publicidad
El cardenal Ricardo Ezzati, Arzobispo de Santiago, habla con el Papa Francisco durante una pausa en el Sínodo de la Familia en El Vaticano.

Víctimas chilenas de abusos piden cuentas al Papa sobre obispo acusado de encubrimiento

Víctimas chilenas de abusos piden cuentas al Papa sobre obispo acusado de encubrimiento

La defensa del Papa de un obispo mencionado en una denuncia de abuso levantó una ola de protestas en Chile

El cardenal Ricardo Ezzati, Arzobispo de Santiago, habla con el Papa Fra...
El cardenal Ricardo Ezzati, Arzobispo de Santiago, habla con el Papa Francisco durante una pausa en el Sínodo de la Familia en El Vaticano.

Por Jorge Cancino - @cancino_jorge


La respuesta del Papa a un grupo de fieles sobre un polémico obispo involucrado en uno de los casos más graves de pederastia en Chile, dio paso a las víctimas para pedirle a una corte de Santiago que solicite al pontífice “antecedentes” respecto a un juicio que nadie sabe cuándo se llevó a cabo y dónde.


En mayo Francisco defendió a capa y espada, ante un grupo de chilenos que viajó al Vaticano para estar presente en la audiencia de los días miércoles, al obispo Juan Barros Madrid a quien había nombrado en febrero como Obispo de Osorno (930 kilómetros al sur de Santiago), pese a que el religioso fue citado en una denuncia contra otro sacerdote que en 2011 fue declarado culpable de abuso de menores por el Vaticano.


publicidad


“No existe ninguna prueba en contra del obispo Barros en 20 años”, dijo Bergoglio visiblemente irritado. “O sea que piensen con la cabeza y no se dejen llevar de todos los zurdos que son los que armaron la cosa. Además, la única acusación que hubo contra ese obispo fue desacreditada por la corte judicial”, añadió.


En Chile nadie sabía del juicio a Barros y mucho menos que hubo una sentencia absolutoria. “Por eso los abogados solicitaron a la corte que pida al Papa que envíe los antecedentes de Juan Barros y que la sentencia indicó que su caso no tenía asidero”, dijo a Univision Noticias el doctor Juan Hamilton, una de las víctimas. “Queremos saber, que entregue mayores antecedentes y explique a qué se refiere”.


Las declaraciones fueron grabadas por un turista argentino con una iPad y recién se conocieron el 2 de octubre, cuando la televisión difundió la postura cinco días después de que el pontífice se reuniera con víctimas de abusos sexuales en Filadelfia y donde aseguró que “ustedes son preciosos hijos de Dios, que siempre deberían esperar nuestra protección, nuestra atención y nuestro amor”.


Monseñor Juan Barros Madrid el día en que asumió como Obispo de Osorno,...
Monseñor Juan Barros Madrid el día en que asumió como Obispo de Osorno, Chile.


Clima de indignación


El video del Papa generó un “tsunami” de indignación, dicen las victimas. “No sabíamos del juicio a Barros. Y tampoco habíamos sido tratados de ‘zurdos’”, dice el periodista Juan Carlos Cruz, otra de las víctimas del mismo sacerdote que abusó de Hamilton cuando ambos asistían a la parroquia de El Bosque. “El exabrupto lo llevó a una cosa política. Pero aquí no hay ni zurdos y ni de derecha, sino violencia sexual. Estamos hablando de un cura (Barros) que estaba parado al lado cuando Karadima nos abusó”.


En Chile el término zurdo, de la manera en como fue empleada por el Papa, se utiliza despectivamente para referirse a un individuo de izquierda. Fue utilizada frecuentemente durante la dictadura de Pinochet para señalar a los enemigos del régimen.


publicidad


“No tengo nada que creer ni opinar acerca de por qué nos trata así”, dijo Hamilton. “El tema es que yo nunca he tratado de esa manera a una persona, con términos tan despectivos, tan poco caritativos o nunca me había considerado de una manera tan poco humana”.


A la pregunta sobre por qué el Papa los llamó de esa forma, el médico respondió que “no tengo la más mínima idea. Es doloroso que una persona que representa la ética y la moral se refiera así de individuos que tenemos los mismos derechos. A nosotros no nos ha escuchado. No se ha reunido con nosotros luego de todas las veces que directa o indirectamente se lo hemos pedido. Se siguen haciendo los sordos y los ciegos”.


El cardenal chileno Francisco Javier Errázuriz
El cardenal chileno Francisco Javier Errázuriz


El caso Karadima


El mayor escándalo de abusos sexuales cometidos por el clero en Chile estalló en 2010 cuando un grupo de ex seminaristas, entre ellos Cruz, demandaron a Karadima, párroco de El Bosque, iglesia ubicada en uno de los barrios más exclusivos de Santiago.


Pero no fue la primera vez que Karadima era acusado. Las primeras denuncias datan de 2003 cuando la Iglesia de Santiago se encontraba al mando del Francisco Javier Errázuriz, uno de los ocho cardenales nombrados por el Papa en marzo de 2013 para integrar la comisión contra la pederastia.


En 2004 y 2005 se presentaron más denuncias en contra de Karadima pero todas fueron olvidadas o desestimadas por Errázuriz, quien el 30 de septiembre confesó ante un ministro de fuero de la Corte de Apelaciones -en el marco de una demanda civil que interpusieron las víctimas contra el Arzobispado y contra quien resulte culpable de los abusos cometidos-, que pesó en su decisión el hecho que quienes se declaraban como víctimas eran personas adultas, y también que “a esa época la fama del padre Karadima era extraordinaria, tenía hasta fama de santo” y que con tal fama no creyó en la palabra de los denunciantes.


publicidad


En 2010, siete años después de presentada la primera denuncia, la prensa publicó la historia, las victimas dieron la cara y forzaron al Vaticano a abrir una investigación. El 16 de febrero de 2011 la Congregación para la Doctrina de la Fe (exSanto Oficio) declaró a karadima culpable de abusos sexuales contra menores con violencia y abuso de potestad eclesiástica. Cuatro meses después la Santa Sede rechazó la última apelación de Karadima y confirmó los cargos de culpabilidad de pedofilia (abuso de menores entre 8 y 12 años) y efebofilia (abuso de adolescentes y mayores).


Cardenales del Grupo de los Ocho nombrados por el Papa Francisco.
Cardenales del Grupo de los Ocho nombrados por el Papa Francisco.


Tiro por la culata


Karadima tenia como secretario a Barros. Por eso su nombre aparece en las denuncias de las víctimas. Pero Francisco asegura que el prelado ya fue juzgado y que una “corte judicial” desacreditó las acusaciones.


Del juicio canónico a Karadima, Cruz cuenta que “él quiso ser juzgado en el Vaticano donde tenía amistades, entre ellos el ex nuncio apostólico Angelo Sodano quien luego fue Secretario de Estado. Pero las amistades le dieron la espalda”.


En sus más de 40 años de ejercicio religioso, Karadima formó más de 50 sacerdotes y algunos hoy en día integran la Conferencia de Obispos católicos de Chile, entre ellos Juan Barros (Osorno, nombrado por Francisco), Andrés Arteaga (Obispo Auxiliar de Santiago), Horacio Valenzuela (Talca) y Tomislav Koljatic (Linares).


publicidad


En la comparecencia del 30 de septiembre Errázuriz negó haber encubierto las acusaciones contra Karadima. “Les restaba valor, porque eran denuncias que llegaban sin prueba, además estaba el prestigio de karadima por una parte, segundo, era difícil asimilar que personas adultas durante años hubieran sido abusadas”.


El cardenal también reconoció que informó a karadima de las denuncias en su contra porque “el mismo derecho canónico pide que se informe al acusado que se está haciendo un proceso en contra de él”.


El Papa Francisco en Filadelfia.
El Papa Francisco en Filadelfia.


Esto no es político


La politización del caso tiene indignadas a las víctimas y cuestionan los dichos del pontífice.


“Creo que el papa tiene un doble discurso sobre este tema. Por un lado dice una cosa y en verdad pasa otra, y no hay justicia. A todos nos trata de tontos. Él dice en el video que ‘Osorno sufre, pero de tonta’ por no aceptar el nombramiento de Barros). Increíble que haya dicho eso, es de una violencia increíble. Esto no es una cosa política. Y además se muestra con un odio a los que llama zurdos cuando aquí no hay zurdos”, insiste Cruz. “Tampoco diestros sino victimas que piden justicia”.


Añade que en todo este tiempo, desde que se presentó la primera demanda en 2010, “nunca he hablado con el Papa. Todo lo contrario, nada más que ignorarnos, cero compasión”.


publicidad


“Me cuesta creerle”, apunta. “Tras el video tiene doble cara. Y por más que mi corazón como católico quiere creer que es la persona que si nos está representando, sus acciones conmigo y con otras victimas, con la gente de Osorno, me dicen todo lo contrario”.


Luego de la sentencia pronunciada por el Vaticano en 2011, y luego la declaratoria de culpabilidad en un juicio penal por un tribunal de Santiago,  Karadima fue enviado a un convento y no a una cárcel en atención a su edad (pasaba de los 75 años).


“Esperamos un tiempo para ver si la iglesia reaccionaba y nos pedía perdón y reparación”, dijo Cruz. “Pero lo único que hicieron fue seguir abofeteándonos. Por eso presentamos una demanda civil en contra el Arzobispado de Santiago y quienes resulten responsables” de los abusos cometidos por el clero.


Juan Carlos Cruz, una de las víctimas chilenas de abuso.
Juan Carlos Cruz, una de las víctimas chilenas de abuso.


Una piedra en el zapato


El polémico video del Papa dio la vuelta al mundo; también las reacciones. “Vi el video y leí las transcripciones, y me sentí impresionado y escandalizado. El tumulto sobre Barros fue válido y claro, y debería haber sido más que suficiente para cancelar su nombramiento”, dijo a Univision Noticias el sacerdote irlandés Thomas Doyle, de la orden dominica, un abogado canónico que en los ochenta se convirtió en uno de los primeros en despertar conciencia sobre el abuso de menores. Fue coautor de un extenso informe sobre abusos y habló de lo que estaba sucediendo con quienes ocupaban los niveles mas altos de la jerarquía católica.


La Santa Sede dice que Doyle está empeñado en favorecer a las víctimas de abusos pero empeñado, sobre todo, en demostrar una responsabilidad vaticana.


publicidad


“Yo no creo que el papa es consistente en su respuesta al abuso del clero, y una manera de describirlo es doble estándar”, agregó Doyle.


Sobre la postura adoptada por el papado de Francisco en torno al escándalo, Doyle dijo que “respecto a las víctimas, su visita a Estados Unidos fue un desastre. La mayoría de las víctimas aquí han perdido fe en Francisco y cualquier esperanza de que la iglesia oficialmente, algún día, les ayudará. Él (el Papa) y los obispos simplemente no entienden la naturaleza vil del abuso sexual por un clérigo y tampoco comprenden cuánto daño hacen a la iglesia”.


Doyle añade que el tema de los abusos sexuales se está convirtiendo en una “molestia” para Francisco y que durante su reinado “hemos tenido una inundación de palabras pero no de acciones”.


“Yo no creo que los burócratas del Vaticano hayan realmente escuchado a las víctimas o sus defensores. En general, ellos (las víctimas) han sido tratadas como si no existieran. Todas las visitas con las victimas hechas por Benedicto XVI y Francisco no han marcado una diferencia”.


Hamilton señala que “esto es un patrón en la Iglesia Católica (tratar el tema de la pederastia). Y cuando un médico ve patrones ve una enfermedad y la iglesia está enferma de pedofilia”.


El principal argumento que esgrimen los detractores de Barros es que fue formado por Karadima. Pero el Obuspo de Osorno asegura que “nunca se le pasó por la cabeza” lo que denunciaron las víctimas de Karadima.


publicidad


Al cierre de esta nota el Vaticano no había fijado una postura sobre el polémico video. “No ha habido una declaración explícita”, dijo a Univision Noticias el padre Sergio Tapia. El religioso pidió un poco más de tiempo para informarse de las declaraciones de Francisco sobre el Obispo Barros.


Ciro Benedittini, vicedirector de prensa del Vaticano, dijo a la BBC que había que considerar las circunstancias en las que se produjeron las declaraciones, y que fueron hechas “en una audiencia de tres horas y después saludó a unos cientos de personas".


Doble archivo


El canon de la Iglesia Católica ordena que denuncias como las de abusos del clero se lleven en un “archivo secreto”, o al menos “un armario o una caja dentro del archivo general, totalmente cerrada con llave y que no pueda moverse de sitio, en donde se conserven con suma cautela los documentos que han de ser custodiados bajo secreto” (Canon 489).


Agrega que “todos los años deben destruirse los documentos de aquellas causas criminales en materia de costumbres cuyos reos hayan fallecido ya, o que han sido resueltas con sentencia condenatoria  10 años antes, debiendo conservarse un breve resumen del hecho junto con el texto de la sentencia definitiva”.


El Canon 490 explica que “la llave del archivo secreto la tiene solamente el Obispo”, y que “mientras esté vacante la sede, no se abrirá el archivo o armario secreto a no ser en caso de verdadera necesidad, por el Administrador de la diócesis personalmente”.


publicidad


“No deben sacarse documentos del archivo o armario secreto”, advierte.


“Afortunadamente en Estados Unidos la justicia actuó y ha obligado a las diócesis hacer públicos esos archivos secretos”, dijo Cruz. “Ahora tenemos que luchar para que ocurra lo mismo en Chile y América Latina. Estamos luchando para que eso ocurra”.


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad