publicidad
Donald Trump en Iowa

¿Qué tan duro le pegará Iowa a Donald Trump?

¿Qué tan duro le pegará Iowa a Donald Trump?

Algunos esperan que el resultado del primer caucus de la temporada marque la caída del empresario, pero podría ser un pronóstico errado

Donald Trump en Iowa
Donald Trump en Iowa

Carlos Chirinos (@carl_chirinos), desde Des Moines

Para un hombre que se ufana de ser el primero en todo lo que hace, llegar de segundo siempre es dificil de explicar.

La lectura de los resultados del caucus de Iowa del lunes permite identificar varios ganadores y a un notable perdedor: Donald Trump.

El segundo lugar que obtuvo el magnate en las asambleas electorales con las que se estrenó el proceso de primarias en EE.UU. es un duro golpe de imagen para un hombre que depende de su aureola de ganador.

Resultados Iowa
Resultados Iowa

Segundo no es malo, sobre todo en Iowa donde está demostrado que no hay que ganar para eventualmente quedarse con la nominación presidencial.

El ganador Ted Cruz obtuvo 27,7% y Trump 24,3%, seguido muy de cerca por el senador Marco Rubio 23,%, de acuerdo con los datos oficiales del partido Republicano.

La victoria de Cruz y la cercanía de Rubio es un revés, no tanto a las posibilidades de Trump de obtener la candidatura, sino a su imagen, el bien más preciado que tiene.

Rumbo a New Hampshire

Las encuestas en Iowa tienen un reducido valor predictivo y por tanto no es tan sorprendente que la ventaja de 5% que le otorgó el sondeo presentado por el Des Moines Register haya desaparecido en cuestión de dos días.

La próxima parada en la ruta electoral es la elección primaria de New Hampshire, que se realizarán el martes 9

publicidad

Allí el magnate cuenta con una ventaja en las encuestas que promedia el 21,7%, según la medición que hace el portal Real Clear Politics.

Parece una cifra muy difícil de dilapidar, pero todo puede depender de si lo sucedido en Iowa tendrá algún impacto duradero en la competencia.

Resultados parciales de las elecciones primarias en Iowa /Univision


Con la armadura “invencible” abollada, quizá algunos simpatizantes de Trump empiecen a notar lo desaconsejable que es esa candidatura, como sostienen los más tradicionales del partido Republicano.

¿Principio del fin?

Una de las consecuencias de las elecciones es el despeje de campo que se produce cuando los candidatos menos favorecidos deciden desistir de sus aspiraciones.

Entre los cálculos -o las esperanzas-de muchos está el que la reducción de candidatos permita la formación de un frente de “verdaderos conservadores” anti Trump.

El líder natural de esa coalición salvadora era hasta hace unos meses Jeb Bush, pero con los resultados de Iowa parece que será el senador Marco Rubio quien pueda cumplir el papel.


Pero los que quieren declarar oficialmente el principio del fin del fenómeno Trump es posible que, una vez más, vean frustradas sus esperanzas.

Porque quizá este golpe no pase de ser una circunstancial espina en su autoestima y no descalabre para nada sus posibilidades en otros estados.

Además, Trump es un candidato singular que desafía todas las categorías de análisis. Hace y dice cosas que a cualquier otro lo habría sacado de la carrera política y de la vida pública.

Y mientras él tiene meses haciéndolo, un ejército de analistas ha pasado el mismo tiempo presagiando un “inminente” desinfle que no llega.

Lea también:

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad