publicidad

Comisión federal de Estados Unidos demandó a Intel por competencia desleal

Comisión federal de Estados Unidos demandó a Intel por competencia desleal

La FTC demandó a Intel por haberse servido de su posición dominante en el mercado para asfixiar a sus competidores.

Compaña contra rivales

NUEVA YORK - La Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos (FTC, por su sigla en inglés) informó este miércoles que demandó a Intel, el mayor fabricante de microprocesadores del mundo, por haberse servido de su posición dominante en el mercado para reforzarse como monopolio y asfixiar a sus competidores.

La FTC, que tiene su sede en Washington, indicó mediante un comunicado de prensa que acusó a Intel "de haber realizado una campaña sistemática para acabar con sus rivales competidores en el área de los microchips, cortándoles el acceso a los mercados".

Para ese organismo regulador federal, el fabricante "ha privado a los consumidores de una elección y de la innovación", al tiempo que señala que "sus prácticas anticompetencia estaban designadas para frenar productos superiores que podían amenazar su monopolio de CPU en el mercado de los microprocesadores".

Según ese organismo federal, durante la última década, Intel "tuvo éxito en su estrategia de mantener un monopolio a expensas de los consumidores, que se han visto privados del acceso a productos potencialmente superiores, a procesadores que no fueran suyos para las CPU (de los ordenadores) y a precios más bajos".

"Intel realizó una campaña deliberada para evitar amenazas competitivas a su monopolio", señaló el director de Competencia del FTC, Richard Feinstein, al tiempo que subrayó que "la Comisión actúa hoy para evitar los daños que Intel ha hecho a la competencia, la innovación y, en último caso, al consumidor estadounidense".

publicidad

Competidores afectados

"Ha violado sin consideración los principios de la competencia leal y las leyes que protegen la competencia en base a méritos", agregó Feinstein.

Esas acciones habrían dañado a sus mayores competidores, los fabricantes de computadoras Dell, Hewlett-Packard e IBM, al "coaccionar" a los consumidores para que no les compraran "procesadores para las CPU".

Otra de las acusaciones a Intel, es que esa firma "rediseñó en secreto software esencial, de manera que de forma deliberada frenó el desarrollo de procesadores entre sus competidores".

Intel, según subraya la FTC en su demanda, dijo a los consumidores que ese software funcionaba mejor en las CPU fabricadas por ellos que en las de sus competidores, pero nunca comunicó cuáles eran las diferencias.

En Europa ya fue multada

Esta demanda le llega a Intel, que en Europa ya ha tenido que abonar a la Comisión Europea multas por $1,450 millones por comportamientos similares, poco más de un mes después de que el fiscal general del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, presentara una queja similar.

Cuomo acusó el pasado 4 de noviembre a Intel porque "en lugar de competir limpiamente, Intel recurrió al cohecho y a la coerción para mantener su total dominio del mercado", además de considerar que perjudicó al consumidor medio que no pudo acceder a mejores productos y precios más bajos.

publicidad

La oficina del fiscal investigaba a Intel desde enero de 2008, cuando le pidió numerosa documentación para aclarar si estaba llevando a cabo prácticas monopolísticas con presuntas coerciones a sus clientes para que no usaran productos de Advanced Micro Devices (AMD), su principal competidor.

Recientemente, pagó $1,250 millones a su rival AMD para resolver una disputa similar sin ir a juicio.

Caían sus acciones

Para la fiscalía neoyorquina, en los últimos años, Intel había llegado a acuerdos exclusivos con los grandes fabricantes de computadores para que usaran sus microprocesadores a cambio de miles de millones de dólares.

Las unidades de procesamiento x86 fabricadas por Intel son las que utilizan la mayoría de computadores y representa un mercado que supera los $30,000 millones en ventas anuales a nivel mundial.

Se calcula que Intel controla alrededor del 90 por ciento de ese mercado en cuanto a ingresos y el 80 por ciento en cuanto a volumen de ventas, explicó la Fiscalía de Nueva York cuando emprendió la investigación en enero de 2008.

Las acciones de Intel bajaban el miércoles, tras la apertura de los mercados, el 1.72 por ciento, hasta $19.46.

Intel niega haber cometido transgresión alguna. Un mensaje telefónico dejado el miércoles en la empresa en busca de declaraciones no fue devuelto, aseguró la AP.

El director general de Intel, Doug Melamed, respondió en un comunicado que "el caso habría debido y debió ser objeto de un acuerdo".

publicidad

Intel se defiende

"Las negociaciones habían avanzado mucho, pero fracasaron cuando la FTC insistió con medidas correctivas sin precedentes -principalmente restricciones relacionadas con la competencia legal sobre precios y el respeto de los derechos de propiedad intelectual que evoca -que habrían impedido operar a Intel", agrega el comunicado.

La Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos (FTC) está "mal informada" y que gran parte de las quejas en las que ha basado su denuncia por supuesto abuso de posición dominante "no han sido investigadas", dijo el fabricante de microprocesadores.

"Intel ha competido de manera justa y legal. Sus acciones han sido beneficiosas para los consumidores. El altamente competitivo sector de microprocesadores, del que Intel es parte fundamental, ha mantenido una robusta innovación y un descenso de los precios a un ritmo mayor que cualquier otra industria", aseguró Intel.

Los responsables de Intel aseguraron en un comunicado que gran parte de las denuncias que ese organismo federal con sede en Washington ha utilizado como base de su demanda "se sumaron al caso en el último minuto y no se han investigado".

¿Perjudicar a consumidores?

"Además, (la demanda) no se basa explícitamente en la legislación vigente, sino que en realidad busca crear nuevas normas para regular la conducta empresarial", según Intel, que considera que una mayor regulación "podría perjudicar a los consumidores por la reducción de la innovación y el aumento de los precios".

publicidad

En opinión del vicepresidente y asesor general de la firma, Doug Melamed, "este caso tendría que haberse cerrado con un acuerdo", ya que las negociaciones en ese sentido "estaban progresando muy rápidamente, pero se estancaron cuando la FTC insistió en (exigir) remedios sin precedentes" que "habrían hecho imposible para Intel realizar su actividad empresarial".

"La prisa de la FTC por presentar este caso costará a los contribuyentes decenas de millones de dólares en un litigio que (el organismo) no ha investigado plenamente", continuó el asesor legal, quien recordó que es "es una práctica habitual entre las agencias de defensa de la competencia investigar los hechos antes de interponer una denuncia".

Los responsables de Intel también recordaron que al comienzo del año la compañía anunció que iba a invertir $7,000 millones en crear más de 40,000 puestos de trabajo en Estados Unidos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad