invita a ir a Pulse. Pero lamentablemente donde está esa discoteca está completamente lejos de donde yo me estaba quedando. Yo le propuse ‘¿por qué no te vienes a la discoteca y bar que se llama Parliament’ que estaba más cerca del lugar donde yo estaba viviendo. Él me dijo ‘déjame pensarlo y te respondo más tarde’. Como a los cinco minutos me dijo ‘ok, tú me gustas, me llamas la atención, nos vemos allí’. Puedo decir que como a la hora u hora y media, él me mandó un texto donde me dice ‘voy en camino’. Yo, pues, me bañé, me vestí y, el lugar donde estaba viviendo quedaba apenas a cuatro bloques de la discoteca Parliament.

publicidad

MES: ¿Cómo fue esa primera cita?

Miguel: Como las demás. ‘Buenas tardes, gusto en conocerte’. Él era él: era exactamente como luce en la foto. Entramos a esa disco que está ahí, que se llama Parliament, y me invitó a un trago y le dije ‘yo no tomo alcohol’. Nunca me ha llamado la atención. Y nada, empezamos a conversar: ‘¿qué haces, en qué trabajas, por qué estás aquí’?‘. Me preguntó 'vives aquí', yo le dije que no, que era nuevo en la ciudad. Y nada, conversaciones íntimas de un hombre con un hombre.

MES: ¿Establecieron una relación íntima?

Miguel: Sí. No esa noche. Esa noche, después de que conversamos muchísimo yo me estaba sintiendo mal y me tenía que tomar un medicamento. Él me dijo que se iba a quedar y yo lo deje ahí. Nos seguimos mensajeando. Yo salí de la disco y me fui para mi casa como quien dice

MES: ¿Y siguieron contactándose?

Miguel: Después de eso, yo no escuché de él más. Para mí fue un encuentro como cualquiera. No lo cogí nada serio. Y nada, como a los tres días ¡sorpresa! Me mandó otro chat donde me dice ‘¿cómo estás? ¿qué haces?’. Estaba haciendo mis terapias. Puedo recordar que yo estaba caminando alrededor del Eola Lake, que está en el mismo centro de la ciudad. La siguiente pregunta fue que si me gustaría verle otra vez. Le dije que sí, que me cayó muy bien. ¿Por qué no? Después de eso, él me respondió 'te dejo saber'. Al otro día, él me dijo 'voy a estar por allá. Déjame saber si puedo pasar por ahí’. Yo le dije 'ok, como quieras'. Pasaron 24 horas y llegó el sábado y él me vuelve a invitar al Parliament y yo fui. Llegamos hasta la misma puerta pero no entramos porque yo le dije 'mira, eso está ahí muy lleno y yo no soy persona de estar en tanto tumulto. Tú tienes dos opciones: o te vas o entras solo. Pero yo me voy para mi sitio'. Mi sitio era el hotel donde yo me estaba quedando. Él me miró y me dijo ‘¿en serio?'. Le dije que sí. Le dije 'mira, si no quieres quedarte, ¿vamos al hotel?’. Y él aceptó. Se vino conmigo y ahí estuvo conmigo toda una noche.

publicidad

MES: ¿Ahí es donde ustedes empezaron su relación?

Miguel: Ahí fue donde nosotros empezamos la relación.

MES: ¿Cuántas veces se vieron?

Miguel: Te puedo decir… vernos entre 15 y 20 veces.


Supuesto amante de Omar Mateen: "Le tenía rabia a los puertorriqueños, mucha rabia" Univision


MES: ¿Era muy seguido?

Miguel: Era muy seguido. Él al principio estaba como con miedo. La primera vez muy nervioso. Pero a la vez una de las conversaciones que él me dijo era que él se sentía muy bien conmigo. Yo le pregunté por qué y él me dijo que yo era diferente.

MES: ¿Tuvieron relaciones sexuales?

Miguel: Sí tuvimos relaciones sexuales, pero no fue una relación ya directa como todo el mundo piensa. Pero sí tuvimos. No quiero que suene que estoy faltando el respeto o algo… O sea, tuvimos relaciones sexuales oralmente. La otra, hubo el intento, pero cuando él me salió con que no usaba condón y que no quería que yo lo usara tampoco, ahí fue cuando yo puse el pare. Cuando yo le pregunté por qué, fue cuando empecé a descubrir lo de la religión. Me dijo que la religión tiene que ver con eso. Yo le pregunté qué religión tenía y él me dice 'yo soy musulmán'.

publicidad

LA INFLUENCIA DE LA RELIGIÓN

MES: ¿No le dijo que la religión musulmana también prohíbe el homosexualismo y lo condena?

Miguel: Yo también le pregunte eso. No se lo pregunte ese día, se lo pregunté días después cuando ya había más confianza y él venía a mi habitación. Me dijo que él no sabía por qué su religión... como que la viraban (gesticula), como que para unas personas era una cosa y para otros era otra, como que la tergiversaban. Yo le pregunté ‘¿por que tu no me explicas?’. Porque yo no tengo religión, mi madre nunca quiso por cuestiones políticas, nunca quiso bautizarme. Y él me dijo que la religión musulmana es una de las religiones más preciosas que había en el mundo, que era todo rezar, espiritual, que le daba la bienvenida a todo el mundo. No había objeción. Eran todos bienvenidos, negros y blancos, gay y no gay, hétero, transexuales, pero que él se sentía un poco raro. Ahí fue cuando salió a relucir su papa. Él me decía 'no es la misma forma que mi papa lo ve'.

MES: O sea, ¿que él le dijo que la religión musulmana sí aceptaba homosexualismo?

Miguel: Sí, él me dijo a mí que la religión musulmana aceptaba el ser homosexual pero que no usaban condones.

MES: ¿No se le hizo raro?

publicidad

Miguel: Se me hizo bien raro. No quise indagar. Lo único que le puedo decir fue le dije 'tú y yo podemos hacer todo lo que tú quieras, pero no esperes llegar a tener penetración, por llamarlo así, porque yo no soy hombre de jugar así'. Le dije que hay muchas enfermedades, hay muchas cosas y hay que protegerse. Y también le dije 'acuérdate que yo te acabo de conocer, nosotros tenemos una comunicación ya por varias semanas pero no significa que (lo) voy a permitir porque tú no te quieres cuidar'.

MES: ¿A usted le dio la impresión que tenía otras relaciones sexuales con hombres? Porque usted dice que llegó y estaba un poco nervioso.

Miguel: Al principio, sí me dio. Le voy a ser franco, todo el que entra a ese chat busca lo mismo. Ese chat está hecho para eso, encontrar a alguien, tener sexo el mismo día o al otro día y si te veo mañana no te conozco. Pero con él fue diferente, con él fue muy diferente.

LA PERSONALIDAD DEL ATACANTE

MES: ¿Por qué fue diferente?

Miguel: Fue diferente porque cuando él llega y se siente totalmente como nervioso, una de las preguntas que yo le hice fue que si ese momento había sido la primera vez que él va. Y él me dijo 'no, no es la primera vez que yo voy a ver a alguien. Pero la diferencia de esta vez es que yo nunca he ido con nadie a un hotel'. Pero sí, sí lo ha hecho antes, ha ido a casas de las personas. Yo no soy el único con el que él ha chateado. Él ha chateado con gente en el pasado antes de conocerme a mí.

publicidad

MES: ¿Cómo podemos verificar que en efecto ustedes llegaron a conocerse a través de Grindr y que es esta persona, este asesino, es con quien tú tuviste esa relación?

Miguel: Bueno, yo probarlo ahora mismo no lo puedo probar porque, como le dije antes, esto fue un hombre que uno conoce en un chat room gay. Yo tuve una relación con él prácticamente desde como al mes de haber llegado a Orlando, hasta casi los últimos días que yo estuve ahí, que fue en el mes de diciembre.

MES: ¿Cuánto tiempo duró la relación?

Miguel: La relación duró -vamos a decir- dos meses. Y él estaba completamente seguro de lo que yo le había planteado. Aparte, no éramos novios, éramos pareja. Una de las cosas que yo le planteé a él y que a mí tampoco me gustaba era estar como picaflor. Yo, si no tenía pareja, me gustaba tener a alguien lo que le llaman n inglés "un amigo con beneficios". Y él dijo 'me parece bien, me parece perfecto'. Yo me fui. La última vez que lo vi fue como el 27 o 28 de diciembre.

MES: ¿Por qué terminó la relación?

Miguel: La relación termino porque yo tengo muchos problemas médicos, donde envuelven muchas cirugías. Lamentablemente el tema médico en Florida no es el mejor que tenemos en este país. Y yo estaba luchando contra eso. Lo que andaba buscando yo era el escaparme de la ciudad donde yo estaba viviendo que es completamente fría y buscar el calor porque cuando uno tiene tantas cirugías como las que tengo yo, cuando llegaba el invierno, eso es un infierno. Hay que tomar muchos medicamentos que no me gusta tomar, que son para el dolor y te ponen como si estuvieras drogado y yo no entraba en eso.

publicidad

Esa fue la razón por la que yo me mude a Orlando, pero cuando yo vi que el sistema médico no era lo que yo esperaba. Yo le dije 'mira yo estoy pensando en irme, regresarme para atrás porque ya yo me cansé de ir aquí, ir allá y los copays son muy caros, hay que pagarles a todos los médicos por separado'. Y él me dijo 'bueno man, tú haz lo que tengas que hacer, no te preocupes'. Y entonces yo le dije 'yo me voy a ir a final de mes y me voy a ir a la ciudad de Miami a pasármela con algunos amigos y familia y como en una semana me regreso de donde vine'.

MES: ¿Han salido reportes de que él acosaba a mujeres. ¿Él lo acosaba a usted? ¿Tenía esa personalidad de acosador?

Miguel: Al principio sentí un poco. No era algo que el todo el tiempo me estaba mandando 'qué haces, qué no haces, te quiero ver'. Hubo momentos en que él me mandó mensajes y yo le decía 'no, no puedo, estoy haciendo algo. Si quieres más tarde, mañana o cuando tú tengas tiempo'. Pero yo no puedo decirle que sí, que me estaba acosando, porque le estaría mintiendo.

¿GAY O BISEXUAL?

MES: ¿Está seguro que era gay?

Miguel: Estoy seguro 100%.

MES: ¿No era bisexual?

Miguel: Yo lo veo así. Siento que para él era gay porque era obvio en la interacción que nosotros teníamos. Ahora, para la sociedad, yo lo veía como un bisexual forzado. Digo un bisexual forzado porque era un hombre que como a las dos semanas de yo haberlo conocido él me dijo que quería confesarme. Ahí yo cogí un poco de miedo. Y él me dijo 'yo soy un hombre casado'. Yo le dije '¿en serio?' Y me dice 'sí, yo tengo hijos. Y digo '¿por qué tú llevas una doble vida?'. En ese momento no me contestó, en ese momento lo único que me dijo fue 'después te hago la historia si me siento bien'. Pasaron los días, él me dijo que quería pasar a verme y yo le dije 'ok, vente'. Él llego y usualmente las veces que él llegaba, él tenía algo bien interesante. Él llegaba, se quitaba los zapatos, se quietaba el short o el jean y se acostaba al lado de mí. No se desnudaba. Eso era algo que me llamó la atención, hasta que un día le pregunte y me dijo por qué. Yo nunca le pude ver de la cintura hacia arriba. Él sufría de una inseguridad por la gordura. Él decía que tenía un cuerpo que no era el mejor cuerpo como para estarlo exhibiendo.

publicidad

En esa misma conversación fue cuando él se sentó conmigo. Yo empecé a más a indagar. Le soy sincero, me interesaba como hombre. No era un hombre feo, era un hombre atractivo Y en persona más todavía. Yo empecé a indagar más, empecé a hacerle preguntas como '¿me vas a contar de tu familia?'. Y él me dice 'bueno, ya te dije que tengo una mujer'. Yo le digo 'ok, tú crees que eso es justo? ¿tú crees que es justo que tú lleves una doble vida?'. La respuesta de él fue la que me impresionó: 'tú no tienes que preocuparte por eso porque mi mujer lo sabe". Ahí fue cuando mi cabeza empezó a dar vueltas.

MES: ¿Su mujer sabía que él era gay?

Miguel: Cuando él me responde eso, digo 'cómo que tu mujer sabe que tú eres gay'. Y el me dice 'tú no te preocupes por eso, ella sabe que yo soy gay, ella sabe que ella es como una cortina de humo'. Cuando él me dijo 'cortina de humo' le digo '¿tú me estás diciendo que es como un matrimonio falso?' Y ahí fue cuando volvió a salir el nombre del papá.

MES: ¿Alguna vez percibiste que él pudiera ser una persona violenta?

Miguel: Jamás. Jamá. Jamás. Jamás. Yo te puedo decir que Omar, según lo que yo pude ver, tenía solamente dos problemas. Él era alcohólico. Le gustaba tomar mucho. En una ocasión trajo una botella como de vodka o algo así. No se la tomó toda, cuando se fue la botella estaba casi por la mitad. Y el otro problema que él tenía era que él era adicto al sexo con hombres.

publicidad

MES: ¿Por qué continuaba su relación contigo si él que era adicto al sexo y ustedes no tenían relaciones sexuales?

Miguel: Después que nosotros nos fuimos conociendo, él me dijo algo que me llamó mucho la atención. Me dijo que conmigo se sentía diferente a como él se sentía con otros hombres con los que él había tenido relaciones.

MES: ¿A qué se refería?

Miguel: Teníamos relación sexual pero en el ámbito oral. No llegamos a lo otro porque él me decía '¿ahora puedo?' y yo le decía 'si te pones el condón o yo me lo pongo, vámonos. No hay ningún problema'. Y él me decía 'no'. Pero él era un hombre que empecé a ver y descubrir que buscaba ese afecto. Una de las cosas que me pedía que le hiciera era que lo abrazara mucho. A él le fascinaba girarse. A veces estaba viendo televisión, él estaba viendo televisión en inglés y me decía '¿por qué no me abrazas?'. Y eso es lo que hacía: él se giraba yo lo abrazaba y podíamos estar así conversando abrazados toda la noche.

MES: ¿Él se quedaba contigo toda la noche?

Miguel: Lo hizo solamente una vez.

MES: La primera vez dijiste que estuvo toda la noche.

Miguel: Sí, esa fue la única vez.

MES: Entonces, ¿cómo dices ahora que lo abrazabas y se quedaba toda la noche?

publicidad

Miguel: Cuando digo toda la noche es que amanezca conmigo. Pero las otras veces él llegaba usualmente a las 11 de la noche. Y estaba once, doce, una, dos. Y a las 3 de la mañana de momento... Él tenía como cambios de actitud. En el sentido que de momento estaba muy cariñoso y de momento decía 'me tengo que ir'. Él se paraba. Decía '¿puedo usar el baño?'. Era muy respetuoso. Él iba al baño hacía lo que tenía que hacer, regresaba, se ponía su pantalón y se iba.

MES: ¿Cómo iba vestido?

Miguel: Siempre estaba vestido de negro. Siempre o la mayoría de las veces eran t-shirts negros, medias negras, sus calzonzillos eran la mayoría de las veces negros, gris. En todo momento. Le pregunté y me dijo que el color negro lo hacía ver más delgado.

LA PERSONALIDAD DE MATEEN

MES: ¿Cómo lo describes?

Miguel: Era un hombre dulce. Se podía sobrellevar.

MES: ¿Nunca le viste un lado oscuro?

Miguel: Le voy a ser sincero, una de las conversaciones que me sacó conversación y yo estuve de acuerdo…. Algo en inglés, una masacre alguien se voló una ciudad y él me dijo que él no estaba de acuerdo de la forma que los EEUU hacía sus guerras. Le pregunté '¿por qué tú dices eso?'. Él me preguntó '¿se te hace correcto para poder atrapar a un hombre o desactivar una red de terrorismo que EEUU tenga que atacar y matar a gente inocente como niños, mujeres que no tienen nada que ver?'. Yo le dije, ‘tienes toda la razón’.

publicidad

MES: ¿Detectó en él en algún momento ideas extremistas islámicas?

Miguel: No. Nunca. Nosotros veíamos mucha televisión en inglés. Él veía las noticias conmigo. Me parece que era CNN. Él miraba y lo único que hacía era mover la cabeza.

MES: ¿Nunca expresó cuando habló de este disgusto que tenía por las guerras de Estados Unidos contra algunos países islámicos su deseo de causar algún daño o reaccionar o tomar represalia por las cosas que estaban ocurriendo?

Miguel: No. Nunca expresó ningún tipo... Nunca dijo algo como 'me gustaría un día coger y matar al presidente de los Estados Unidos o volar o hacer algo en contra porque le están haciendo daño a mi gente'. Jamás expresó algo así.

MES: Hay un contraste entre la persona que tú describes y la que describen muchos que lo conocieron. Su primera esposa dice que era muy violento con ella, tiene antecedentes en la escuela donde también había sido muy violento; en su trabajo también había sido muy violento. ¿Cómo justificas el hecho de que él haya sido tan pasivo y tan tranquilo contigo y que todos los demás lo describan como una persona violenta?

INFLUENCIA DEL PADRE

Miguel: Lo voy a poner desde este punto. Siento y creo que detrás de toda esa violencia y detrás de todo eso que dicen que él hacía, yo no lo conocía de esa forma. Pienso que están sus frustraciones. Pero más que sus frustraciones, una de las cosas que él me confesó es que él era prácticamente manipulado, vamos a decir en 100%, por su papá. Es la razón por la que él, al menos con esta última esposa que es la que él me confesó que sabía que él era gay, es porque el papá le pedía que tenía que tener hijos, y machos. Eso fue lo que él me dijo. Una de las preguntas cuando él me dice a mí, que me confiesa que tiene mujer y que tiene hijo, y yo le pregunto: “¿Ella sabe?” Y él me dice: “sí”, es porque ella sabe perfectamente que es la cortina de humo. ‘Mi papá lo quería así, ahí ya se lo di’, ‘mi papá quería hijo, ya se lo di’, ‘so, si ya están felices, déjenme a mí hacer lo que yo quiero’.

publicidad

MES: ¿Qué tipo de presión percibías que tenía él de su padre?

Miguel: El tipo de presión que él tenía de su padre es que tenían la misma religión musulmana, pero la forma en que Omar veía la religión, el Islam, era completamente diferente a como su papá lo veía.

MES: ¿De qué forma?

Miguel: Por ejemplo, cuando yo estaba con Omar, que ya llevábamos casi un mes, y ya yo le había preguntado cómo era la religión musulmana, que me lo explicara, yo le dije: ‘ok, está muy bonito y eso me alegra’, pero fue cuando él me dijo: ‘Pero mi padre no lo ve así. Para mi padre la religión musulmana es la religión que debe de hacer uno limpio’. Yo pregunté: ‘¿Qué limpia?’ y fue cuando salieron respuestas como ‘ os gays’. Yo le dije: ‘¿Qué tienen que ver los gays?’. Me dice: ‘Para nosotros los gays son bienvenidos, pero para mi padre no’. Es una de las cosas que recuerdo ahora, porque está pasando esta situación. Una de las cosas que él expresó es que para su papá los homosexuales eran lo más denigrante que puede haber existido en la faz de la tierra y que Alá había venido a este mundo para limpiar. O sea, lo gays deberíamos de morir.

MES: ¿Su papá sospechó que él era gay?

Miguel: En ese momento cuando estuve conviviendo con él, nunca me dijo nada. Yo nunca le pregunté que si su papa sospechaba o no. Lo único que yo le puedo decir es que su la esposa lo sabía, la esposa sabía que él iba a la discoteca gay, pero era porque hasta donde yo sé por parte de él, esos matrimonios que tuvo, por lo menos el último fue un matrimonio arreglado ante la sociedad y la religión musulmana que el padre lleva a cabo.

publicidad

MES: ¿Está siendo interrogado por el FBI?

Miguel: Sí.

EL PAPEL DEL FBI

MES: ¿El FBI te contactó a ti o tu contactaste al FBI?

Miguel: Al principio yo los tuve que contactar a ellos porque cogí mucho miedo. Cuando yo me enteré de la masacre, yo no había visto la foto todavía, porque no la habían puesto. Fue cuando yo llamé a mis amigos y todo el mundo estaba bien. Uno de mis amigos y su pareja falleció en esta masacre. Me dolió, lloré, grité, lo maldije. En ese momento no sabía que era él. Fue en la tarde, que el FBI hizo un release, cuando empezó a aparecer en todas las pantallas habidas y por haber en todos los noticieros, cuando yo pensé como ‘wow, esto no me puede estar pasando a mí’. Yo quedé prácticamente en shock.

MES: El hombre que había matado a 49 personas a sangre fría era alguien con quien usted había tenido una relación…

Miguel: Yo en seguida contacté a un amigo antes de dar el paso que di.

MES: ¿A qué amigo?

Miguel: A un amigo, no puedo decir su nombre, pero es un amigo que vive en Orlando. Una de las razones por las que lo contacté es porque él iba ahí. Lo contacté, gracias a Dios me respondió y otros más me respondieron y me dijo que otros que estuvieron ahí, pero se salieron temprano, antes de que él (Omar Mateen) llegara a hacer lo que hizo. Pero cuando yo empecé a ver las fotos, lloré mucho, lo maldije como nadie tiene idea, me metí en el baño y me dije: ‘¡Este hombre con el que yo compartí no puede haber hecho algo así!’. Pasaron 2 o 3 días y fui a ver a una terapista que yo veo, le conté lo que estaba pasando, me animó un poco. Después fui a ver a otra y estuvo conmigo cerca de cinco horas. Le dije lo que estaba pasando, pero lo que más me alteró fue cuando empezó a salir que hubo alguien que dijo que él iba ahí más que a la otra discoteca. Pero cuando sale un chico y empieza a decir ‘pero es que él lleva tiempo saliendo con hombres’, ‘pero es que a él yo lo conocí en la aplicación Jack’d’, yo dije ‘no, no, no, no, please, no le hagas eso’, porque yo dije: ‘bueno, here we go, van a ir a las otras, van a empezar a investigar el FBI, va a empezar a buscar’ y lo último que yo quiero es tener mi foto y mi nombre frente a una televisión o en un periódico. Entonces hablé con mis terapistas, le dije cómo me sentía, le dije lo que pensaba y me dijeron: ‘lo mejor que puedes hacer, antes de que ellos te encuentren a ti, ve tú a donde ellos’. Entonces yo me comuniqué en la ciudad de Nueva York con los agentes del FBI, yo me identifiqué con ellos y entonces ellos me empezaron a interrogar y llevo prácticamente cuatro días de infierno porque mi teléfono no para de sonar. He tenido cerca de tres entrevistas directo, en persona con ellos. Porque me he ido, me vuelven a llamar, y de ahí las demás sí han sido por teléfono porque ellos pasaron la información a Orlando y ya me llamaron del FBI, me llamó otra institución que tiene que ver con tabaco y explosivos y no sé qué, y ya hasta el servicio secreto anda detrás de mí.

publicidad

MES: ¿Usted tiene pruebas de las llamadas que ha recibido?

Miguel: Aquí están en mi teléfono las pruebas.

MES: ¿Las puedo ver?

Miguel: Aquí están, estas son. Ahí están todos los números, puedes subir o bajar y ver que están los números y si teclea aquí están todos los mensajes que todos los oficiales del FBI me han llamado, tengo cinco de uno, dos del otro, tres del otro. Todas vienen de una oficina que tiene que estar en Winter Park Florida. Ellos me han pedido mucha información, yo se las di, no tengo nada que esconder. Les expliqué todo, ellos me preguntaron cómo fue que lo conocí, dónde fue que nos encontramos, dónde era que pasábamos.

MES: Entonces estas son llamadas donde le están diciendo que los llame. Perfecto, pero, disculpe que tenga tanto escepticismo… Si usted llamó al FBI, ¿cómo sé que usted no está inventando una historia tanto al FBI, como a mí?

Miguel: Es fácil, cuando los agentes del FBI de Nueva York llaman a los de Orlando, ellos me llaman y me pidieron muchas evidencias. Yo me di a la tarea de decirles el hotel donde me estaba quedando, cuánto tiempo me quedé, me di a la tarea de decirles en la disco donde yo me encontré con él, los lugares, que realmente fue el Parlamento (Parliament) como se llama esa discoteca en Orlando y el hotel The Ambassador, que está en la West Colonial, no puedo decir el número exacto porque no me acuerdo, está frente al 7-Eleven.

publicidad

MES: Y en esas imágenes de video tanto del hotel como en la discoteca, ¿aparecerían ustedes juntos?

Miguel: En esas imágenes va a aparecer más que nosotros juntos, va a aparecer él entrando, porque en ese hotel para tu acceder a la habitación no es precisamente que tengas que ir por el lobby, es un hotel que tú entras en el carro y puedes ir directamente a la habitación y parquearte delante de ella, abrir la puerta. Si ellos como FBI, que fue lo que yo les dije, busquen las imágenes y van a ver. Quizás en una imagen, porque muchas veces yo por el medicamento que yo tomo tenía que estar comiendo y me daba hambre bien tarde y él estaba ahí, entonces yo lo invitaba ‘vamos pa fuera, vamos a comer’ y me decía 'no, yo no quiero salir, déjame aquí', 'pero es que tengo hambre'. Muchas de las imágenes que si el FBI ya encontró me va a ver a mi saltando del hotel al 7-Eleven que está al frente porque era lo más cerca –había dos cosas cerca nada más, el 7-Eleven o un deli que se llama Guagua que está como un bloque más hacia arriba.

PRUEBAS DE LA RELACIÓN

MES: Claro, eso lo muestra a usted saliendo a buscar comida, pero eso no necesariamente muestra que usted está o comprueba que usted está con Omar.

Miguel: Bueno la única prueba que yo le puedo decir que estaba con Omar, es que si ellos buscan bien en las imágenes pueden ver cuando Omar…. Porque no había otra forma, Omar tenía que entrar automáticamente al hotel y una de las cosas que yo sé que ese hotel hacía es que tiene dos portones por los lados y el portón de atrás después de las 11 de la noche se cierra, solamente podías entrar por delante si venías en carro o si venías a pie, y yo sé porque estoy bien seguro que ahí no es un lugar muy bueno y por eso hay muchas cámaras de seguridad. Así que si ellos como organismo gubernamental tienen acceso a pedir todos esos videos y todo deben de ver exactamente cuando Omar va a entrando o cuando Omar va saliendo.

publicidad

MES: ¿Nunca se tomaron fotos juntos?

Miguel: Nunca nos tomamos fotos juntos, no porque yo no quise, sino porque él me lo impidió. Hubo una vez que yo estaba tirado en la cama con él y se me ocurrió agarrar mi teléfono para tomar un selfie y él me agarro por la mano y me dijo 'no lo hagas porque no somos una pareja como para estar tomándonos fotos todavía’, le dije ‘ok, no te alteres’ y ya.

MES: Eso es muy importante, ¿por qué piensa usted que Omar Mateen entró a la discoteca Pulse ese sábado, esa noche, a matar a tantas personas? ¿Por qué Pulse?

Miguel: Por qué Pulse… Yo creo que tengo esa respuesta, yo sé que lo están llevando como que es terrorismo y yo le digo que no es terrorismo.

MES: ¿Por qué piensa que no es terrorismo?

Miguel: No es terrorismo, número uno le voy a decir por qué, por lo que yo he visto en la televisión y lo que se ve en el terrorismo, si él de verdad quería matar o hacer una matanza en grande -la hizo, porque realmente destruyó 49 familias-, él no hubiera ido a Pulse, él hubiera ido a la otra. Pulse es un tercio de lo que es Parlamento, donde entran 400 - 600 personas, Parliament es barra, es disco, es resort, y es más intenso, hay más gente. Ahora, ¿qué pasa con Pulse? Es donde más daño le hicieron. Por las conversaciones que tuvimos, en Pulse es donde él se sintió usado, rechazado.

publicidad

MES: ¿Él frecuentaba esa discoteca?

Miguel: Él frecuentaba esa disco porque, como lo dije anteriormente, a él le gustaban los latinos, a él le fascinaba la piel morena, pero lamentablemente por historias que él me dijo, él se sentía usado.

MES: ¿Por qué se sentía usado?

Miguel: Él decía que él trataba de ser social, pero entonces los gays jovencitos, vamos a decir de 21, 22 y 23 años se le acercaban a él como una forma de, tu sabes, de ‘tu me gustas’, ‘yo quiero algo contigo’, pero era más como cómprame tragos, cómprame esto. Entonces cuando él lo hacía y él sentía que querían algo con él o que iba a haber algo más después, ya, ahí paraba todo.

MES: ¿Y considera que esa es la razón por la que él entró a matar a 49 personas en Pulse?

Miguel: No, no, no. Vamos a decir que fue como un indicio y le digo esto porque estoy hablando por lo que yo viví del mes, los primeros días de noviembre hasta que me fui a finales de diciembre, porque en todos los encuentros que nosotros tuvimos hubieron (sic) muchas conversaciones donde él se sentía conmigo como que aliviado, entonces nosotros hablabamos y compartíamos todo, sobre sus frustraciones. Una de las grandes frustraciones era no solamente que se sentía usado, y lo que voy a tocar ahora es fuerte, pero en una de las conversaciones él me comentó -que fue uno de los días que él fue a mi hotel- y me dijo que él se sentía agobiado, entonces yo le pregunté ‘¿por qué tú te sientes agobiado?’ y la respuesta de él es que en el pasado, vamos a decir que hacía como un mes o mes y medio, él había conocido en Pulse a dos chicos puertorriqueños y estos lo invitaron a hacer lo que le llaman en inglés un ‘ threesome’, un ‘ threeway’...

publicidad

MES: Sexo entre tres hombres....

Miguel: Sí y yo le pregunté ‘¿y tú lo hiciste?’ y él me dijo ‘sí, yo lo hice’, y yo ‘¿cómo fue, te gustó?, y me dice ‘sí, me gustó al principio’ y le digo ‘¿y después?’, ‘no me gustó después’ y yo le pregunté por qué y me dice ‘es que uno de los chicos puertorriqueños me miró y me dijo después cuando ya habíamos terminado, cuando nos estábamos vistiendo de que a él se le había olvidado decirle él era HIV (VIH) positivo. Yo le digo ‘¿y qué le hiciste?’, ‘casi le rompo la cara, pero no lo hice, no quise’. Desde ese momento él, pienso yo, empezó como que a sentirse peor de lo que ya se sentía, yo le pregunté ‘¿ya te fuiste a hacer el test?’ y me dijo ‘sí, yo fui a una farmacia y me compré unos de esos test que se hacen y me lo hice’, me dijo que se metió algo en la boca, yo no sé cómo funciona eso, y dijo ‘me salió negativo, pero me sigo sintiendo igual’, yo le digo ‘pero, ¿por qué?’, y me dice porque eso no sale enseguida, eso se toma como unos cuatro, cinco meses y en lo que yo tuve esa conversación con él y me dijo que solamente había pasado apenas como un mes y medio, porque creo que eso había pasado como a mediados de septiembre, principios de octubre y esa conversación la tuvimos él y yo justamente días antes de Thanksgiving.

publicidad

MES: ¿Y por qué se sentía agobiado en ese momento?

Miguel: Una de las preguntas que yo le hice fue ‘por qué te sientes tan agobiado? y me dice ‘porque tengo terror que me hayan infectado’ y entonces le dije ‘bueno, eso es un riesgo que tú como hombre tomas’ y fue cuando yo le dije ‘y seguro que no usaste condón y dice ‘así mismo es’. Porque él dice que él le preguntó que si estaban todos bien, y dijeron que estaban todos bien y yo le pregunté ‘y si hubieran estado mal, ¿tu lo hubieras hecho igual sin condón?’, y me dice ‘bueno, pero igual no me dijeron’. Yo le dije mira eso es federal, yo creo que una persona en este país -le dije yo como cosa mía que creo que no sé si es verdad o es mentira, pero tengo entendido- que si yo como hombre siendo HIV positivo tengo relación con alguien y no le digo, eso es como un atentado o algo así.

MES: Miguel, ¿Tú tienes VIH?

Miguel: Yo tengo VIH.

MES: ¿Y le dijiste a Omar Mateen que tú eras positivo para el VIH?

Miguel: No, yo no le dije. Porque justamente días antes, si él hubiera llegado al punto de que se iba a usar el condón claro que lo hubiera hecho. Ahora, si yo fuera un loco maniático de estos que quizás andas por ahí, como que lo hago y después que se acabe el mundo, no yo no soy así. Yo le hubiera dicho. Pero una de las cosas que me paró exactamente de no decirlo, después porque nosotros seguimos, pero nunca llegamos a la penetración, nunca llegamos a tener ese click ya sexual, que es ya como lo máximo como quién dice. Pero lo que me paró fue eso, porque cuando yo le pregunté a él ‘¿y qué vas a hacer ahora?’ y su respuesta fue ‘yo los voy hacer pagar a ellos por lo que me hicieron’. Y ahí es donde yo me siento mal, por lo que pasó en Orlando, porque a veces pienso a lo mejor cuando él me dice eso, mi intuición me dice este les va a dar una paliza, les va a hacer algo, los va a agarrar, pero quizás si él hubiera dicho ‘me voy a comprar un arma’ o ‘yo los voy a matar’, quizás todo hubiera sido diferente.

publicidad

LA VENGANZA

MES: Usted está insinuando de que él entró a Pulse quizás para vengarse de estos jóvenes boricuas que tuvieron sexo con él sin protección… y tenían VIH...

Miguel: Yo le voy a decir una cosa, ese es el punto más elevado que yo tengo, ese es el como quien dice, la sospecha más grande que yo tengo, porque ese pudo haber sido el declive completo de su enojo porque antes de eso estaban los rechazos, la forma en que lo trataban, yo tengo entendido que una vez él me dijo que a él, como tomaba, lo tiraron para afuera como un perro de esa discoteca. Una de las cosas que él decía era que él le tenía rabia, mucha rabia a los puertorriqueños, y yo le pregunté que por qué y una de las respuestas que él me dio es que los gay puertoriqueños se creían que eran la última Coca Cola que había en este mundo, que eran demasiado engreídos y que se creían que eran lo máximo, que como ejemplo si yo te digo 'hi', un saludo no se le niega a nadie, y ellos se lo negaban.

MES: Miguel, Omar llamó al 911 mientras estuvo él dentro de la discoteca Pulse y justo después de haber efectuado el tiroteo. Él llamó tres veces y en las tres ocasiones, le declaró su lealtad a ISIS. ¿Omar Mateen era terrorista?

Miguel: Mira esa respuesta para el gobierno quizás lo era, para mí no.

publicidad

MES: ¿Por qué entonces él va a declarar tantas veces su lealtad a ISIS y decir que lo estaba haciendo precisamente por esos ataques que hay de Estados Unidos y Rusia ante sitios musulmanes?

Miguel: Yo lo veo así, o sea, declarándole a ISIS o no declarándole lo que hizo, no tiene perdón. Eso es un punto que yo tengo.

MES: Pero, ¿por qué declarar su lealtad a ISIS si esa no era la intención de esa matanza?

Miguel: Creo que se quiso... vamos a decir, lo uso como un poder, déjame ver cómo te explico. Es algo como, vamos a usarlo como fama, como que ya que voy a hacer lo que voy a hacer… Porque una de las cosas que yo estaba mirando en la televisión y en los noticieros es…. No lo estoy defendiendo, jamás defendería a alguien o algo así, pero si tu vas a hacer un acto de terror de verdad, eso yo creo por lo que yo he visto, se coge tiempo, tu no vas tres días antes a una tienda a buscar una pistola y un rifle, y una de las cosas que yo siento también es que el padre tiene mucho que ver en eso.

SUS MOTIVACIONES

MES: ¿Por qué el padre tiene que ver en eso?

Miguel: Por la forma, él siempre decía que su papá todo lo que él pensaba y que él le decía, porque él conversaba mucho con el papá, el papá se lo viraba al revés. Le decía sin saber que él era gay, esa es una cosa, el padre hasta donde yo sé no sabía que era gay, pero como por ejemplo que en la religión musulmana tu eres aceptado como cualquier género que tú tengas, para el padre no, para el padre los gays tenían que morir, los gays son el mismo diablo en la tierra, los gay -como él mismo me expresó- son lo más denigrante que hay.

publicidad

MES: Pero si él era gay, ¿Por qué matar a gays? Usted está insinuando que su papá lo incitó a matar, a entrar a Pulse precisamente y matar a los gays...

Miguel: Yo digo que más que eso, como te digo, yo sé hasta el mes de diciembre. Yo nada más que te puedo hablar por él hasta el, vamos a decir el 28 de diciembre, que fue la última vez que yo lo vi, yo no te puedo asegurar o qué fue lo que pasó de diciembre hasta acá. Porque como te digo, yo borré y más nunca pensé saber de él ni de ninguno con los que yo me comuniqué en Orlando. Pero cuando pasa esto en mi mente vienen todas esas conversaciones que yo tuve con él, todo ese odio y toda esa rabia que él tenía específicamente en contra de los gay puertorriqueños. Ahora, que él usó el nombre de ISIS y que él ofreció la masacre y el dolor, de matar a tanta gente, no te lo sé explicar, no lo puedo explicar. Lo único que puedo creer es que aprovechó, o sea, lo quiso hacer como ‘voy a hacer lo que voy a hacer, voy a matar a estos perros por venganza, por el odio que les tengo por lo que me han hecho, pero ‘si voy a morir, quiero morir como héroe’. Es como yo lo veo.

MES: Se sabe también que Mateen donó sangre menos de dos semanas antes de esta masacre, ¿sabe por qué donaría él sangre?

publicidad

Miguel: Ahí no le puedo decir. Eso tendrá que ver algo con su hijo, tendrá que ver no sé.

MES: ¿No le da ninguna interpretación?

Miguel: No le doy ninguna interpretación.

MES: ¿Usted piensa que lo que ocurrió ahí fue un acto terrorista?

Miguel: Personalmente no.

MES: ¿Usted piensa que fue un acto de venganza?

Miguel: Sí, porque hay algo que yo veo en la televisión y en los noticieros que no se ha tocado, y me duele decirlo, como gay, me duele decirlo porque estamos hablando de terrorismo y estamos hablando de homofobia y de odio. Pero no he visto todavía que en ningún canal de televisión o en ningún periódico se toque el tema o se hable sobre algo que está pasando en la comunidad gay, que muchos ignoran, que parece mentira pero dentro de la comunidad gay hay odio, entre los mismo gay hay odio, hay envidia, hay recelos. Yo le voy a decir algo, si usted piensa que en el mundo heterosexual de un hombre o una mujer hay problemas por dinero o por cosas materiales, en el mundo gay es peor todavía, es la envidia de quién viste mejor, quién vive mejor o quién tiene la mejor posición. Hoy en día todo se basa en el cuerpo, en viajes, en dinero, en qué te puedo sacar, en qué me puedes servir.

MES: ¿Pero usted está diciendo que ese resentimiento por haber sido rechazado, por haberse sentido utilizado, llevaría a una persona como Omar Mateen que usted conoció a matar a 49 personas o quizás con la intención de matar a muchas más?

publicidad

Miguel: Yo diría, y esa fue una de las recomendaciones que yo le hice al FBI, me duele, pero yo le dije que espero, me imagino que a todas las víctimas pues deben de tener muestras de sangre de ellos, como también a los que sobrevivieron y yo le recomendé que buscara a ver quiénes de todo el grupo entero tiene HIV. Esa fue una de mis primeras recomendaciones. Ahora, que si él, su odio y su rabia por lo que él me contó en esos dos meses hasta el mes de diciembre pudiera tomar una represión así, se lo creo, y no tanto por el odio de ser rechazado o que me están usando solamente pa que yo le compre tragos o porque no quieren estar conmigo…

MES: ¿Usted sabe quiénes son los jóvenes puertorriqueños que tuvieron sexo con él?

Miguel: No, yo le pregunté, yo le llegué a preguntar y me dijo ‘son esos chicos puertorriqueños’ que eran, creo que eran hasta pareja.

MES: ¿Por qué entonces piensa usted que necesita el FBI saber quiénes, dentro de los muertos, tenían HIV?

Miguel: Porque sería el punto clave de todo este horror que ha pasado. Ahora, como le digo una cosa le digo la otra, yo no sé qué habrá pasado desde que yo lo dejé de ver, que fue el 28 de diciembre hasta la fecha que él hizo semejante atrocidad.

MES: ¿Usted piensa que se pudiera haber radicalizado después de eso?

Miguel: Quizás, uno nunca sabe. Es como dice el dicho, tú nunca sabes con quién duermes.

publicidad

MES: ¿Por qué quiso hablar…y por qué conmigo?

Miguel: Quise hablar número uno, porque creo que era mi deber. Porque sí, están diciendo que es terrorismo, terrorismo, terrorismo, pero hay que ver más allá del terrorismo. Quise hablar porque pienso que no es terrorismo, pienso que es venganza. Que es doloroso, que por venganza lo haya hecho, es muy doloroso, pero quise hablar porque creo que la comunidad LGTB necesita saber que no es solamente… sí, hay homofobia, muchísima, yo he sido víctima de homofobia en mi propia familia, pero lejos de la homofobia quiero que el mundo sepa que hay odio no solamente fuera de la comunidad gay, dentro de la comunidad gay.

MES: ¿Por qué no quieres revelar tu identidad?

Miguel: No quiero revelar mi identidad por represalias, pienso que si pongo mi cara real y mi cuerpo como es, después que salga esto al aire, quizás no sé si lo van a traducir al inglés, si quizás el padre no va a estar muy contento con lo que yo haya dicho, quizás ISIS no va a estar muy contento. Antes de yo tomar la decisión de yo buscarla a usted, porque le tengo confianza como excelente periodista que es porque dije ‘o ella o nadie’, en mi cama yo pensé mucho, muchas cosas, yo dije si pongo mi cara en la televisión lo primero que va a pasar es que al padre no le va a gustar lo que yo estoy diciendo, para nada, lo segundo, este grupo criminal de ISIS me va caer atrás, porque una de las cosas que yo noté en la televisión fue la siguiente: ISIS se adjudicó la masacre, pero ISIS no ha salido a decir ‘yo lo capté, yo lo entrené, él vino’ y esas son cosas con las que yo empiezo a atar cabos.

publicidad

MES: ¿A qué le temes?

Miguel: Le temo a la represalia y con esto quiero que quede claro, yo soy gay, no estoy defendiendo a Omar para nada, simplemente estoy dando mi punto de vista de lo que yo viví con un hombre que no es el hombre que hizo semejante… o sea, es la misma persona, pero para mi fue doloroso, espantoso, ver que el hombre con el que yo había compartido había cometido semejante atrocidad como una masacre de este tipo y más en contra de la comunidad gay, de mi comunidad. Pero salí, porque creo que el pueblo, el mundo, los ciudadanos y más la comunidad gay necesita saber que no podemos hablar solamente de terrorismo, vamos a hablar del odio que existe dentro de la comunidad gay.

MES: ¿Cómo te ha cambiado la vida el saber que una persona que cometió una masacre tan horrible como esa, quitándole la vida y cambiándole la vida por completo a 49 familias, fue alguien que tu conociste y alguien que formó parte de tu vida?

Miguel: Mira cuando supe la noticia, que al principio decían que eran 20, lloré mucho, no tiene nada qué ver, en ese momento yo no sabía quiénes eran los que habían fallecido, porque yo como le dije contacté a mis amigos y los encontré, no he encontrado a los otros y todavía me faltan unos que no los encuentro, y lloré mucho de rabia, pero cuando tú ves esto en la televisión tú dices ‘wow’, qué dolor, cómo es posible, y duele duro, duele mucho, pero duele más cuando tú te das cuenta que quien lo hizo fue alguien a quien tú le cogiste cariño. Es bien duro, yo no duermo, yo no como casi, hay momentos que yo cierro mis ojos y yo veo a Omar en frente de mi, hay momentos en que visualizo a mi amigo Emmanuel que lo asesinó también ahí, y no es justo, no es justo lo que hizo. Pero duele, duele mucho, te cambia la vida, no me siento que soy el mismo, porque no hay palabra para describir el sentimiento, el dolor que se siente que un hombre que compartió contigo, que siempre te pedía caricias y amor a gritos, un hombre que se sentía frustrado, un hombre que llevaba una doble vida, que para mi como ser humano me sentía mal por él, porque era, como le dije al principio, un bisexual forzado porque su padre y la religión de su padre piensa que su hijo debe estar casado con una mujer y darle nietos, y eso fue lo que él hizo.

publicidad

SENTIMIENTO DE CULPA

MES: ¿Usted cree que si se hubiera quedado en Orlando y hubiera continuado la relación, usted podría haber evitado quizás que ocurriera esta masacre?

Miguel: Quizás sí, quizás si yo me hubiera quedado en Orlando y hubiéramos… porque íbamos muy bien, no éramos pareja, como lo dije al principio, lo que le llaman amigos con beneficios porque fue una de las cosas que llegamos a un acuerdo, aunque no llegábamos a… ese era el punto de nosotros, el condón o aquí no hay nada, y más después de lo que a él le pasó, que yo dije ‘no, vamos a esperar a ver qué pasa’.

MES: ¿Le da sentido de culpabilidad?

Miguel: Un poco y por eso me siento mal, muchísimo. Me da un sentido de culpabilidad porque quizás... anoche mismo yo estaba pensando mucho y yo decía si a lo mejor después que él me hace la historia de los chicos con los que él tuvo relaciones entre los tres, y él me dice en vez de decir ‘yo los voy a hacer pagar’, ‘yo los voy a matar un día de estos’, quizás yo hubiera llamado al 911 y todo esto se hubiera evitado. Quizás si me hubiera quedado en Orlando y nuestra relación hubiera crecido más y si me hubiera dado cuenta o hubiera descubierto más de él, igual hubiera llamado al 911, porque eso es algo que yo no simpatizo con eso. Me duele, me duele muchísimo, porque es muy fácil cuando lo ves en la televisión, duele mucho, pero ya cuando tú lo vives, tú dices cómo es posible que ese hombre que compartió un lado de tu cama, que pidió caricias, que compartió pizzas, yo traía dos pizzas del 7-Eleven y compartíamos, comíamos, nos reíamos y veíamos películas, había días que daban las tandas completas de “Law and Order” y él las veía conmigo, nosotros conversábamos y entre cosa y cosa pasaba sexualmente momentos conmigo, pero es duro, es muy duro, es de esos momentos donde tú sientes que te están exprimiendo el corazón. En estos momentos y hoy por hoy quisiera entender, quisiera entender qué explicación tiene y no le veo ninguna, es un dolor muy fuerte, es ver como quitar 49 vidas así por un odio o por una venganza y le digo, hasta ese momento él le tenía mucha rabia a los puertorriqueños, mucho odio.

publicidad


Lea también:

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad