publicidad
La policía de Charlottesville declaró en la mañana del sábado una emergencia local la manifestación de supremacistas blancos.

Violentos enfrentamientos obligan a declarar a Charlottesville en estado de emergencia

Violentos enfrentamientos obligan a declarar a Charlottesville en estado de emergencia

En la mañana del sábado, la policía tuvo que intervenir lo que venía siendo una manifestación de supremacistas blancos en el Parque de la Emancipación para protestar por la retirada de la estatua dedicada al general de la Conferderación Robert E. Lee, que aprobó la ciudad de Charlottesville, Virginia.

La policía de Charlottesville declaró en la mañana del sábado una emerge...
La policía de Charlottesville declaró en la mañana del sábado una emergencia local la manifestación de supremacistas blancos.

El gobernador de Virginia, Terry McAuliffe, declaró estado de emergencia tras los disturbios que se han venido presentando desde la noche del viernes 11 de agosto y la mañana del sábado 12, entre los grupos que apoyan la permanencia de la estatua de Robert Lee y con ella ideas como "que el sur sea llamado de nuevo la Tierra del Hombre Blanco” y los que se niegan a seguir homenajeando a un hombre que comulgaba con la esclavitud.

Vea la manifestación en vivo


Además, la policía ha reportado dos heridos en los actos previos a las protestas por el retiro de la estatua dedicada al general de la Confederación, que aprobó en febrero la ciudad de Charlottesville, Virginia.

publicidad

La marcha del sábado debía comenzar a mediodía, pero centenares de manifestantes llegaron a primera hora de la mañana al Parque de la Emancipación. En el interior del parque, rodeado de barricadas metálicas y policías, cientos de nacionalistas blancos reunidos coreaban frases como "no nos reemplazarán" y "los Judíos no nos reemplazará".

A las 10:30 am, las autoridades cancelaron la manifestación, citando preocupación por la seguridad del público. Ya en la noche del viernes 12 de agosto, convocados por el grupo 'Unite the Right', cientos de supremacistas blancos marcharon con antorchas coreando consignas como "White lives matter!" (¡Las vidas de los blancos importan!) a través del campus universitario hasta la estatua de Jefferson, donde les esperaba un grupo de personas que les enfrentaron y acabaron a golpes.

En mayo, el nacionalista blanco, Richard Spencer, se reunió alrededor de la estatua para protestar durante la noche y, en julio, unos 50 miembros de un grupo KKK de Carolina del Norte viajaron allí para una concentración, donde fueron recibidos por cientos de opositores.

Este encuentro es, en realidad, el tercero de su naturaleza que ocurre en esta ciudad que se ha convertido en lugar estratégico para hacerle eco a ideas como “Lucha o muere, hombre blanco”. David Duke, ex líder del KKK había ya había puesto de manifiesto que el rally de este sábado sería un punto de inflexión. “Estamos determinados a tomar nuestro país de vuelta. Vamos a cumplir la promesa de Donald Trump. En eso es en lo que creemos. Es por eso que votamos por él porque él prometió devolvernos a nuestro país”.

publicidad

Días previos al rally el presidente de la Liga del Sur, el profesor universitario retirado Michael Hill, de Killen Alabama, difundió un mensaje en Facebook que parece resumir la esencia de este encuentro: “Que el sur sea llamado de nuevo la Tierra del Hombre Blanco. Que sea un sitio donde nosotros y nuestros descendientes podamos disfrutar la libertad cristiana y el fruto de nuestro trabajo, sin ser molestados por grupos parásitos de afuera".

El alcalde de Charlottesville, Michael Signer, dijo que estaba decepcionado de que los nacionalistas blancos vinieran a su ciudad y culpó al presidente Donald Trump por reavivar los prejuicios raciales con su campaña el año pasado.


Chelsea Clinton también reclamó la intervención de Donald Trump ante los disturbios y su evidente silencio con una simple frase: "¿Señor presidente?". Sin embargo, fue la primera dama, Melania Trump, quien suele mantenerse por fuera de las discusiones políticas, la que saltó a las redes para apaciguar los ánimos en Charlottesville: "Nuestro país alienta la libertad de expresión, pero comuniquémosnos sin odio en el corazón. Nada bueno resulta de la violencia".


Finalmente, a la 1:19 pm, el presidente Trump se pronunció frente a los disturbios a través de su cuenta de Twitter: "Todos debemos ser una unidad y condenar cualquier tipo de odio. No hay lugar para esta clase de violencia en América. Vamos a juntarnos como si fuéramos uno solo".

En fotos: Supremacistas blancos marchan con antorchas por el campus de la universidad de Charlottesville (Virginia)
Relacionado
Enfrentamiento en Charlottesville entre los que defienden la estatua de...
¿Por qué el nombre del General Robert E. Lee está en el centro de las protestas en Charlottesville?
En fotos: Estos son incidentes de acoso y crímenes de odio tras la elección de Donald Trump
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad