publicidad

Mexicana deportada: "Mis niños no tendrán a quién abrazar" en el Día de la Madre

Mexicana deportada: "Mis niños no tendrán a quién abrazar" en el Día de la Madre

En entrevista con Univision Noticias, Maribel Trujillo lamentó que estará este domingo a unas 2,000 millas de sus cuatro hijos estadounidenses en Ohio, la primera vez que pasará el Día de la Madre sin ellos.

Desde México, la inmigrante deportada Maribel Trujillo describe su primer Día de la Madre sin sus hijos Univision

Tras 15 años en Estados Unidos, la mexicana Maribel Trujillo fue detenida en Ohio el mes pasado y separada de sus cuatro hijos en la comunidad de Fairfield. A pesar de pedidos de su arquidiócesis, su gobernador y su sacerdote, Maribel fue deportada a México el 19 de abril.

Este domingo Maribel pasará el Día de la Madre apartada por primera vez de sus hijos, que tienen entre 3 y 14 años. Hablamos con la inmigrante para que nos contara cómo ha sido su regreso a México y cómo han sido los días lejos de sus hijos.

Univision Noticias: ¿Cómo te encuentras?

Maribel: Pues bien, dentro de lo que cabe. Me hacen falta mis hijos, mi familia. Pero estoy bien porque estoy con mi mamá. Tenía muchos años sin ver a mi familia en México, pero tengo ansias de poder encontrarme con mi familia en Ohio.

¿Alguna vez pensaste que regresarías a México?

Había pensado en ver a mi mamá, a mi familia, en reunirnos. Siempre pense que podría llevármelos para (Estados Unidos) a ellos, aunque también tenía la idea de que mis hijos conocieran mi cultura en México.

¿Reconoces el país que dejaste hace más de 15 años?

Está muy diferente, muy grande. La generación mía ya no se reconoce tan fácil. No tengo conocidos. Prácticamente estoy en casa y con mi mamá en el local donde vende ropa, pero no tengo una vida social aquí. Es muy diferente y lo veo más grande.

publicidad

¿Hablas con tus hijos a diario? ¿Cómo les va en Ohio?

La madre indocumentada Maribel Trujillo junto a su familia.
La madre indocumentada Maribel Trujillo junto a su familia.

Hablo con ellos en video y por teléfono. Siempre estoy en contacto con mis hijos y mi esposo. Ellos me dicen que estoy de vacaciones, que discuten mis vacaciones y que pronto voy a regresar. Me dicen que no me preocupe.

Yo desde acá estoy pendiente si ya llegaron de la escuela, o preguntando qué van a comer... siempre estoy pendiente a lo que están haciendo pero se hace difícil. La verdad es muy triste ver a veces si mi esposo llega tarde de trabajar. Ayer (el pasado miércoles) fue el 10 de mayo, el Día de la Madre (en México) y fue muy triste ver cómo todas las mamás recibían el regalo, el abrazo.

Yo no quería que mis hijos supieran que fue el Día de las Mamás aquí. No quería que les dijeran porque, pues, ellos se van a sentir feo como yo. Ahora el domingo, pues, todos van a estar con su mamá (durante el Día de la Madre en Estados Unidos) y ellos no. No van a tener a su mamá a su lado. Eso sí me duele mucho.

publicidad

¿Qué le dirías a tus hijos en el Día de la Madre?

Wow. La verdad no había pensado en qué decirles. Estaba evitando (pensar en ello) como el día de ayer. Me va a doler mucho estar sola, no estar con ellos. Ellos van a ver que todos van a tener a su mamá a su lado para darle un abrazo. Mis niños no tendrán a quién abrazar. Eso me da mucha tristeza.

Yo creo que son unos niños muy llenos de fe. Lo que creemos es que pronto nos podremos reunir todos, que este es un sufrimiento que pronto va a pasar, confiando en Dios. Y pues que no se preocupen, que esta es una experiencia muy triste pero esperemos que tenga un final feliz pronto.

No me hubiera gustado que pasaran por este dolor tan grande, porque van a ver como sus primos y todos en la misa festejan a la mamá, como andan buscando regalos, y pues ellos no van a tener eso. Me van a hablar, me van a felicitar, pero no va a ser lo mismo.

Maribel Trujillo y su hija menor.
Maribel Trujillo y su hija menor.

Además de tus hijos y esposo, ¿qué te hace falta de tu comunidad en Ohio?

Extraño mi iglesia, mi grupo de oración, se extraña mucho. Yo voy aquí a misa pero me tengo que acostumbrar. No es lo mismo. Extraño mucho mi comunidad.

¿Irán a visitarte tus hijos a México? ¿Irá a vivir contigo tu hija de 3 años?

Eso era una opción porque es la más pequeña. Ahorita tengo ganas de que estén conmigo, no solo ella sino todos, pero sé que tengo que esperar un tiempo. No es el momento.

¿Qué le dirías al presidente de Estados Unidos? ¿Y a tu comunidad en Fairfield, Ohio?

Yo sé que hay leyes, sé que muchos estamos pasando por esta situación, que quisiéramos regresar y no separarnos de nuestras familias. Le pediría que haya un sentimiento de bondad, que en ellos haya un sentimiento de amor, de bondad, que pueda ayudarnos a todas las familias a no estar separadas. Diría que somos gente trabajadora, que estamos luchando por el porvenir d nuestros hijos, que no queremos hacerle daño a nadie sino al contrario. Somos personas muy buenas.

publicidad

A mi comunidad no tengo más que agradecerles todo lo q han hecho por mí. Son ángeles que me envió Dios. No me cansaré de agradecerles y de pedirle a Dios que los siga bendiciendo.

Deportados de la era Trump: los rostros detrás de las cifras (FOTOS)
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad