publicidad

Habitantes y comerciantes de la Ciudad de México comienzan a usar una moneda distinta al peso: el 'túmin'

Habitantes y comerciantes de la Ciudad de México comienzan a usar una moneda distinta al peso: el 'túmin'

En la delegación de Xochimilco, se puede pagar una parte de lo que se intercambie con esta moneda indígena complementaria, lo que ayuda a las personas cuando el dinero no les alcanza.

Video: La moneda indígena que busca ayudar a los pequeños empresarios en México Univision

XOCHIMILCO, México.- Al sur de la Ciudad de México, en la delegación Xochimilco, los comerciantes y habitantes han comenzado a usar una nueva forma de pago diferente al peso mexicano. Se trata del 'túmin', que es como se escribe en totonaco el nombre de esta moneda indígena complementaria que, según sus usuarios, intenta hacer frente a la inflación monetaria y a los grandes corporativos.

Luis Xolalpa, un productor local de suplementos naturales y pionero de esta forma de pago en Xochimilco, explica que el 'túmin' no es más que un pedazo de papel del tamaño de una tarjeta de presentación, que si bien no intenta sustituir al peso mexicano, es una especie de ayuda a las personas cuando el dinero no les alcanza. Por ejemplo, si un cliente compra un frasco de miel de 20 pesos (casi un dólar), puede pagar con 18 pesos mexicanos e intercambiar dos 'túmines'.

publicidad

“El 'túmin' es una forma de intercambiar mercancías o servicios, tan simple como eso. Es como un pequeño vale y le dimos una paridad con el peso, entonces se emite de un peso, de cinco, de 10 y de 20”, dice Xolalpa.

Según el promotor de este sistema de pago, el funcionamiento de la nueva moneda es el siguiente: los comerciantes interesados en el 'túmin' son inscritos en un padrón, con eso acuerdan las reglas, la más importante estipula que deben al menos aceptar 10% del valor de un producto en 'túmines'. Luego de forma gratuita se les entregan los 'túmines', una cantidad equivalente a su producción anual. Finalmente, los comerciantes distribuyen la moneda entre ellos y sus clientes al pagar o dar cambio. Así es como se crea la red solidaria, donde los vales están en constante movimiento, intercambiando el trabajo de los productores.

Xolalpa, de 30 años, agrega que el 'túmin' también hace frente a los problemas económicos, pues se trata de una moneda que no está sujeta a especulaciones de la Bolsa Mexicana de Valores o de las tasas de interés.

“El 'túmin Xochimilco junto con las demás monedas sociales son una respuesta ante la inflación a los precios de los productos y la fluctuación del peso, ya que esta moneda está respaldada por el trabajo que el comerciante realiza, porque no se le da a cualquiera, sino que nos aseguramos que el comerciante tenga una producción constante. Por ejemplo, si alguien produce 20 dulces cristalizados (típicos de Xochimilco), entonces le damos el equivalente en 'túmines', por tanto esta moneda no se puede devaluar”, refiere Xolalpa.

publicidad

El origen del 'túmin'

El 'túmin', que en lenguaje indígena totonaco significa dinero, nació hace siete años en la comunidad de El Espinal, Veracruz, ante la falta de solvencia y actividad económica. Con el tiempo su uso se extendió a 16 de los 32 estados de México. Y en marzo pasado llegó a Xochimilco, lo cual representa su entrada a la Ciudad de México, el epicentro de los negocios del país, que en el segundo trimestre del año reportó ventas por 179,000 millones de pesos (casi 10,000 millones de dólares), de acuerdo con la Cámara de Comercio Servicio y Turismo local.

Pero ante el éxito, también llegaron obstáculos, pues en 2011 el Banco de México (banco central) interpuso una denuncia contra el 'túmin' ante la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía federal) por el delito de falsificación.

En Xochimilco los productores sostienen que no les preocupa la demanda, pues están preparados para defender al 'túmin', argumentando que no se trata de dinero, sino de un mecanismo de descuentos o vales, como los que se usan en los supermercados o en las tiendas departamentales.

“Al gobierno no le gusta perder, por eso está con la demanda, porque quieren ganar con esto (con el 'túmin'), aunque no sabemos cómo lo va a hacer, porque se trata de una forma de intercambio. Quizá en un futuro se invente un impuesto o algo para intentar tomar el control del 'túmin'”, dice a Univision Noticias Marta Rosa López Valderrama, una productora de cuadernos artesanales originaria de Xochimilco.

publicidad

La "respuesta" ante la crisis

Marta Rosa López considera que el 'túmin' además hace frente a las grandes corporaciones, pues el sistema está creado para incentivar el consumo local, sumado a que revaloriza el trabajo artesanal.

“El 'túmin' no afecta al cliente, ni a los productores, sino a las grandes empresas, porque ellas son las que verdaderamente lucran con el trabajo de los artesanos, agricultores y todos. Porque cuando un producto pasa de mano en mano, hace que su precio se eleve”, declara Marta López.

Marissa Villarreal, quien hace terapias de acupuntura en Xochimilco, explica que el 'túmin' ha provocado que los comercios se expandan por medio de redes e incluso con comerciantes de otros estados del país. En su opinión, este sistema podría beneficiar a los connacionales que son deportados y que regresan voluntariamente de Estados Unidos, pues muchos se convierten en emprendedores cuando se instalan en México.

“El 'túmin' es una red solidaria que no solo está ayudando a las personas que ya vivimos aquí, sino que también está beneficiando a la gente deportada de Estados Unidos cuando abren un negocio. El túmin es una forma de apoyarlos para que su emprendimiento no quiebre”, asegura Villarreal.

Los sorprendentes corredores tarahumaras
Frutas, frijoles y huevos, cómo influye la victoria de Trump en los mercados mexicanos Univision
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad