publicidad
Estudiantes de secundaria en una feria de ayuda financiera y empleos en Los Ángeles.

Estudiantes y sus padres desconfían de la ayuda financiera para estudiar aunque la mayoría se educa gracias a ella

Estudiantes y sus padres desconfían de la ayuda financiera para estudiar aunque la mayoría se educa gracias a ella

Un nuevo reporte halló que los padres y estudiantes siguen mal informados sobre sus opciones para pagar la universidad y podrían estar tomando malas decisiones.

Estudiantes de secundaria en una feria de ayuda financiera y empleos en...
Estudiantes de secundaria en una feria de ayuda financiera y empleos en Los Ángeles.

A pesar de que la gran mayoría de los universitarios estadounidenses costean sus estudios con ayuda financiera provista por el gobierno federal, muy pocos padres y estudiantes parecen creer en el sistema, lo que indica que siguen mal informados sobre sus opciones para pagar la universidad.

Según un nuevo sondeo llevado a cabo por la a consultora educativa Royall & Company, tan solo una cuarta parte de los padres y madres del país, y una tercera parte de los estudiantes de secundaria creen que cualificarán para ayuda financiera federal, aunque el 85% de los universitarios estudia gracias a ella.

El reporte halló que incluso en familias con mayores posibilidades de cualificar para ayuda financiera -aquellas con ingresos menores a $60 mil dólares al año-, dos terceras partes de los padres (66%) de los padres cree que su hijo cualificará para tal beneficio, y una cuarta parte de los estudiantes (73%) tiene la misma percepción.

La realidad es que el 84% de los estudiantes provenientes de hogares con ingresos menores a $60 mil dólares al año estudian con la Beca federal Pell, y muchos más cualifican para préstamos subsidiados por el gobierno federal.

Los resultados del sondeo indican que los padres y los estudiantes de secundaria estadounidenses no están bien informados sobre sus opciones para pagar la universidad, aunque la mayoría contestó que esa es su principal preocupación.

publicidad

"No hay duda de que la universidad es muy cara para muchas familias pero hay recursos que las hacen más asequibles", dijo Pam Kiecker Royall, directora de Investigación en la consultora.

El sondeo se llevó a cabo entre más de 8 mil padres, estudiantes y consejeros académicos en todo el país.

"Las familias de bajo y mediano ingreso, particularmente, tienen más opciones para financiar la educación superior de las creen", agregó Kiecker Royall.

Según cifras del Centro Nacional para Estadísticas de la Educación, durante el año académico 2012-13 cada estudiante universitario recibió en promedio más de $23 mil en ayuda económica federal, estatal y de sus universidades. Las becas y subvenciones federales promedio para cada estudiante fueron de $4,452 y los préstamos de $6,899.

Para acceder a la ayuda financiera federal, el primer paso que deben dar los estudiantes y sus padres es llenar la Solicitud Gratuita de Ayuda Federal para Estudiantes, más conocida como FAFSA, que estará disponible a partir del 1 de octubre para los estudiantes que deseen entrar a la universidad durante el año académico 2017-2018.

Con esta solicitud las universidades, colegios universitarios o institutos determinan cuáles son los tipos de ayuda a las que los estudiantes tienen derecho, de la misma institución o del Gobierno federal.

publicidad

Un análisis reveló que en 2014 un total de $2.7 mil millones de dólares en fondos para ayuda estudiantil se quedaron sin reclamar por un total de 1.4 millones de estudiantes que no llenaron la FAFSA.

Los estados que más dinero perdieron, casualmente con grandes poblaciones hispanas, fueron California ($342 millones de dólares sin reclamar), Texas ($327 millones) y Nueva York ($174 millones).


Hasta este año la FAFSA se llenaba a partir del 1 de enero de cada año y hasta el 30 de junio, pero se cambió la fecha para el 1 de octubre de cada año para que estudiantes y sus familiares sepan qué ayudas federales tienen disponibles para estudiar desde el otoño, mientras muchos buscan y solicitan admisión a distintas universidades.

La encuesta de Royall & Company reveló que aunque la mayoría de los padres y estudiantes piensan llenar la FAFSA para pedir ayuda financiera, la vasta mayoría desconoce que la nueva fecha para completarla será a partir de este próximo 1 de octubre.

"Los resultados del sondeo subrayan la necesidad urgente de educar ahora sobre ayuda financiera a los padres y a los estudiantes, cuando el nuevo año escolar está por comenzar dentro de un par de meses", explicó Kiecker Royall.

publicidad

El procesamiento de la FAFSA puede tardarse varias semanas y si los estudiantes no la llenan a tiempo, podrían tener que pagar por sus estudios y libros de su propio bolsillo.

Las personas con dudas sobre si cualifican para ayuda federal pueden utilizar FAFSA4caster, una herramienta gratuita que, basada en unas sencillas preguntas, hace un cálculo del tipo de ayuda y la cantidad que puede recibir el estudiante dependiendo de su situación económica, la de su familia y del número de personas que vive en su hogar.

Otra nueva herramienta lanzada este mes es College Ábaco, que formulando unas pocas preguntas puede determinar el precio neto que podría terminar pagando un estudiante por su educación universitaria.

El precio neto se calcula tomando en cuenta el precio original de la colegiatura de una universidad, menos las ayudas financieras. No es raro que la diferencia entre precio original y precio neto sea del 50% o más, haciendo que la educación superior sea asequible para personas que piensan que nunca podrán pagarla.

College Ábaco utiliza, además, información en tiempo real provista por las universidades y por el College Scorecard del gobierno federal, para mostrar los índices de graduación de los estudiantes en cada institución, la cantidad de préstamos que toman para pagar su educación, los salarios que ganan al graduarse y la cantidad promedio que deben pagar en préstamos estudiantiles mensualmente.

publicidad

Lea también:

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad