publicidad

Análisis: El abismo republicano ante el voto latino

Análisis: El abismo republicano ante el voto latino

Reacciones a la nueva encuesta sobre el voto hispano, de Univision y The Washington Post

Análisis: El abismo republicano ante el voto latino GettyImages-Trump-Cr...


Por David Adams @dadams7308

El Partido Republicano continúa quedándose atrás en la contienda por los votantes hispanos, poniendo en peligro sus posibilidades electorales en noviembre, de acuerdo con una nueva encuesta publicada el jueves por Univisión y The Washington Post.

Y si el partido fuera a nominar al actual favorito, Donald Trump, como su candidato presidencial, el apoyo entre los hispanos caería a un mínimo histórico. “El Partido Republicano tiene un problema con el electorado latino, y ese problema se llama Donald Trump”, según Fernand Amandi, de Bendixen & Amandi International, una firma encuestadora con sede en Miami que ayudó a realizar el estudio.

La sabiduría convencional entre los estrategas políticos es que el candidato republicano necesita atraer al menos el 40% del voto hispano para tener una buena posibilidad de ganar las elecciones generales. Pero la nueva encuesta encontró que sólo el 16% de los hispanos votaría por el multimillonario de Nueva York.

“El Partido Republicano está al borde de nominar a Trump, y si estos números en las encuestas se sostienen, significa que el partido está cometiendo un suicidio”, dijo Amandi.

La campaña de Trump no respondió a una solicitud de Univision para que comentara sobre los resultados de la encuesta.

El único candidato republicano que estuvo cerca de ser competitivo con los votantes latinos encuestados fue el senador de Florida Marco Rubio, quien obtuvo el 33% de los hispanos en una carrera contra el candidato demócrata Bernie Sanders y el 31% contra Hillary Clinton. El senador de Texas Ted Cruz ganaría el 28% del voto hispano en un duelo contra Sanders y el 27% contra Clinton.

publicidad

Un poco más de la mitad de los votantes hispanos –51%– dijeron que “definitivamente” votarán por el candidato del Partido Demócrata en las elecciones presidenciales de noviembre, con solo el 14% comprometiéndose a votar por los republicanos, según la encuesta.

Sin embargo, más de un tercio de los votantes hispanos –35%– continúa indeciso por cuál partido votar, dejando la puerta abierta para reconstruir puentes, según la encuesta.

Lla encuesta también muestra que, sin importar quien sea el candidato demócrata, Clinton o Sanders ganarían con amplio margen entre los votantes hispanos a cualquiera de los tres principales republicanos restantes en la carrera. Los votantes latinos prefirieron a Clinton sobre Trump por un margen de 73% a 16%.

Un famoso análisis exhaustivo hecho por el Partido Republicano después de las elecciones de 2012 reconoció que el partido tuvo problemas demográficos con las minorías ya que el país había aumentado su diversidad. El último republicano en obtener el 40% del voto hispano fue George W. Bush en 2004, pero los analistas indican que la proporción de hispanos en la votación fue de solo el 8% en ese momento, y ha crecido hasta alrededor del 13%.

“Hay una trayectoria de crecimiento continuo demográfico, y un crecimiento continuo político, debido a la antipatía hacia los republicanos”, dijo el encuestador de opinión pública, John Zogby.

publicidad

Algunos líderes republicanos, encabezados por el exgobernador de Florida, Jeb Bush, han expresado su preocupación por el alcance del partido hacia los hispanos. Bush, que habla español y está casado con una mexicana, se retiró de la carrera el sábado 20 de febrero después de una baja participación en las elecciones primarias de Carolina del Sur y ha lamentado públicamente el tono de otros candidatos, especialmente Trump, sobre la inmigración hispana.

El aparente ascenso imparable de Trump ha tomado al Partido Republicano por sorpresa, acabando con cualquier esfuerzo por atraer a los hispanos, dijo Steve Schale, un estratega político en Florida y director estatal de la campaña de Obama en 2008.

“Mi sospecha es que ellos (los líderes del Partido Republicano) están preocupados, pero el problema es que tienen a este Frankenstein –Donald Trump– con el cual no saben qué hacer”, agregó.

Con solo el 16% del voto hispano, el desempeño de Trump estuvo por debajo de lo logrado en 2012 por el derrotado candidato republicano Mitt Romney en la última encuesta. Romney obtuvo 27-29% del voto hispano en esa ocasión.

La encuesta también mostró que la calificación ya altamente desfavorable de Trump entre los hispanos se había disparado 10 puntos desde junio, a un catastrófico 81%.

“La única vez que he visto una calificación tan alta fue cuando medimos a Fidel Castro”, dijo Amandi.

publicidad

Trump está siguiendo los pasos de otros políticos que han caído en desgracia con el voto hispano, como el gobernador de California, Pete Wilson, y la gobernadora de Arizona, Jan Brewer, dijo Thomas Sáenz, presidente de la Defensa Legal y el Fondo para la Educación Mexico-Americana.

Wilson lideró una notoria iniciativa de ley en 1994, la Propuesta 187, para prohibir que los inmigrantes indocumentados obtuvieran atención médica de urgencia, educación pública y otros servicios en California, que fue rechazada por el 78% de los latinos.

“La retórica antiinmigrante de Trump está logrando los mismos resultados que ha cosechado en el pasado”, dijo Sáenz.

Él advirtió del peligro de hacer enojar a los votantes hispanos, y señaló que nueve de los principales grupos latinos lanzaron la “Coalición de Compromiso Civil” a principios de este mes, acompañados por Google, Instagram y YouTube, para instar a los hispanos a registrarse y votar.

La única esperanza para los republicanos es el 35% de los votantes indecisos, dijo Amandi. “Esa podría ser una mala señal para los demócratas”, dijo Amandi. “Los indecisos tienden a concentrarse entre los votantes más jóvenes. Ese vínculo de lealtad puede ser difícil de mantener”.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad