publicidad
Donald Trump y Hillary Clinton

Así es la feroz guerra publicitaria entre Clinton y Trump

Así es la feroz guerra publicitaria entre Clinton y Trump

Los anuncios de televisión de la campaña presidencial 2016 son de los más negativos que se recuerdan.

Donald Trump y Hillary Clinton
Donald Trump y Hillary Clinton

El mensaje positivo de It’s Morning again in America que catapultó al Ronald Reagan candidato y que en su momento impregnó la escena política de esperanza, es una de las piezas publicitarias que quedó en la memoria de electores, estrategas y analistas políticos por igual sobre el presidente republicano de los '80.

La campaña 2016 y las 14 semanas restantes antes de las elecciones generales, serán en cambio probablemente recordadas en parte por la guerra de propaganda agresiva y desmedida, a favor y en contra de los candidatos que se pelean por llegar a la Casa Blanca.

Los Comités de Acción Política que respaldan tanto al candidato republicano Donald Trump como a la demócrata Hillary Clinton han invertido buena parte de su dinero recaudado en un torrente de anuncios políticos que generalmente tienen una “relación tortuosa con la verdad, torciendo, aumentando, o directamente contradiciendo los hechos”, escribió en un editorial Nancy Watzman, jefe de redacción de Political TV Ad Archive, una iniciativa de Internet Archive para chequear la veracidad de los anuncios políticos de las campañas electorales.

Esta organización ha podido rastrear desde enero un total de 324 anuncios televisivos sobre Trump y 314 sobre Clinton que fueron emitidos en 23 mercados locales en 12 estados, en los que el tono de desencanto y catástrofe sobre lo que cada candidato representa es el predominante.

publicidad

Sin embargo, apenas una décima parte de ellos fueron pagados por el comité de campaña Donald J. Trump For President, 39 en total, y en el caso de Clinton, su comité Hillary for America pagó menos de la mitad: 126 en total.

Cuando se trata de recursos de la campaña propia hay mayor énfasis en destacar las bondades de cada aspirante. Pero generalmente, los patrocinadores de estos anuncios son Super PACs que se constituyeron para crear propaganda negra sobre los candidatos y gastan ríos de dinero en destacar sus contradicciones, debilidades y mentiras. Incluso llegan a construir teorías de conspiración que rápidamente se expanden por las redes sociales convirtiéndose en certezas que les convienen a cada partidario.

“Muchas veces las campañas no quieren que el público sepa que estos anuncios se emitan en una región o área demográfica particular”, dice Watzman, razón por la cual el archivo rastrea las propagandas en estaciones de televisión nacionales y locales, al mismo tiempo que la frecuencia con que se emiten.

Publicidad negativa

Según el portal Open Secrets, los Super PACs que se constituyeron para hacer campaña anti Trump y lograron recaudar dinero fueron Our Principles PAC que a la fecha ha gastado $18 millones en publicidad contra el republicano y el Never Trump PAC que gastó $181,000 en los mismos objetivos.

En el caso de la causa anti Clinton tres comités lograron recoger fondos para su propósito. Restoration PAC recogió casi 2 millones, American CrossRoads un poco más de $135,000, y America Rising PAC casi $55,000.

“El contenido de los anuncios durante las primarias tuvo tono bastante negativo y repugnante entre unos y otros, y no veo que vaya a cambiar de cara a las elecciones generales”, dijo a Univision Noticias, Steve Passwaiter, Director General de Kantar Media / CMAG, una firma privada que analiza los anuncios políticos, su contenido, lugar de transmisión y costo.

“Los candidatos van a concentrar buena parte de sus esfuerzos en estaciones locales en los llamados estados péndulo. El grueso de la inversión va a las televisiones locales porque el electorado fiel que realmente vota es mucho mayor y no está en las redes sociales”, agregó Passwaiter.

El experto en marketing y publicidad política no obstante añadió que sitios como Facebook, Google y sobre todo YouTube, son los que dominan el mercado de la publicidad digital "con inversiones que han llegado a mil millones de dólares".

publicidad

Sin embargo, es precisamente en estaciones locales donde los pocos anuncios pagados por Trump se han emitido. Buena parte de ellos son los mismos que aparecen como sus propuestas de campaña en su página web.

Ni un solo peso

Apenas la semana pasada, al final de la Convención Demócrata se conoció el primer anuncio de su campaña que salió en televisión nacional y por cable. El contenido es un ataque frontal a la única rival que le acompañará hasta noviembre luego de haber dejado en el camino a 17 aspirantes más en las primarias.

Su carrera presidencial sui generis y la personalidad de hombre-espectáculo del magnate, ha roto con lo que estrategas consideran la regla número uno del marketing: un candidato debe gastar millones de dólares en publicidad para siquiera poder considerarse una opción presidencial.

Según datos de CMAG, antes de este anuncio, Trump no había gastado un peso en propaganda nacional mientras Clinton había emitido alrededor de 20,000 anuncios pagados en televisión, solo contando desde que se convirtió en la presunta nominada el pasado 8 de junio. Desde el comienzo de las primarias, Clinton ha invertido 15 veces más en gastos publicitarios que Trump, pero la paradoja es que todos los mítines, reuniones en municipalías y hasta encuentros privados que realiza el candidato republicano, son ampliamente difundidos por canales nacionales.

publicidad

“No sé si otro candidato tendría tanto tiempo en el aire si no fuera por la personalidad de Trump. No creo que tener cobertura mediática gratis se convierta en una tendencia en futuras campañas, pero en su caso sin duda lo ha sido”, añadió Passwaiter.

Su firma ya tiene otros cálculos registrados en la iniciativa Ad Scorecard, con base en los espacios que las campañas y Súper PAC han reservado hasta las elecciones generales en canales de TV y radio: desde julio 14 hasta Noviembre 7, Trump invertirá $654,455 en publicidad, en contraste con $111 million que invertirá Clinton.

Según estos datos, ambos aspirantes se enfocarán en llevar su mensaje a Nevada, Colorado, Ohio, Pennsylvania, Virginia y Carolina del Norte, mientras Clinton adicionalmente tiene como objetivo los estados de Nebraska, Iowa, New Hampshire y Florida.

Lea también:

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad