publicidad
Eric Schmitt-Matzen, el Santa Claus que visitó al niño enfermo, en una imagen de su Facebook.

Un niño de cinco años enfermo muere en los brazos de Santa después de concederle su último deseo

Un niño de cinco años enfermo muere en los brazos de Santa después de concederle su último deseo

El niño, hospitalizado en un centro de Tennessee, quería ver a Santa Claus antes de fallecer. Murió abrazado a él después de preguntarle si podía ayudarle.

Santa relata lo que le dijo un niño enfermo antes de morir en sus brazos Univision

Actualización: El medio The News Sentinel, que contó originalmente la historia de Eric Schmitt-Matzen, ha publicado una nota del editor en la que asegura que la historia no ha podido ser comprobada por el medio. Periódicos como The Washington Post tampoco han conseguido comprobar ninguno de los datos que conforman este drama. Lea la historia completa de lo que podría ser una noticia falsa aquí.

Eric Schmitt-Matzen lleva tiempo trabajando en estas fechas como Santa Claus. Su aspecto bonachón y su inmaculada barba blanca le han permitido poder hacer realidad los deseos de los niños en las fiestas decembrinas.

Pero este año tuvo que vivir una experiencia que ni siquiera había experimentado en los cuatro años que pasó en el Ejército. Este ingeniero mecánico que vive en Caryville, Tennessee, recibió una llamada hace unas semanas desde un hospital. Era una enfermera conocida que le pidió algo muy sencillo y que lleva haciendo sin problemas durante mucho tiempo: sentar a un niño en su regazo para escuchar sus deseos.

"Acaba de llegar del trabajo", explicó Schmitt-Matzen, de 60 años, al diario USATODAY. Su amiga le dijo que se trataba de un favor especial: un niño de cinco años con una enfermedad terminal cuyo último deseo era ver a Santa Claus antes de morir. Y debía salir inmediatamente para el hospital, no tenía tiempo ni de cambiarse y ponerse su traje: con los tirantes y su barba blanca era suficiente.

publicidad



Schmitt-Matzen llegó en tan solo 15 minutos al centro médico. Allí se encontró con varios familiares del joven enfermo, entre ellos su madre, que le entregó un juguete de una serie de dibujos animados de la televisión, The Paw Patrol.

Finalmente entró él solo a la habitación, abrió la puerta y vio al niño en la cama "tan débil que parecía que estaba ya listo para quedarse dormido", explicó al diario.

Con su voz de Santa, le dijo: "¿Qué es eso que he oído de que te vas a perder las Navidades? De ninguna manera te las vas a perder porque tú eres mi duende número uno". El niño lo miró y le preguntó si eso era verdad. "Claro", fue su respuesta, mientras le entregaba el juguete que su mamá le había entregado. Pero su estado de salud era tan débil que casi no pudo abrirlo.

" Dicen que me voy a morir", le aseguró el niño. Y le preguntó: "¿Cómo sabrán que lo soy allá a donde voy?". Santa Claus le aseguró que allá donde él iba sabrían que él era su duende preferido.

En ese momento, el niño le dio un abrazo y le hizo una última pregunta: "¿Tú puedes ayudarme?". Santa le puso sus brazos alrededor y no tuvo tiempo de responder: murió en ese momento.

publicidad

Fuera de la habitación entendieron lo que había ocurrido y la madre entró corriendo y gritando.

Lo vivido por Schmitt-Matzen no le permitió ir a ver a sus nietos al día siguiente, como tenía planeado. No tenía fuerzas después de la muerte del niño en su regazo. Fue tanta la emoción que incluso pensó en abandonar su trabajo como Santa Claus. Sin embargo, tras pesarlo, ha decidido seguir vistiendo el traje rojo para esta Navidad: "Por ellos y por mí".

En fotos: Padres retratan los que podrían ser los últimos momentos de sus hijos

El poder de la última foto de un hijo
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad