publicidad
Agentes vigilan la entrada de las oficinas centrales del cuartel del Departamento de la Policía de Los Angeles durante una manifestación de mendigos (homeless).

Identifican a hispano baleado en la cabeza por la policía de Los Angeles

Identifican a hispano baleado en la cabeza por la policía de Los Angeles

Un hombre que el viernes fue baleado por agentes del LAPD fue identificado como Walter DeLeón, de 48 años.

Agentes vigilan la entrada de las oficinas centrales del cuartel del Dep...
Agentes vigilan la entrada de las oficinas centrales del cuartel del Departamento de la Policía de Los Angeles durante una manifestación de mendigos (homeless).

Un hombre que el viernes fue baleado por agentes de la policía de Los Angeles en el Boulevard Los Feliz, fue identificado el lunes como Walter DeLeón, de 48 años.

DeLeón fue herido de gravedad después que supuestamente apuntó a los agentes con una de sus manos cubierta con una toalla.

Interactivo. Civiles y policías: Desen cuentros Fatales

William DeLeón, su hijo, dijo al diario Los Angeles Times que su padre acercó su mano con la toalla a la cabeza para secarse el sudor de la frente cuando fue baleado.

Los agentes pensaron que el hombre tenía en la mano una pistola, dijeron funcionarios de policía de Los Ángeles.

DeLeón permanecía en condición crítica la noche del lunes.

“Una investigación está en curso”, dijo a UnivisionNoticias.com la agente Liliana Preciado, vocero del Departamento de Policía de Los Angeles (LAPD). “Estas investigaciones tardan mucho tiempo, de seis meses a un año”, agregó.

publicidad

Grabaron con un teléfono

Un video colgado en redes sociales el fin de semana muestra a dos policías junto al cuerpo de DeLeón que yace tendido boca arriba sobre la grama al costado de una acera.

Uno de los agentes lo toma del brazo derecho e inclina el cuerpo de un hombre para colocarlo boca abajo y le coloca las esposas.

William DeLeón dijo que cuando vio las imágenes pensó que se trataba de una persona al azar, pero que cuando se enteró que era su padre “yo no entendía por qué, porque sé que mi papá no haría nada para provocarlo".

DeLeón, un trabajador de la construcción, es padre de dos hijos. La familia permanece en el hospital junto su cama. William DeLeón dijo a Los Angeles Times que no podía decir más sobre lo acontecido y que su familia estaba recibiendo ayuda legal.

El video:

Versión de la policía

El LAPD dijo que los hechos ocurrieron el viernes 19 de junio a eso de las 18:30 horas en el Boulevard Los Feliz. “Los agentes observaron a un hombre en la acera caminando hacia ellos de manera “agresiva” y apuntando a ellos con las manos envueltas en una tela de color gris”.

“Los oficiales salieron de su vehículo creyendo que el hombre tenía un arma y le ordenaron que la dejara caer. El individuo se negó a cumplir las órdenes y en ese momento se produjo un tiroteo”, agrega el reporte.

La policía explicó que una unidad de bomberos de Los Angeles trasladó al herido a un hospital local donde permanece en estado crítico. Y detalló que ninguna arma fue recuperada en la escena.

publicidad

La investigación mencionada por Preciado será revisada por el jefe de la policía de Los Angeles, la oficina del Inspector General y la Junta de Comisionados. La Fiscalía de Los Angeles también lleva a cabo una investigación.

Buscan respuestas

Los investigadores del tiroteo que dejó a DeLeón gravemente herido están tratando de determinar por qué se acercó a la patrulla y por qué llevaba enrollada una toalla en una de sus manos.

La zona del tiroteo es un tramo del Boulevard Los Feliz rodeado de tiendas y restaurantes.

Michael Coscia, un vecino que vive en el lugar desde hace 11 años, contó al diario que estaba leyendo en su sofá cuando escuchó tres disparos. Añadio que corrió a la ventana de su cuarto de baño y miró afuera y vio a dos agentes en la calle con sus armas desenfundadas.

Un hombre estaba tendido boca abajo sobre la hierba con la cabeza cubierta de sangre, dijo Coscia.

El activista Juan José Gutiérrez, presidente del Movimiento Latino USA de Los Angeles, dijo a UnivisionNoticias.com que en el caso DeLeón “hay muchas interrogantes” y que se trata “nuevamente de la muerte de una persona que no estaba armada”.

“La pregunta es qué fue lo que motivó que los agentes abrieran fuego”, dijo. “Esperamos respuestas”.

Tras el tiroteo la zona fue cercada por patrullas de la policía y también helicópteros.

publicidad

El LAPD solicitó que cualquier persona que tenga información sobre el caso llame al teléfono (213) 486-5230 y colabore con las investigaciones. También está disponible el número 1(877) 527-3247) o comunicarse con la línea de Alto Al Crimen enviando un SMS al número de teléfono 274 637. “Todos los mensajes de texto deben comenzar con las letras "LAPD".

En lo que va del año agentes de la policía de Los Angeles han disparado a 19 personas. Ocho de esos casos han resultado en muerte, según cifras de la LAPD.

Los dos agentes involucrados en el caso DeLeón fueron retirados del servicio hasta que el jefe de la policía, Charlie Beck, y otros miembros del personal de mando reciben una actualización de la investigación inicial. La policía no ha dado a conocer los nombres de los agentes involucrados en el tiroteo.

El viernes, horas antes del tiroteo en el Boulevard Los Feliz, agentes del LAPD se vieron involucrados en un incidente similar en El Monte, cuando persiguieron durante dos horas a un sospechoso que se bajó de su vehículo cubierto en una manta. La policía dijo que en algún momento el individuo dejó caer la indumentaria y le apuntó a los agentes con un arma. La policía abrió fuego e hirió al individuo.

El informe de marzo

En marzo un grupo de trabajo creado tras los disturbios por la muerte a tiros del joven Michael Brown, en Ferguson, Missouri, recomendó al presidente Barack Obama medidas para aumentar la supervisión de la policía, especialmente la local, y recuperar la confianza perdida entre las minorías negra e hispana.

publicidad

“Es el momento de que hagamos estos cambios”, declaró Obama tras reunirse en la Casa Blanca con miembros de ese grupo, que entregó al presidente un informe con recomendaciones tras tres meses de trabajo.

Se trata de “construir el tipo de confianza que necesitamos para continuar haciendo progresos en el futuro”, dijo Obama al subrayar que el objetivo es que las comunidades de minorías, fundamentalmente de negros e hispanos, se sientan “más seguras” y, a la vez, los agentes policiales se sientan “plenamente respaldados”.

Obama ordenó la creación del grupo de trabajo en diciembre tras los disturbios generados por la decisión de un gran jurado de no imputar al policía blanco Darren Wilson, que disparó y mató en agosto a Brown, quien iba desarmado.

En las mismas fechas se registró el caso de un niño también afroamericano que murió en Cleveland, Ohio, por los disparos de un policía que confundió la pistola de juguete que portaba con un arma de verdad.

También se sumó la decisión de un jurado de Nueva York de no imputar al agente blanco que aplicó al afroamericano Eric Garner una llave de inmovilización que acabó con su vida.

En su informe, el grupo de trabajo aboga por una mayor supervisión del trabajo de la policía local, a través de la recolección y envío al Gobierno federal de todos los casos de agentes involucrados en tiroteos, letales o no, y en fallecimientos de personas en custodia.

publicidad

Actualmente no hay estadísticas fiables de la frecuencia con que los policías usan sus armas y en qué circunstancias lo hacen. Asimismo, el informe delinea varias recomendaciones “controvertidas”, en palabras de Obama, que citó entre ellas la “necesidad” de investigaciones lideradas por fiscales “independientes” en casos de policías involucrados en la muerte de otra persona.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad