publicidad
Thomas Arthur fue condenado por la muerte de Troy Wicker en 1982. Por el número de veces que se ha librado de su pena es conocido como el 'Houdini del corredor de la muerte".

El 'Houdini del corredor de la muerte' es ejecutado 35 años después de ser condenado

El 'Houdini del corredor de la muerte' es ejecutado 35 años después de ser condenado

Thomas Douglas Arthur, de 75 años, había sido condenado por asesinato en 1982. Pero entre apelaciones y juicios su ejecución había sido frenada en distintas ocasiones. La última fue en noviembre, cuando el hombre era preparado para ingresar en la cámara de la muerte.

Thomas Arthur fue condenado por la muerte de Troy Wicker en 1982. Por el...
Thomas Arthur fue condenado por la muerte de Troy Wicker en 1982. Por el número de veces que se ha librado de su pena es conocido como el 'Houdini del corredor de la muerte".

El reo de Alabama Thomas Douglas Arthur, conocido como el 'Houdini del corredor de la muerte', recibió este viernes la inyección letal luego de siete intentos anteriores para realizar su ejecución que habían sido aplazados.

A Arthur, un hombre blanco, lo declararon muerto a las 00.15 hora local en la prisión Holman de Atmore, según notificó el Departamento de Correcciones de Alabama.

La ejecución estaba pautada para el jueves a las 6:00 pm en la correccional de Holdman (donde está recluido en solitario), pero a último momento la Corte Suprema emitió un nuevo freno temporal. En esta ocasión, la defensa exigía no utilizar la droga midazolam, que ha sido relacionada con una serie de ejecuciones fallidas en Estados Unidos.

Además, solicitaron tener acceso a un celular mientras ocure la muerte, justo a una semana de un fallo emitido por un juez de Alabama con el que permite que los documentos relacionados con las ejecuciones en ese estado puedan mantenerse en secreto. Considera que divulgar esos datos "sería perjudicial al interés colectivo".

Arthur, de 75 años, fue condenado en 1982 por el asesinato por encargo de Troy Wicker de un disparo en el ojo derecho. Según las indagaciones, el hombre habría mantenido un romance con la esposa de Wicker, quien le habría pagado 10,000 dólares por cometer el homicidio.

En ese tiempo, pasó por tres juicios, se escapó en una oportunidad de la prisión y su equipo de abogados –que trabaja ad honorem– libró una larga batalla para evitar que en la ejecución de su cliente se utilizara el midazolam.

publicidad

"Estoy aterrado, pero no hay nada que pueda hacer. Todas mis esperanzas están puestas en el equipo legal", dijo Arthur más temprano a la agencia AP por teléfono desde la prisión Holman, donde está recluido. Según la prensa local, su hija estará presente durante la muerte de su padre.

En sus juicios, Arthur, el segundo recluso de más edad en el corredor de la muerte en Estados Unidos, ha mantenido su inocencia y su equipo legal ha cuestionado las pruebas presentadas en su contra. "No hay huella digital, arma ni prueba física alguna que conecte a Thomas Arthur con el asesinato de Troy Wicker", dijo a AP su abogada, Suhana Han.

Relacionado
El viernes, una muchedumbre protestó frente al edificio del Capitolio de...
Un juez impide a Arkansas el uso de un compuesto de la inyección letal para ejecutar a seis presos en 11 días

Por las múltiples ocasiones en las que su ejecución fue aplazada, el fiscal general de Alabama, Steve Marshall, ha considerado el caso de Arthur como un "ejemplo indignante de cómo un asesino acusado puede manipular el sistema legal para evadir la justicia".

La batalla legal de este hombre comenzó el 1 de febrero de 1982. La policía respondió a una llamada por un robo, pero al llega r ala vivienda en Muscle Shoals, una ciudad del norte de Alabama, halló el cuerpo sin vida de Troy Wicker en su cama. En ese momento, Arthur cumplía régimen de destacamento de trabajo (un tipo de libertad temporal que le permite al preso trabajar fuera de la prisión aunque es monitoreado) por el asesinato de su cuñada en 1977, un crimen que reconoció haber cometido.

publicidad

La última vez que la ejecución de Arthur había sido frenada fue en noviembre pasado. En esa ocasión, la séptima, la Corte Suprema frenó la muerte justo cuando el hombre se preparaba para ingresar en la cámara de la muerte y los oficiales comenzaban a tomar la vía intravenosa por la que pasarían los tres compuestos de la inyección letal.

El uso del midazolam, el primero de los tres componentes del líquido mortal, ha sido cuestionado en los últimos años. Los opositores a la pena de muerte critican su uso por considerar que no cumple su función sedativa y genera mucho dolor en los reclusos cuando se les aplican las otras dos drogas con las que frenan su corazón y respiración.

Uno de los casos más conocidos de ejecución fallida con este compuesto es el de Clayton Lockett, en Oklahoma en 2014. El cóctel que le inyectaron arrancó con midazolam, pero la droga no lo durmió por completo y aún así el proceso continuó. "¡Man!", gritaba el hombre de 38 años mientras gemía y se retorcía del dolor. Pasaron 40 minutos de sufrimiento hasta que su respiración se detuvo y murió de un ataque al corazón.

Por eso, estados como Florida, Kentucky y Arizona dejaron de utilizarla como parte de la mezcla de la muerte en sus prisiones.

Y aunque justo después de la ejecución de Lockett venía de inmediato una más, el desastre fue tal que Oklahoma la canceló.

En fotos: Un histórico de las ejecuciones fallidas en cárceles de EEUU
Primera ejecución doble en EEUU desde el año 2000 se realizó en Arkansas Univision
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad