publicidad

Dreamers inician huelga de hambre en Nueva York

Dreamers inician huelga de hambre en Nueva York

Piden que el presupuesto incluya una iniciativa que les permita acceder a fondos estatales para la universidad.

Unos 50 estudiantes sin autorización para vivir en Estados Unidos comenzaron el miércoles una huelga de hambre en Nueva York para forzar a los líderes del estado a incluir en el presupuesto una iniciativa que permitiría a los jóvenes acceder a fondos estatales para ir a la universidad.

Los estudiantes iniciaron la huelga tras enterarse de que la propuesta no había sido incluida el martes en el presupuesto del estado y, por lo tanto, descartada de ser negociada en el capitolio estatal, en Albany.

"Nos hemos dado cuenta de que no nos toman en serio", dijo Denise Vivar, una mexicana de 20 años que fue traída ilegalmente por sus padres a Estados Unidos cuando tenía 7.

"Tenemos un derecho a la educación", agregó la joven durante una rueda de prensa en Manhattan.

La Coalición de Inmigración de Nueva York hizo el anuncio de la huelga de hambre frente a las oficinas del presidente de la Asamblea Carl Heastie en el Bajo Manhattan. Más de 40 soñadores estuvieron presentes.

"Sabemos que no hay votos suficientes en el Senado para aprobar el Dream Act, pero estamos seguros que tanto el gobernador como el presidente de la Asamblea Heastie tienen el poder para volver a incluir la partida para financiar dicha medida”, dijo Manuel Castro, miembro de la mencionada coalición.

Dream Act de NY podría ser eliminado de presupuesto estatal Univision

Años de lucha infructuosa

Según datos estatales, unos 4,500 estudiantes en el estado podrían ser elegibles para beneficiarse de la propuesta, conocida como New York Dream Act y que supondría unos 27 millones de dólares.

Frank Sobrino, portavoz del gobernador Andrew Cuomo, dijo a The Associated Press que el gobernador ha dicho que trabajará duro para lograr que se incluya la medida en el presupuesto durante la futura sesión legislativa que se lleva a cabo en abril, mayo y junio.

Tras años de lucha por parte de los jóvenes y de organizaciones que les ayudan, esta vez parecía que el New York Dream Act iba a convertirse en una realidad. Cuomo decidió enlazar la medida a otra que quieren los legisladores republicanos del estado y que incentivaría donaciones a escuelas privadas, entre otras instituciones.

publicidad

Aun así, demócratas y republicanos no se entendieron.

"En estos momentos no hay ninguna posibilidad de acuerdo", dijo Cuomo a los periodistas en Albany el martes por la noche, según su portavoz Sobrino. "Así que no tiene sentido incluir (la medida) en el presupuesto".

Los estados de California, Washington, Nuevo México y Texas permiten a jóvenes que se gradúan de la secundaria solicitar ayuda financiera estatal para ir a la universidad, incluidos los que se encuentran en el país ilegalmente.

En Nueva York, los estudiantes sin autorización pueden pagar las mismas tarifas universitarias que estudiantes con autorización y residentes en el estado. Esos precios son más bajos que los cobrados a estudiantes internacionales. Aun así, muchos jóvenes sin autorización aseguran que se trata de miles de dólares y que necesitan la ayuda estatal para poder proseguir con sus estudios.

"Esto es muy doloroso para todos nosotros. Nuestros líderes electos deben entender que no pueden jugar con nuestras vidas", dijo Mónica Sibri, una ecuatoriana de 22 años que asegura que sólo está bebiendo agua y que no comerá hasta que la medida sea incluida en el presupuesto.

Los jóvenes en ayuno se encuentran distribuidos en todo el estado, dijeron Vivar y Sibri.

Guadalupe Muller, de 18 años, dijo en medio de sollozos que por muchos años estuvo guardando en secreto el que no tenía documentos. “Tenía miedo porque no sabía cómo la gente iba a reaccionar”, dijo.

publicidad

Sin embargo, Muller decidió  luchar por sus ideales hace dos años. “Siento que con los Dreamers puedo hablar de la misma condición que sufrimos todos y lo que significa, ahora no tengo miedo y sí mucho coraje para luchar por su aprobación”.

La mexicana, que fue traída por sus padres a la edad de 15 meses, reiteró que su grupo aguantará “hambre todo el tiempo que sea necesario porque necesitamos que (el Dream Act) se apruebe”.

Se estima que alrededor de 8,000 dreamers se beneficiarían si se aprueba la medida.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad