publicidad
El inmigrante indocumentado Jesús Lara López, de Ohio, junto a sus cuatro hijos, frente a la oficina del senador Sherrod Brown.

Padre enfrenta la deportación tras 16 años en EEUU y pide que no lo separen de sus 4 hijos

Padre enfrenta la deportación tras 16 años en EEUU y pide que no lo separen de sus 4 hijos

"Mis niños me necesitan y yo los necesito", lamentó Jesús Lara López, un mexicano de Ohio que tiene instrucciones de abandonar el país el próximo martes.

El inmigrante indocumentado Jesús Lara López, de Ohio, junto a sus cuatr...
El inmigrante indocumentado Jesús Lara López, de Ohio, junto a sus cuatro hijos, frente a la oficina del senador Sherrod Brown.

En una pequeña ciudad en el norte de Ohio, el mexicano Jesús Lara López tiene todo lo que necesita: la casa que compró junto a su esposa Anahí, con quien lleva seis años casado; las buenas escuelas a las que asisten sus cuatro hijos, que tienen entre 6 y 13 años; un trabajo estable empacando galletas en una fábrica; y una fuerte comunidad con la que ha compartido su fe cristiana por más de una década.

También tiene –por orden del gobierno estadounidense– un pasaje sin regreso a México, el país donde nació, al que no ha vuelto desde que llegó a Estados Unidos hace 16 años, y al que espera no tener que regresar.

publicidad

Lara López llevaba media década reportándose al Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) anualmente, bajo una orden de supervisión que le cedió el gobierno luego de que un juez de inmigración ordenara su deportación en 2011.

Cada cita con Inmigración solía ser rutinaria: Lara López llegaba a la hora indicada, mostraba que no había quebrado ninguna ley y que no tenía planes de desaparecer, y recibía órdenes de regresar en un año.

Read this story in English.

Pero en su cita en marzo, funcionarios de ICE le explicaron que las reglas del pasado habían cambiado. Le dijeron que era tiempo de regresar a México y ordenaron que comprara su pasaje. Le tocaba salir de Estados Unidos a más tardar el próximo martes, 18 de julio.

"Desafortunadamente es un patrón que se está haciendo muy común en todo el país", dijo a Univision Noticias la subdirectora de la organización nacional America's Voice, Lynn Tramonte, quien ha seguido extensamente el caso de Lara López. "Lo insensato es que ICE está deteniendo a personas que vienen voluntariamente a sus oficinas, personas que están establecidas en este país y que están haciendo lo que creen que es correcto, siguiendo las reglas. (Lara López) es muy religioso y está dispuesto a hacer lo que diga el gobierno; solo pide un poco de compasión".

publicidad

"Declaro que me voy a quedar acá"

Aunque el padre mexicano tiene su pasaje de avión listo, su fe le dice que algo cambiará antes del próximo martes. "Declaro que me voy a quedar acá", afirmó en una entrevista telefónica con Univision Noticias. "Confío más que todo en Dios".

El padre ha intentado probar al gobierno que no es un 'bad hombre', que no es el tipo de persona que el presidente Trump ha prometido sacar del país. Su abogado David Leopold ha enviado decenas de documentos al gobierno intentando probar que su cliente no es una amenaza ni una carga pública.

"Les he enviado todos sus documentos de impuestos, que él ha pagado desde 2002. (Los funcionarios de ICE) saben que él es dueño de una casa, que tiene cuatro hijos y que a sus hijos les va muy bien, pero no han querido reconocer esos factores", aseguró Leopold, quien además fue presidente de la Asociación de Abogados de Inmigración Americana (AILA).

Estos dreamers con DACA tienen un mensaje para el fiscal general de Texas Univision

Para el abogado, se trata de un caso que el secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, podría impedir usando su discreción procesal. "La ley le da a Kelly la autoridad absoluta para detener esta deportación. Él tiene amplia discreción para no deportar a alguien que no es prioridad. No hay razón alguna para separar a este padre de su familia", afirmó Leopold.

Lara López tiene familiares en México –su madre y hermanos aún viven allá– pero asegura que su familia inmediata lo necesita en Ohio. "Le pido con todo mi corazón (al gobierno) que sea bueno, que no quiebre este trabajo, que no me separe de mi familia porque es lo que más quiero", lamentó el mexicano de 37 años. "Mis niños me necesitan y yo los necesito. Todos necesitamos estar juntos".

publicidad

Una orden final

Casi 35,000 personas han firmado una petición para frenar la deportación de Lara López. Y entre los documentos que ha recibido ICE en el caso hay testimonios de una maestra de inglés de sus hijos, de la pastora de su iglesia y de la compañía que le consiguió su trabajo en la fábrica empacando galletas.

En una escueta declaración enviada a Univision Noticias, el portavoz de ICE en Ohio, Khaalid Walls, no detalló las razones de priorizar la expulsión de Lara López.

"Un juez de inmigración ordenó su deportación en 2011. En un acto de discreción, la agencia le ha permitido permanecer libre de custodia para finalizar sus planes de partida", dijo el portavoz.

"Con respecto a la fecha en que tiene que irse, (los funcionarios de ICE) no confirmamos los arreglos antes de que una persona sea repatriada exitosamente", agregó.

Retratos del fin de la compasión hacia los inmigrantes en la era Trump
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad