publicidad
Seguidores de Donadl Trump en Carolina del Sur

¿Quién le construye un muro a Donald Trump?

¿Quién le construye un muro a Donald Trump?

El intento por detener la posibilidad de una candidatura del magnate puede ser contraproducente para la nomenclatura republicana

Seguidores de Donadl Trump en Carolina del Sur
Seguidores de Donadl Trump en Carolina del Sur

Carlos Chirinos @carl_chirinos

Con el triunfo en las primarias de Carolina del Sur de Donald Trump, para la nomenclatura del partido Republicano se hace verdaderamente urgente la construcción de un muro que detenga la avasalladora candidatura del magnate.

Pese a que las encuestas le dieron siempre una sólida ventaja frente al resto de los candidatos que compiten por la nominación presidencial, algunos pensaban que el magnate podría no haber tenido tanto éxito en las “primeras primarias del Sur”, dado lo más diverso del electorado del estado.

Sin embargo, el resultado -cerca de un 34% de los votos- y las encuestas hechas a boca de urna, dejaron claro que ese electorado conservador está mayoritariamente alineado con mucha de la retórica del magnate inmobiliario.

Por eso lo que el “establishment” haga a partir de ahora para frustrar la posibilidad de que Trump se quede con la nominación puede ser contraproducente.

El muro antiTrump

Cuando esta semana el senador Marco Rubio recibió el apoyo de la gobernadora Nikki Haley, sumado al de varios senadores y otros representantes, muchos pensaron que se galvanizaba un efectivo frente anti Trump.

Quizá el respaldo de la popular gobernadora Haley haya permitido a Rubio tener en Carolina del Sur una figuración mejor de la que habría tenido sin su respaldo, pero en cualquier caso fue insuficiente para detener el ascenso de Trump.

Es difícil construir un bloque anti Trump cuando parece que los valores de los tradicionalistas del partido van contra lo que la mayoría de los electores valora en la candidatura del empresario.

publicidad

Un 69% de los electores consultados en Carolina del Sur dijo apreciar que Trump “llama las cosas por su nombre” y un 47% dice querer un presidente fuera del “establishment”.

Ante eso, lo que puede hacer la nomenclatura del llamado Gran Viejo Partido es poco.

Si algo comparten los seguidores de Trump es una sensación de revancha, de recuperación de oportunidad perdida que les da el magnat. Sentir que alguien vienen a arrebatarles esa posibilidad puede servir de amalgama en torno a su candidatura.

Es cierto que pese a lo arrollador que luce, Trump solo ha ganado hasta ahora unos 60 delegados de los 1,237 que necesita para obtener la nominación republicana, aunque sigue creciendo en las encuestas como favorito en todo el país.

Hay margen de maniobra todavía para quienes quieren construir un alternativa, quizá en torno a Rubio, pero debe hacerse con cuidado de que no termine solidificando la opción del candidato anti Washington que sus seguidores desean ver en la Casa Blanca.

Diga lo que diga

Lo que demuestra Carolina del Sur es que nada de lo que diga Trump parecerle hacerle mella, por descabellado que pueda ser.

Esta semana se vieron algunas de las declaraciones más altisonantes de cuantas se han escuchado en la campaña.

Trump se enfrascó con el senador Ted Cruz en un intercambio de acusaciones personales, lo llamó mentiroso y hasta amenazó con presentar una demanda en su contra por unos anuncios de la campaña del tejano que le parecían “falsos”.

publicidad

Cuando la semana pasada acusó a George W. Bush de haber “mentido” para lograr la invasión de Irak en 2002, muchos pensaron que sus palabras serían un boomerang, dada la popularidad del expresidente en Carolina del Sur.

Resultado: Trump parece haberse quedado con el voto de los veteranos, el grupo que habría sentido más ofendido por las declaraciones del magnate.

La candidatura de Trump ha prosperado pese a sí misma y pese a contar con el rechazo de gran parte de la estructura tradicional del partido.

Ha seguido creciendo cuando los más sesudos analistas daban por descontado que los excesos verbales terminarían erosionando su opción presidencial.

Con Trump las cosas no resisten las categorías de análisis tradicionales como demuestra el que hoy, el favorito natural de hace un año, Jeb Bush, está fuera de competencia, y el que era visto como el díscolo de la carrera luce indetenidble.


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
Los dreamers dicen que con la situación en EEUU y las nuevas políticas del presidente Donald Trump, temen pedir ayuda financiera para realizar sus estudios, pues les preocupa que esto les cueste su estadía en el país.
Representantes y senadores del partido republicano han sido confrontados, cuestionados y abucheados en los últimos días en asambleas populares celebradas en sus estados. Trump señala a "activistas progresistas" de organizar las protestas.
Like most children in this country, Arlette Espaillat is fighting to improve her reading comprehension skills. This is especially difficult for Arlette: she moved to the US from the Dominican Republic only two years ago, and she cannot yet read at the level that experts recommend for her grade. Here is her story.
publicidad