publicidad
.

El debate que Marco Rubio no pudo ganar en New Hampshire logo-noticias.6...

Jeb Bush y Donald Trump

El debate que Marco Rubio no pudo ganar en New Hampshire

El debate que Marco Rubio no pudo ganar en New Hampshire

Los choques y los temas que dominaron el último encuentro antes de las primarias del próximo martes

Jeb Bush y Donald Trump
Jeb Bush y Donald Trump

Los candidatos que aspiran a lograr la nominación presidencial por el partido Republicano se enfrentaron la noche del sábado en el octavo debate de la campaña, el último antes de las primarias de New Hampshire.

El careo marcó el regreso de Donald Trump al podio, luego de haberse negado a participar en el realizado en Iowa la semana antepasada.

Por la reducción del número de candidatos a nueve, fue la primera vez que no se organiza un debate previo o "happy hour" entre los aspirantes con menor relevancia en las encuestas, por lo que quedaron fuera Carly Fiorina y el exgobernador de Virginia Jim Gilmore.

A continuación les enumeramos algunos de los momentos más destacados del encuentro:

Christie vs Rubio

Como se esperaba, el senador Marco Rubio estuvo en el centro de los ataques de sus contrincantes desde el principio de la jornada, aunque el que más arremtió en su contra fue el gobernador de New jersey Chris Christie.

Christie intensificó la línea de ataque que ha venido ensayando contra el senador por Florida cuestionando su supuesta inexperiencia en asuntos de gobierno y hasta cuestionando su historial de asistencia al Senado mientas hace campaña.

“Primero, recordemos algo. Cada mañana cuando un senador de EE.UU. se despierta, piensa qué tipo de discurso pueden dar o qué tipo de ley puede dejar de apoyar. Cda mañana cuando me despierto, pienso en qué tipo de problemas necesito resolver para resolver los problemas de la gente que votó por mí”.

publicidad

Jeb vs Rubio

Jeb Bush también atacó a quien muchos consideran su delfín, pero no cuestionando su falta de experiencia, sino recordando cómo otro senador novato, Barack Obama, fue elegido presidente

Algo que en opinión de Bush, no ha sido una buena experiencia para el país

“Seamos claros. Marco Rubio es un político aventajado, y quizá tenga las habilidades para ser presidente de Estados Unidos, peor ya tratamos a la vieja usanza con Barack Obama, con una elevada elocuencia, y obtuvimos… no obtuvimos un líder, obtuvimos a alguien que quiere dividir al país”

Jeb vs Trump

Cuando los moderadores le pidieron a Donald Trump que aclarara por qué le gustaba usar la figura de “dominio público” para sus empresas pero no cuando se refería a proyectos como el oleoducto Keystone, Bush vió un flanco para atacar.

Bush recordó un episodio de 1993 cuando Trump quiso comprar la casa de vera Coking para expandir un estacionamiento del casino que operaba en Atlantic City.

Coking no quiso venderla y la ciudad declaró el lugar de “interés público”, pero ella demandó en cortes y eventualmente ganó el caso.

“La diferencia entre dominio público para uso público, como dice Donald, carreteras, infraestructura, oleoductos y todo eso, que es para uso público. Pero lo que hizo Donald Trump fue usar dominio público para tratar de tomar la propiedad de una anciana en Atlantic City”

publicidad

Trump respondió que lo que decía Bush era mentira y que “él quiere ser un tipo rudo esta noche”

Inmigración

El tema migratorio volvió a ser uno de los temas más destacados de la noche aunque los candidatos no presentaron posiciones diferentes a las que han repetido en otros debates. John Kasich mostró una vez más su convencimiento de que no es imposible deportar a los 11 millones de indocumentados que se calcula hay en el país. “No puedo imaginar cómo podemos empezar a pensar en apresar a una mamá o a un papá de una casa cuando no han cometido ningún crimen desde que están acá”, añadió Kasich.

Más drástico en sus posiciones migratorias se mostró el senador Ted Cruz, quien explicó brevemente –y sin dar detalles económicos sobre cómo la implementaría- que construiría el famoso muro en la frontera con México. Volvió a anunciar su intención de multiplicar por tres la presencia de agentes fronterizos y de implementar el servicio de E-verify para evitar que personas sin documentos puedan ser contratadas. Cruz prometió también “acabar con las ciudades santuario”.

Marco Rubio, que formó parte del grupo que promocionó un proyecto en el Senado para buscar una solución a los indocumentados, trató de defenderse de las críticas por dicho proyecto. El senador de la Florida trató de explicar que “no podemos aprobar esa legislación. Los estadounidenses no apoyarán hacer nada con la gente que está ilegalmente en este país hasta que la ley se haga cumplir primero”.

publicidad

Tortura

“Recuperaría el ahogo simulado (“waterboarding”, en inglés) y muchos más métodos peores que el ahogo simulado”, explicó entre aplausos el magnate Trump sobre la posibilidad de utilizar métodos que fueron criticados por las organizaciones de derechos humanos.

Este método fue utilizado durante la administración de George Bush, especialmente para tratar de sacar información a los presos de la guerra en Irak. El Congreso de los Estados Unidos prohibió su uso por las fuerzas armadas y la CIA.

Precisamente Jeb Bush, hermano de George, dejó claro que no apoyaría un cambio en dichas leyes aunque pidió “expandir nuestras capacidades de inteligencia”. El exsenador de la Florida aprovechó para criticar la promesa (muchas veces incumplida) del presidente Barack Obama de cerrar la base de Guantánamo en Cuba.

Menos preciso se mostró Rubio quien solventó la pregunta sin llegar a explicar si considera tortura estos métodos. “El cumplimiento de la ley trata sobre obtener evidencias para llevar alguien a un juicio y condenarlo. Antiterrorismo trata de encontrar información para prevenir un ataque futuro de modo que no se pueden aplicar las mismas tácticas”.

Aborto

Marco Rubio sabía que algunos de sus compañeros de partido buscarían atacarlo después de haber alcanzado una meritoria tercera plaza (muy cerca de Trump) en Iowa. Cuando los moderadores sacaron el tema sobre el aborto, Bush y Christie aprovecharon para criticar su oposición incluso en los casos de violación o incesto.

publicidad

“No es la elección de una mujer. Es una mujer que ha sido violada”, sostuvo el gobernador de New Jersey. Pero Rubio aprovechó la situación y sabiendo que es un argumento que agrada a las bases más conservadoras del partido sostuvo que prefiere “perder una elección a equivocarse en el tema de la vida”.

En todo caso, aprovechó también para atacar a los demócratas (especialmente a Hillary Clinton), a los que llamó “extremistas” por su posición en este asunto.

Carson se congela

El momento más memorable del debate se produjo justo al principio, cuando ben Carson se detuvo en la salida al escenario.

A pesar de haber sido anunciado su nombre, Carson se detuvo en las cortinas y por un momento pareció que se iba a formar un tapón de candidatos, sober todo cuando Doandl trump se detuvo a su lado.

En el proceso, Jeb Bush les pasó al lado y tras darle una palmada a Trump en el hombro siguió camino hacia su podio.

Habría dado para un buen titular: “Jeb Bush dejó atrás Donald Trump”

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad