publicidad
Foto de archivo

Iglesias en EUA se preparan para apoyar a inmigrantes centroamericanos

Iglesias en EUA se preparan para apoyar a inmigrantes centroamericanos

Iglesias a lo largo y ancho de Estados Unidos se preparan para ofrecer refugio a inmigrantes centroamericanos en riesgo de ser detenidos y deportados por ICE.

Foto de archivo
Foto de archivo


Iglesias a lo largo y ancho de Estados Unidos se preparan para ofrecer refugio a inmigrantes centroamericanos en riesgo de ser detenidos y deportados por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

Esto luego que el DHS confirmó el lunes que el próximo fin de semana comenzará redadas para detener y deportar a los adultos y a sus hijos que fueron detenidos después del 1 de mayo 2014, cuando cruzaban la frontera sur de manera ilegal, durante la oleada migratoria de ese año.

Docenas de congregaciones contemplan ofrecer santuario a centroamericanos que enfrentan la deportación, dijo el reverendo Noel Andersen, coordinador nacional de “Church World Service”, una coalición de iglesias cristianas que ofrece asilo a personas necesitadas.

“Vemos un verdadero frente unido en la comunidad de fe de que estas redadas son inmorales, que no debemos victimizar a personas que han huido de la violencia, que serán regresadas de nuevo a tal vez una situación de violencia que podría ser fatal”, expresó Andersen.

Ken Heintzelman, pastor principal de la iglesia “Shadow Rock United Church of Christ”, en Phoenix, informó que su congregación considera abrir sus puertas para ofrecer refugio a las familias centroamericanas que enfrentan la deportación.

Dicha iglesia ya ha servido de santuario a otros inmigrantes, como el guatemalteco Eleazar Misheal Pérez Cabrera, quien se refugió en el templo en noviembre de 2014, un día antes de que fuera emitida una orden de deportación.

publicidad

Pérez Cabrera vivió dentro de la iglesia durante 110 días, hasta que se le concedió un aplazamiento de un año lo que le permite permanecer en el país bajo la supervisión de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE).

Heintzelman dijo que su congregación cree que tiene la obligación moral de proteger a los centroamericanos que huyen de la violencia.

Proveer refugio a los inmigrantes centroamericanos reviviría el denominado Movimiento Santuario de la década de los 80, en el que iglesias de Arizona y otras partes del país acogieron a cientos de migrantes.

Las Iglesias ofrecen asilo al hacer valer la política del ICE de no ingresar a “escuelas, hospitales e iglesias”, para detener a inmigrantes indocumentados.

Dichas instalaciones son consideradas por el ICE como “zonas sensibles” en las que tiene prohibido a sus agentes ingresar a realizar aprehensiones.

Sin embargo, técnicamente no existe protección legal para los migrantes que se refugian en las Iglesias, y los templos no están exentos de la ley federal.

Empero las Iglesias reciben un trato diferente bajo la política del ICE, lo que permite a los inmigrantes estar protegidos de manera indefinida, siempre que no abandonen la propiedad de la iglesia.

Las iglesias no proporcionan ninguna protección legal a los inmigrantes, pero al estar en el espacio físico de un templo sí les permite evitar las acciones policiales y de inmigración.

publicidad

La estrategia inició durante el denominado “Movimiento Santuario” de la década de los 80, cuando cientos de iglesias en todo el país albergaron a inmigrantes que llegaron a Estados Unidos en busca de refugio de la violencia y la guerra en Centroamérica.

La práctica se fue extinguiendo con el tiempo, con esporádicas reapariciones, para dar refugio a casos específicos de inmigrantes que buscan protección.

Sin embargo el inicio de redadas esta semana para detener a cientos de inmigrantes podría hacer resurgir el Movimiento Santuario a lo largo de todo el país.

La Iglesia Presbiteriana South Side en Tucson, Arizona, que fue pionera en el surgimiento del Movimiento Santuario en la década de los 80, confirmó que también se prepara para abrir sus puertas a las familias centroamericanas en riesgo de ser deportadas.

“Como pastores sabemos que cada una de las familias es una familia santa y las personas y las familias que han huido de la violencia no sólo necesitan nuestras oraciones, necesitan santuario”, dijo el reverendo Alison Harrington, de la Iglesia Presbiteriana South Side.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad