publicidad

La polémica sobre la Fundación Clinton promete perseguir a Hillary hasta 2016

La polémica sobre la Fundación Clinton promete perseguir a Hillary hasta 2016

Hillary Clinton no ha podido esquivar una creciente polémica sobre la fundación que lleva su nombre y promete perseguirla hasta las elecciones de 2016.

Hillary Clinton se aseguró de marcar distancias con la fundación que lleva su nombre cuando era secretaria de Estado y también como aspirante a la presidencia, pero no ha podido esquivar una creciente polémica sobre esa institución que promete perseguirla hasta las elecciones de 2016.

La cuestión de si la aspirante demócrata a la Presidencia pudo tomar decisiones influidas por donaciones extranjeras a la Fundación Clinton mientras era secretaria de Estado surgió en febrero y ha resurgido en las últimas dos semanas, espoleada por múltiples investigaciones periodísticas y un nuevo libro.

El expresidente Bill Clinton y su hija Chelsea se vieron obligados esta semana a salir al paso de una serie de acusaciones que, si bien no aportan pruebas claras de negligencia por parte de Hillary, sí despiertan dudas sobre posibles conflictos de interés entre su labor en el Gobierno y en la fundación familiar.

Lea:  Hillary: "Es hora de buscar una solución a nuestro sistema roto de inmigración".

"Creo que seguiremos escuchando hablar de este asunto hasta noviembre de 2016 y, si gana Hillary Clinton, oiremos hablar de ello hasta bien entrada su presidencia", dijo a Efe Justin Vaughn, experto en política presidencial en la Universidad de Boise (Idaho).

¿Qué haría Hillary Clinton como presidenta? Conoce a la hispana al frente de su campaña /Univision

Hace un mes, cuando anunció su segunda carrera a la Casa Blanca, Clinton también abandonó el consejo de administración de la fundación que su esposo creó en 2001 y que recauda fondos privados para invertirlos en proyectos de desarrollo en todo el mundo.

Además, antes de convertirse en titular de Exteriores, en 2008, Clinton, su marido y la fundación familiar asumieron una serie de compromisos éticos con el Gobierno de Barack Obama, entre ellos el de entregar datos sobre cada donación al Departamento de Estado.

Sospechas en el manejo de la fundación

No obstante, la Iniciativa Clinton de Salud Global, una rama de la fundación, ha admitido que no entregó ningún dato al Gobierno sobre sus donantes extranjeros en ese periodo; y una organización canadiense, la Alianza Empresarial Clinton Giustra (CGEP), ha reconocido que no reveló la identidad de 1, 00 de sus donantes.

publicidad

Esa última organización está encabezada por el magnate minero canadiense Frank Giustra, quien, según el diario "New York Times", obtuvo ayuda de Bill Clinton para que su empresa firmara en 2005 un lucrativo contrato de explotación de uranio en Kazajistán.

Giustra abandonó en 2007 esa empresa, llamada Uranium One, poco antes de que Rusia lanzara una oferta que acabaría en la adquisición gradual de la compañía entre 2009 y 2013.

Dado que Uranium One controlaba un quinto de la producción de uranio en EEUU una comisión integrada por altos funcionarios, entre ellos la entonces secretaria de Estado Clinton, tuvo que revisar la oferta rusa para comprar la empresa, algo que finalmente aprobaron.

Lea:  Hillary acepta declarar ante el Congreso sobre Bengasi.

En paralelo, la Fundación Clinton recibió millones de dólares en donaciones de personas con intereses en Uranium One, entre ellos 31,3 millones de dólares de Giustra en 2005 y 2,35 millones del siguiente presidente de la compañía, Ian Telfer, entre 2009 y 2012.

De esos mismos datos parte el autor Peter Schweitzer para argumentar en su libro "Clinton Cash", que salió a la venta este martes, que esas y otras donaciones a la Fundación Clinton influyeron en las decisiones de la actual aspirante presidencial durante su periodo como secretaria de Estado (2009-2013).

Hillary Clinton promete que luchará por un camino a la ciudadanía de inmigrantes /Univision

Schweitzer ha reconocido que no tiene pruebas concretas de esa afirmación, lo que ha llevado a la familia Clinton y a su campaña presidencial a tachar de infundadas sus acusaciones.

"No hemos hecho, a sabiendas, nada inapropiado en lo que se refiere a tomar dinero para influir en políticas del Gobierno estadounidense", sentenció el lunes Bill Clinton, quien pronosticó que las acusaciones a su fundación "no perdurarán".

También se ha pronunciado la hija de Bill y Hillary, Chelsea, que dirige con ellos la fundación y que aseguró al diario Washington Post que no le "sorprenden" las acusaciones, teniendo en cuenta "la dimensión política" de la campaña presidencial de su madre.

publicidad

Departamento de Estado no planea investigar

Pese a la aparición de información nueva sobre las donaciones a la fundación mientras Clinton estaba en el Gobierno, el Departamento de Estado indicó este jueves que no planea revisar esos datos para identificar posibles conflictos de interés.

Esa decisión se debe, según la diplomacia estadounidense, a que la Fundación Clinton ha tomado medidas: ha accedido a publicar trimestralmente, y no anualmente, la información sobre sus donantes y ha limitado las donaciones desde el extranjero a seis países occidentales, excluyendo a gobiernos de Oriente Medio.

Pese a lo complejo y detallado de las revelaciones, demostrar que Hillary Clinton tomó decisiones con los intereses de donantes extranjeros en mente requeriría probar que esa influencia pasó primero por las manos de su marido, ya que ella estaba desvinculada de la fundación mientras estuvo en el Departamento de Estado.

"Podría resultar que no hay problemas éticos o legales en torno a estas donaciones. Pero en la política electoral, la apariencia de indecencia es tan importante como su presencia. Incluso si los Clinton no han hecho nada mal, esto puede ser un gran problema para la campaña" presidencial, opinó Vaughn.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El relanzamiento del Nokia 3310 después de 17 años es una de las propuestas más curiosas, además Blackberry vuelve también al ruedo tecnológico con el KEYone un poderoso móvil con capacidad de enfrentarse a cualquiera de sus adversarios. Por su parte LG impulsa su nuevo LGG6 un teléfono de una sola pieza a prueba de agua.
La entrega del último galardón de la noche fue una verdadera confusión. Se leyó 'La la land' en vez de 'Moonlight', al parecer porque la tarjeta entregada a los presentadores no era la correcta. La película que finalmente fue reconocida con la estatuilla tomó a actores y directores por sorpresa quienes corrieron al escenario para aceptar el premio.
En 2011 Donald Trump fue blanco de las bromas del Barack Obama tras la polémica por el certificado de nacimiento del presidente y este año, en su primera cena en el cargo, el mandatario anunció que no asistirá.
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
publicidad